“La extinción de periódicos de papel que provoca Internet se combate con periodismo independiente y de análisis”

“La extinción de periódicos de papel que provoca Internet se combate con periodismo independiente y de análisis”

Desde Montevideo, por Wenceslao Landarín.

EL PUEBLO participó de jornada en el marco de los 30 años del semanario Brecha.

Ignacio Ramonet es un periodista español, que reside en Francia, especialista en relaciones internacionales y geopolítica. Fue director del prestigioso diario Le Monde Diplomatique entre los años 1990 y 2008, preside actualmente el Observatorio Internacional de los Medios de Comunicación. Es doctor en Semiología y catedrático en Teoría de la Comunicación.
En el marco de la celebración de los 30 años del semanario Brecha de Montevideo, el destacado periodista reflexionó sobre “el periodismo independiente en la actualidad”, en un evento realizado y organizado por el semanario en el Paraninfo de la Universidad de la República.
IMPACTO DE INTERNET
Citando a uno de sus últimos libros, “La explosión del periodismo”, Ramonet explicó cómo Internet impacta sobre la prensa escrita en particular. “Ya nadie duda que Internet es la revolución en la comunicación más importante de los últimos cinco siglos”.
Según el periodista “desde que el ser humano existe se han producido cuatro grandes revoluciones en la comunicación: el lenguaje, el dibujo, la escritura y la imprenta (en el año 1430). Desde entonces la revolución más importante ha sido la invención de Internet, en 1989”.
EN PELIGRO DE EXTINCIÓN
“El periodismo ha padecido frontalmente el choque de internet. Lo ha padecido de la misma forma que el planeta Tierra padeció el impacto de ese meteorito que cayó en la península de Yucatán al final de la era Jurásica y que provocó la extinción del mundo animal que dominaba la tierra en aquel momento, los dinosaurios. De igual manera Internet está provocando una gran extinción de periódicos de papel”.
La tesis del periodista español es que “los periódicos de papel no van a desaparecer, pero un gran número está desapareciendo”. Citó varios casos de diarios que tuvieron horas de gloria y de expansión, que ya no existen en versión papel, sino solo en versión on line.
Reseñó fenómenos excepcionales como los “que nunca pensamos ver”. Y refiriéndose al tema dijo “que la revista Newsweek se compre a un dólar; que un periódico tan influyente como el Washington Post sea comprado en una miseria por el patrón de Amazon, porque ya no tiene posibilidades de subsistir; que todos los grandes periódicos de Paris (Le Monde, Le Figaro, Liberación) hayan sido comprados por oligarcas enriquecidos por las nuevas tecnologías”.
TRAUMATISMO
“Estamos viviendo el traumatismo más importante que la prensa escrita haya vivido y además está claro que este traumatismo también lo van a sufrir los grandes canales de televisión. Toda la atmósfera de la comunicación se va a sentir afectada por internet. Es posible que de aquí a unos años el propio aparato de TV ya no tenga el mismo sentido que antes. Vamos hacia el fin de la televisión de masas. Las nuevas generaciones (menores de 30 años de edad) ya no ve a la TV sentada esperando la programación. Ahora con el teléfono se ingresa a Internet y se puede ver lo que quiera en cualquier momento (podcast)”.
LOS PERIÓDICOS PERDURARÁN
“A veces se piensa, con razón de que la prensa escrita es un recuerdo arcaico de la era industrial y por consiguiente inadaptado a la realidad actual. La prensa escrita es una industria pesada, hay papel, rotativas, obreros. Y eso forma parte de una época. Pero creo que los periódicos perdurarán, por la razón de que en la historia de los medios de comunicación ninguno suplantó al precedente: el cine no suprimió al teatro, o a la ópera; la radio no suprimió al cine o a la prensa; la TV no suprimió al cine. De igual manera Internet no va a suprimir a la TV, ni a la radio, ni a los diarios. Pero sí va a disminuir el número de los periódicos. Por consiguiente ahora lo que hay que saber es ¿quién va a poder sobrevivir? Los pequeños se van a mantener, porque ya están sobreviviendo en este contexto, ya han encontrado su ecosistema”.
“El periodismo que se va a mantener tendrá que tener como característica fundamental la independencia y deberá combatir las peores características de la prensa dominante, por ejemplo: ser dependientes de la publicidad que puede ejercer un control indirecto sobre el contenido. Deberá ser independiente de sus propios dueños. En el contexto actual la mayoría de los dueños de medios son industriales que utilizan a los medios para desarrollar su propia influencia”.
¿CUARTO PODER?
“Hay que recrear lo que fue el cuarto poder. La mayoría de los medios dominantes hoy ya no representa lo que hemos denominado el cuarto poder, que es un contrapeso a los poderes dominantes. Pero cuando los medios masivos de comunicación obedecen a sus dueños y sus intereses, no estamos hablando de cuarto poder, sino de un poder que se añade a los poderes dominantes en algunas sociedades, en particular al económico. Y para recrear ese cuarto poder todo lo nuevo que surge del Internet es bueno. Hay muchos medios digitales que tienen mucha independencia y ofrecen resistencia”.
LOS RECURSOS
El destacado e influyente periodista señaló que “para hacer periodismo de calidad tienen que haber recursos. No basta la buena voluntad, hay que consagrar tiempo para investigar, equipos de personas. El buen periodismo no consiste en decir lo contrario a lo que dicen los periódicos de masa, sino de demostrarlo, en procurarle al ciudadano hechos concretos, indiscutibles, porque se ha tenido tiempo de contrastarlo, de verificarlo, de indagarlo”.
Ramonet cree que el Estado “tiene la responsabilidad de darle esos recursos a la prensa independiente. En Francia se hace: el parlamento vota una serie de subsidios que se le da a la prensa para garantizar el pluralismo de las ideas. Así se ayuda con tarifas de correo ventajosas para el envío del diario a los suscriptores; subsidios para el papel; para los periódicos que no tienen publicidad (o poca)”.
ANÁLISIS
“Una de las tendencias del periodismo actual, consecuencia del progreso tecnológico, es la instantaneidad. El periodismo es el análisis de un período y cuando hablamos de instantaneidad no se permite el análisis. Permite la transmisión, no el análisis. El ciudadano ve lo que está pasando y asiste a ello, pero ese hecho no significa que entienda. Ver no es entender. Una cosa es lo que se ve, y otra es lo que es. Lo que se percibe nos puede engañar. No es porque lo veo que entiendo. Ver un hecho cuando está pasando crea espectadores pasivos y periodistas comentadores. Pero los periodistas deben ser analistas”, expresó Ramonet.