LA FANTASÍA DEL CINE LOS CREÓ

Una nota exclusiva de JUANJO ALBERTI, desde Montevideo

El género de terror en el séptimo arte ha resaltado su voluntad de provocar en el público sensaciones encontradas, ante no saber cómo manifestarse en una situación de gran confusión mental hacia algo importante. Miedo ante todo, incomodidad, preocupación, pavor, disgusto, hacen saltar al espectador de su butaca, con argumentos que de manera frecuente desarrollan personajes de naturaleza maligna, con orígenes criminales o hasta sobrenaturales. El cine terrorífico llegó con el nacimiento del mismo cine. Así, los hermanos Lumiére filmaron en 1896 “L’arrivée d’un train a la ciotat” -“La llegada del tren a la ciudad”; los primeros que vieron la película gritaban y corrían aterrados por la sala de exhibición. Aunque la primera producción considerada del estilo fue “Le manoir du diable” -“La mansión del diablo”- del ideólogo Georges Mélies, proyectándose el 24 de diciembre de 1896, en París, posicionando a Francia como la gran realizadora de antecedentes del género. En 1897 Louis Lumiére rueda “Le squelette joyeux”, Georges Mélies continuaría con “Le diable au couvent” en 1899, y “El diablo negro”, 1905, la productora Alice Guy en “Faust et Méphistophéles”, 1903, y Gastón Velle con “La peine du talion”, en 1906, entre más cortometrajes que se hicieron en la ciudad luz. El primer exponente firme del género terror fue realizado por J. Searle Dawley en los estudios Edison norteamericanos. Se trata de la primera adecuación de “Frankenstein” en el año 1910, en un corto de tan sólo 16 minutos. En un estudio confeccionado por el portal Stephen Follows, el terror se presenta como el estilo más taquillero en la historia del cine hasta el día de hoy, ocupando el primer lugar en boleterías. Frankenstein, Boris Karloff, 1931. 1
MONSTRUOS ERAN LOS DE ANTES
Más adelante en el tiempo, llegaría en 1931, la original película de “Frankenstein”, producida por Universal Pictures, y dirigida por James Whale. En una adaptación de la obra de teatro de Peggy Webling, a su vez basada en el libro “Frankenstein o el moderno Prometeo” de Mary Shelley. La cinta popularizó en el rubro a Boris Karloff, quien hace el protagónico junto a Colin Clive. Tras su exitoso estreno salió una secuela llamada “La novia de Frankenstein”, en 1935, dirigida por el mismo Whale. En la trama el Dr. Henry Frankenstein -Colin Clive- un científico asistido por el jorobado Fritz -Dwight Frye- crea un cuerpo humano, cuyas partes han sido juntadas de manera secreta de varias fuentes. El anhelo que consume al doctor es el de crear vida humana a través de electricidad. Pero le sale mal y crea un verdadero monstruo que encarna Boris Karloff a quien por un grueso error le adjudican el cerebro de un asesino. La bestia solo sabe de odios, horror y desea asesinar a quien se le presente. El filme se rueda utilizando un presupuesto de 260 mil dólares y logra una recaudación de doce millones de los verdes, resultando un negoción para los productores.
GORILA GIGANTE y PREHISTÓRICO
Un año después, en 1932, se iniciaría la filmación de “King Kong”, dirigida por Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack, con Fay Wray, Robert Armstrong y Bruce Cabot como actores destacados. La película fue producida por RKO Pictures, escrita por Ruth Rose y James Ashmore Creelman, con la base de la idea de Merian C. Cooper y Edgar Wallace. Trata sobre el hallazo de un gorila gigante, Kong, en una isla prehistórica perdida y sobre como fue capturado y llevado a la civilización contra su voluntad.
“King Kong” fue estrenada en Nueva York el 7 de marzo de 1933, en el teatro Radio City Music Hall. La cinta muestra una escena clásica en la historia del cine, cuando Kong busca a la muchachita en la ciudad de Nueva York y cuando la encuentra la sube al Empire State Building, donde es atacado por aviones, que le hacen caer del edificio y muere. Con el tiempo aparecerían más versiones de “King Kong” en el cine y la tv, erigiéndose como el simio más famoso de Hollywood. Increíble, en esta primera aparición el muñeco utilizado de Kong, medía sólo 35 centímetros de alto.
SE TRANSFORMA EN HOMBRE LOBO
Contrario al suceso de los filmes de horror en los años treinta, la siguiente década tuvo una serie de producciones de bajo costo y de poca relevancia. La única excepción fue “El hombre lobo” -“The wolf man”.
En un principio, la película sería lanzada con el nombre de “Destiny”, pero al final se echaron para atrás, poniéndole el título por el cual se la conoce. Se trata de una producción de 1941, estelarizada por Claude Rains y Lon Chaney Jr., otro maestro del terror, dirigida por George Waggner, se convirtió en la más popular de ese año en el cine terror de USA. Debido a la censura de la época, de parte de la Motion Picture Producers & Directors Association, no fue permitido que algunas tomas del personaje fueran muy “bestiales”; y tampoco fue autorizado que hubiera una “transformación directa” del hombre al lobo. Bajo un presupuesto de 180.000 dólares recaudó millones.
OCURRÍA EN LA LAGUNA NEGRA
“The beast from 20.000 fathoms” -“El monstruo del mar”- película de 1953, de terror y ciencia ficción, donde aparece un “monstruo del mar”, que causa destrucciones, dirigida por Eugéne Lourié. Con una duración de 80 minutos, se aprecia a Paula Raymond, Cecil Kellaway, y Paul Christian, como sus protagonistas, en una producción que también colocó miles de entradas en boleterías. Por útlimo, citamos -entre tantas producciones- a “Creature from the black lagoon”, cinta conocida por estos lares bajo el título de “El monstruo de la laguna negra”, 1954, dirigida por Jack Arnold y producida por Universal Pictures, con las actuaciones de Julie Adams, Richard Carlson, Antonio Moreno y Richard Denning. Rápidamente luego del estreno, fue una de las cintas fundamentales de los cincuenta. Los planos subacuáticos del monstruo observando a Julie Adams.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...