La historia de los Mundiales

El “rey” Pelé jamás podrá olvidar el Mundial de México 1970. Allí, además de comandar a la selección brasileña rumbo a la conquista definitiva de la Copa Jules Rimet, se convirtió en el único futbolista del planeta en conquistar tres títulos mundiales, un récord hasta hoy inigualado.

Pese a estar rodeado del cariño de la hinchada mexicana en el Mundial de 1970, Pelé recuerda que vivió momentos de tensión, que terminaron por provocarle una crisis de llanto minutos antes del inicio de la histórica final ante Italia.
Según “O Rei”, en ese momento se sumaron varios factores, entre ellos el peso de la presión política que sufrían los jugadores por parte de los gobernantes de la dictadura militar que regía en el país norteño, y que veían en la conquista del tricampeonato mundial una oportunidad de afianzarse en el poder.
“En medio de todo el problema político de Brasil había una exigencia extrema de victoria, con mensajes del presidente de la República (el general Emilio Garrastazú Médici), y de otras personas de su entorno”, reveló el exjugador, que hoy tiene 73 años.
Además, por esa época Pelé ya pensaba en retirarse de las canchas, y sabía que esa sería la última vez que disputaría una Copa del Mundo.
EL LLANTO DE PELÉ
Pelé se dio cuenta de su estado de tensión minutos antes de la final: “Nosotros salimos directamente de la concentración rumbo al Estadio Azteca. Estábamos llegando al vestuario cuando escuchamos los gritos de la hinchada en las tribunas. De pronto, estallé en llanto y no conseguía parar de llorar”.
Cerca de dos horas después, la selección brasileña festejaba su tercer título mundial, que le aseguró la posesión definitiva de la Copa Jules Rimet, disputada durante cuatro décadas, y coronó definitivamente a Pelé como el “Rey del Fútbol”, un “título” que le otorgó la prensa francesa en 1961.
Según el exgoleador, México 1970 fue también el escenario de su partido inolvidable que, paradójicamente, fue uno de los pocos en los que no marcó goles: el de la victoria brasileña por 1-0 sobre Inglaterra. Pese a que ocurrió aún en la primera fase del torneo, Pelé considera que el duelo librado en Guadalajara confirmó los pronósticos de la prensa, que había anunciado el partido como una “final anticipada del Mundial”, por reunir a los ingleses campeones de 1966 y a Brasil, bicampeón en 1958 y 1962.
“UN JUEGO DE AJEDREZ”
“En la semana anterior al partido, yo estaba preocupado, aunque no lo aparentaba”, reveló “O Rei”, quien admitió que se sentía ansioso por la oportunidad de enfrentar a los ingleses por primera vez en un Mundial. Pelé recuerda aún el clima tenso del primer tiempo del encuentro, que comparó a “un juego de ajedrez”, en el que los dos equipos evitaban arriesgarse en el ataque y se dedicaban a estudiarse mutuamente.
El astro brasileño casi logró inaugurar el marcador a los diez minutos del primer tiempo, con un fuerte cabezazo de corta distancia que el portero Banks logró desviar: “Para mí, esa fue la atajada más perfecta de la historia de los Mundiales”.
“O Rei” no desistió y, pese a la fuerte marca que enfrentaba, logró dar el pase que resultó en el tanto de la victoria de Brasil, marcado por Jairzinho, que le dio al equipo la confianza necesaria para seguir en la marcha hacia la conquista del título. Según Pelé, el triunfo sobre los ingleses fue importante también porque evitó que Brasil quedara segundo en su grupo, lo que habría obligado a la selección a abandonar el cariño de la hinchada de Guadalajara y jugar la segunda fase en León, donde hubiera tenido que enfrentar a la temible selección alemana.
“Gracias a esa victoria, nosotros enfrentamos (en la segunda fase) a Perú, mientras que los ingleses jugaron contra Alemania y fueron derrotados 2-3”, señaló.
UN GOLEADOR MIOPE
Pelé había llegado a México como el principal líder de la selección brasileña, al lado del mediocampista Gérson y del lateral Everaldo, y del técnico Mario Lobo Zagallo, quien había reemplazado en el cargo a Joao Saldanha, un popular comentarista deportivo brasileño destituido tras involucrarse en varias polémicas, una de ellas con Pelé como protagonista.
Es que Saldanha llegó a afirmar que podría excluirlo de la delegación a raíz de una leve miopía, aunque Pelé asegura que esa amenaza fue hecha “en broma”, y que asumió proporciones de escándalo sólo a raíz de la amplia difusión dada por la prensa local.
“Yo tenía realmente una leve miopía. Saldanha mencionó el hecho en broma, y seguiría siendo broma si no hubiese llegado a los titulares de los diarios de todo el país. Cuando ocurrió el caso, Saldanha ya estaba virtualmente destituido”, aseguró.

Pese a estar rodeado del cariño de la hinchada mexicana en el Mundial de 1970, Pelé recuerda que vivió momentos de tensión, que

Pelé y compañía celebran el tricampeonato Mundial de Brasil

Pelé y compañía celebran el tricampeonato Mundial de Brasil

terminaron por provocarle una crisis de llanto minutos antes del inicio de la histórica final ante Italia.

Según “O Rei”, en ese momento se sumaron varios factores, entre ellos el peso de la presión política que sufrían los jugadores por parte de los gobernantes de la dictadura militar que regía en el país norteño, y que veían en la conquista del tricampeonato mundial una oportunidad de afianzarse en el poder.

“En medio de todo el problema político de Brasil había una exigencia extrema de victoria, con mensajes del presidente de la República (el general Emilio Garrastazú Médici), y de otras personas de su entorno”, reveló el exjugador, que hoy tiene 73 años.

Además, por esa época Pelé ya pensaba en retirarse de las canchas, y sabía que esa sería la última vez que disputaría una Copa del Mundo.

EL LLANTO DE PELÉ

Pelé se dio cuenta de su estado de tensión minutos antes de la final: “Nosotros salimos directamente de la concentración rumbo al Estadio Azteca. Estábamos llegando al vestuario cuando escuchamos los gritos de la hinchada en las tribunas. De pronto, estallé en llanto y no conseguía parar de llorar”.

Cerca de dos horas después, la selección brasileña festejaba su tercer título mundial, que le aseguró la posesión definitiva de la Copa Jules Rimet, disputada durante cuatro décadas, y coronó definitivamente a Pelé como el “Rey del Fútbol”, un “título” que le otorgó la prensa francesa en 1961.

Según el exgoleador, México 1970 fue también el escenario de su partido inolvidable que, paradójicamente, fue uno de los pocos en los que no marcó goles: el de la victoria brasileña por 1-0 sobre Inglaterra. Pese a que ocurrió aún en la primera fase del torneo, Pelé considera que el duelo librado en Guadalajara confirmó los pronósticos de la prensa, que había anunciado el partido como una “final anticipada del Mundial”, por reunir a los ingleses campeones de 1966 y a Brasil, bicampeón en 1958 y 1962.

“UN JUEGO DE AJEDREZ”

“En la semana anterior al partido, yo estaba preocupado, aunque no lo aparentaba”, reveló “O Rei”, quien admitió que se sentía ansioso por la oportunidad de enfrentar a los ingleses por primera vez en un Mundial. Pelé recuerda aún el clima tenso del primer tiempo del encuentro, que comparó a “un juego de ajedrez”, en el que los dos equipos evitaban arriesgarse en el ataque y se dedicaban a estudiarse mutuamente.

El astro brasileño casi logró inaugurar el marcador a los diez minutos del primer tiempo, con un fuerte cabezazo de corta distancia que el portero Banks logró desviar: “Para mí, esa fue la atajada más perfecta de la historia de los Mundiales”.

“O Rei” no desistió y, pese a la fuerte marca que enfrentaba, logró dar el pase que resultó en el tanto de la victoria de Brasil, marcado por Jairzinho, que le dio al equipo la confianza necesaria para seguir en la marcha hacia la conquista del título. Según Pelé, el triunfo sobre los ingleses fue importante también porque evitó que Brasil quedara segundo en su grupo, lo que habría obligado a la selección a abandonar el cariño de la hinchada de Guadalajara y jugar la segunda fase en León, donde hubiera tenido que enfrentar a la temible selección alemana.

“Gracias a esa victoria, nosotros enfrentamos (en la segunda fase) a Perú, mientras que los ingleses jugaron contra Alemania y fueron derrotados 2-3”, señaló.

UN GOLEADOR MIOPE

Pelé había llegado a México como el principal líder de la selección brasileña, al lado del mediocampista Gérson y del lateral Everaldo, y del técnico Mario Lobo Zagallo, quien había reemplazado en el cargo a Joao Saldanha, un popular comentarista deportivo brasileño destituido tras involucrarse en varias polémicas, una de ellas con Pelé como protagonista.

Es que Saldanha llegó a afirmar que podría excluirlo de la delegación a raíz de una leve miopía, aunque Pelé asegura que esa amenaza fue hecha “en broma”, y que asumió proporciones de escándalo sólo a raíz de la amplia difusión dada por la prensa local.

“Yo tenía realmente una leve miopía. Saldanha mencionó el hecho en broma, y seguiría siendo broma si no hubiese llegado a los titulares de los diarios de todo el país. Cuando ocurrió el caso, Saldanha ya estaba virtualmente destituido”, aseguró.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...