La cooperativa SAUPA festejará los ocho años de la entrega del campo que conforma la colonia “Liber Seregni”

EEn el marco de la celebración de los 200 años de la Ley de Entrega de Tierras, propulsada por el Gral. Artigas. Es una cuestión que no debemos olvidar, porque si hoy estamos adentro del campo, es basados también en ese reglamento que el país ha seguido teniendo, manifestó Luis Monzón, representante de la cooperativa SAUPA (Saucedo-Palomas), que nuclea a varios pequeños productores rurales, habrá de festejar el próximo lunes 5 de octubre los 8 años del acceso a la tierra.
DESDE LA ESCUELA A ESTA ACTUALIDAD
Es notorio que lo que nos enseñaban en la escuela 50 años atrás, hoy lo vemos aplicado en nosotros mismos, esto es que la tierra es para quien la sabe trabajar y llevar adelante. A nosotros nos ha tocado en suerte como quien dice, el poder acceder a un predio, logramos entrar a él y estamos trabajando y por eso al cumplirse el próximo 5 de octubre los 8 años de que pudimos ingresar al campo que hoy explotamos, entendemos que es como un cumpleaños y por eso lo vamos a festejar y más allá de este acontecimiento de nuestra cooperativa, sería bueno que fuera tomado como el cumpleaños de la colonia (Liber Seregni), porque en definitiva es la colonia la que cumple años y todos los grupos están allí, en el excampo de «La Huella», que perteneció a la familia Piacenza.
Entendemos que no sólo se trata de estar juntos y pelearla en los momentos difíciles, sino que también es válido juntarnos para celebrar los momentos lindos, como este en que se cumplen 8 años de nuestro ingreso al campo, aunque tampoco podemos desconocer el momento particularmente difícil que está pasando el grupo de lecheros que integra también la colonia y enfrenta una realidad de mercado particularmente dura, señaló.
LOS INICIOS DEL SAUPA
Monzón recordó los inicios del SAUPA, que nuclea a varias familias de pequeños productores que tienen habitualmente algunos animales que críaban en la calle y en los callejones, porque no disponían de tierra propia para hacerlo.
Monzón, un expolicía que ha estado prácticamente al frente del grupo de productores que integra SAUPA, recuerda que fueron 16 productores los que iniciaron la cooperativa, pero por diferentes motivos algunos fueron quedando al margen, aunque se les insistió por parte del grupo que no cejaran en el empeño de este emprendimiento conjunto, pidieron su alejamiento porque no se adaptaban y hoy algunos de ellos han solicitado su reintegro, pero lamentablemente el grupo entiende que ya no es posible, motivo por el cual la mayoría se ha opuesto, manifestó Monzón.
Nosotros (los cooperativistas) hemos analizado muchas veces nuestra situación y hemos visto que nos resultaría imposible abandonar el proyecto, porque trabajar por nuestros propios medios sería imposible, porque al estar allí tenemos una serie de beneficios que perderíamos al trabajar en forma individual.
La colonia reúne a más de 90 productores en estos momentos y no todos con el mismo perfil de nosotros, pero SAUPA ha impulsado esta celebración porque entendemos que hemos superado problemas muy difíciles en los años anteriores y hoy tenemos que festejar la realidad en que nos encuentra este octavo aniversario.
UNA DE LAS DIFICULTADES SUPERADAS
Una de las dificultades mayores que tuvimos que enfrentar fue la aparición de la Brucelosis que se dio en determinado momento y que nos obligó a sacrificar y malvender muchos animales debido a este tema sanitario, que nos golpeó muy fuerte, pero hoy felizmente ha sido superado.
El cooperativismo tiene además otros desafíos, como es el hecho de tomar las decisiones por mayoría, es decir, dejar el individualismo de lado y además nosotros trabajamos y cuidamos todos los animales de la cooperativa, como si fueran los propios de cada productor que en esos momentos está trabajando con ellos.
Con respecto a la relación con la tierra, manifestó Monzón, es un campo que lo cuidamos al máximo, que corregimos incluso los errores que como toda persona puede cometer en estas tareas, cuando los técnicos nos las señalan. Otra labor importante que lleva adelante siempre SAUPA es apoyar a todas las instituciones de la zona, así como fuimos apoyados nosotros.
Monzón no oculta que «en lo personal esta experiencia me ha ayudado mucho y recién ahora, luego de pasar los sacrificios que supone el puntapiés inicial y demás, podemos decir que estamos afirmándonos.
EXPERIENCIAS ENRIQUECEDORAS
Cuando hay ánimo de superar los problemas, de salir adelante, yo pienso que se logran superar los obstáculos que se nos presentan en el camino, añadió Monzón. Así es en el trabajo, en la vida, en lo social, en lo familiar, porque esta experiencia nos ha enriquecido a todos, porque cuando hay problemas en la cooperativa repercute en todo, incluso en la familia. En estos casos hay que saber convencer a la familia porque también necesitamos el apoyo familiar que significa mucho para cualquier grupo, pero en particular para el cooperativo. Por eso hay que saber enfrentar los problemas y si es necesario tomar decisiones drásticas pero que a la larga uno ve los resultados, porque también en algún momento hay quienes aconsejan «vendé todo y dejate de dolor de cabeza».
SAUPA reúne hoy alrededor de 800 vacunos y 600 lanares, entre todos los socios de la cooperativa y entre esta cifra se cuenta también el rodeo de la propia cooperativa que independiente tiene sus animales, propiedad de la cooperativa, no de productores individuales.