La Fuerza Aérea dice que OVNI de Zanja Honda es “chatarra espacial” y visitará al fotógrafo en su casa

Massarino duda porque vio “un tren de luces que iba a gran velocidad”

4

“Estamos ante algo muy superior para el ser humano”, dijo Alan Kutchman, propietario del establecimiento en el que se encontraba el fotógrafo Luis Alberto Massarino, junto a otros familiares y amigos, cuando sobre las once de la noche del pasado miércoles 2 de marzo fue testigo de un “tren de luces”, que se “desplazaban a gran velocidad”, surcando el cielo de oeste a este, algo que admite le “cambió totalmente su manera de pensar” sobre este tipo de fenómenos.

“Todos coincidimos con lo que dijo Kutchman”, dijo convencido el fotógrafo que lleva décadas en esta profesión y que hasta entonces se consideraba un “escéptico” con este tipo de hechos.

Luis Massarino, fotógrafo. 

 Pero el lunes de tarde, Luis Alberto Massarino, cuya fotografía trascendió las fronteras de nuestro país y fue publicada por distintos medios de prensa de diferentes países del continente, como el diario EL NACIONAL, el principal medio escrito de Caracas, Venezuela, recibió tres llamadas telefónicas de distintos jerarcas de la Fuerza Aérea Uruguaya, quienes solamente le aseguraban una cosa: “quédese tranquilo que lo que vio, no es ningún OVNI”.

Los funcionarios le explicaron al reportero gráfico que la foto revela el momento en el que “cae chatarra espacial” que ingresó a la atmósfera terrestre. Sin embargo, Massarino admite que lo que él vio esa noche “no caía” como lo hace un meteorito, sino que “surcaba el cielo a gran velocidad”.

“Estábamos adentro de la casa de Alan Kutchman, un amigo que tiene un establecimiento en Zanja Honda, escuchando por radio el partido de Nacional (de Montevideo) que había perdido. Comíamos un dorado a las brasas porque habíamos estado pescando y de repente, mi hermano se levanta y sale para afuera y dice: “miren esas luces que van allá, che, vengan, vengan”. Y ahí salí enseguida y era como un tren de luces que iban surcando el cielo a gran velocidad de oeste a este. Eran de distintos colores, unas violetas fuertes que iban adelante y que eran cuatro, después venía una sola en el medio y dos más atrás, que eran luces blancas como la que se ven en la foto, era como si fueran vagones de trenes de distintos colores”, explicó Massarino a EL PUEBLO.

“Yo estaba a unos 10 metros de la casa y de inmediato, se me dio por tomar la cámara, corrí hacia el interior de la casa, agarré la cámara que estaba en opción manual y cuando la acomodé pude sacar una sola foto que es la que salió publicada. Todos quedamos mudos por un rato. Pero después comentamos lo que habíamos visto y fue cuando Kutchman, parado, mirando el cielo nos dijo: ‘estamos ante algo muy superior para el ser humano’ y todos coincidimos”, subrayó. 

FUERZA AÉREA PREGUNTA POR “LA AURORA”

Luego de que este avistamiento trascendiera a través de las páginas de EL PUEBLO, y que los medios nacionales e internacionales, difundieran la noticia, la Fuerza Aérea Uruguaya se propuso investigar este fenómeno.

El lunes pasado, se comunicaron con el fotógrafo para “felicitarme por la fotografía, y me dijeron que ellos ya habían contactado a la NASA (agencia nacional de investigación espacial de Estados Unidos) y les dijeron que se trataba de restos de un cohete que había salido de Cabo Cañaveral en el 2003 y que había ingresado a la atmósfera y que al incendiarse se vieron como luces en el cielo y después cayó”.

Aunque Massarino duda de esta situación. “Yo los vi surcar el cielo a gran velocidad de oeste a este y se desplazaban a gran velocidad, por eso me queda la duda, porque uno cuando cae un meteorito conoce la trayectoria”, manifestó.

El informe de la Comisión Receptora e Investigadora de Denuncias sobre Objetos Voladores No Identificados (Cridovni) de la Fuerza Aérea Uruguaya expresa: “Esta Comisión, luego de analizar el relato del testigo principal, la foto aportada, e información de caída de chatarra espacial, concluye que las luces avistadas en vuelo por diferentes testigos en el departamento de Salto la noche del miércoles 2 de marzo, correspondían a la reentrada de restos de una de las etapas del cohete Delta II lanzado en 2003 desde Cabo Cañaveral por EE.UU. Por lo tanto, existe un 100% de probabilidad de fenómeno convencional”.

Sin embargo, al fotógrafo le llamó la atención que los investigadores de la Fuerza Aérea le preguntaran “a qué distancia se encontraba él de La Aurora. Yo le expliqué que estábamos lejos. No se porqué me hicieron esa referencia”. Afirmó por otra parte, que la semana próxima los funcionarios investigadores de la Fuerza Aérea Uruguaya lo visitarán en su domicilio, para dialogar con él sobre el avistamiento, analizar la fotografía y comentar la experiencia.   

A su vez, distintos medios de comunicación nacionales e internacionales, se hicieron eco de la noticia divulgada por EL PUEBLO el pasado domingo, que ahora aparece como un hecho convencional. Pero para Luis Alberto Massarino, fotógrafo de hace varias décadas y escéptico convencido, el episodio que le tocó vivir le “cambió la manera de ver este tipo de fenómenos”.

4-2

El avistamiento captado el 2 de marzo.