La IMS detuvo las obras de ampliación del “Bagashopping” por falta de planificación y de la documentación requerida

La IMS detuvo las obras de ampliación del “Bagashopping” por falta de planificación y de la documentación requerida

“Se trata de una interrupción momentánea”

– Hay más de 200 puestos en situación totalmente irregular

La principal preocupación de las actuales autoridades municipales es intentar mejorar el aspecto del acceso a la ciudad de Salto y se entiende que el denominado “Paseo de Compras” (como lo bautizó el ex Director Nacional de Aduanas, Víctor Lissidini) o bagashopping (como se lo conoce popularmente) no cumple actualmente con los estándares requeridos para ello. Recientemente se había informado por EL PUEBLO de algunas obras de ampliación del mismo con la edificación de al menos unos quince puestos más, los que recientemente fueron ordenados parar por la intendencia de Salto por no contar con la documentación requerida. Según dijo el Director de Obras de la intendencia, Arq. Eduardo Minutti a EL PUEBLO, se pretende que la institución deportiva propietaria del terreno, presente “un proyecto bien hecho, planificado y bien construido”.

En todo momento la intendencia estaría manteniendo un diálogo fluido con el presidente de Ferro Carril, Juan Carlos Realini, quien estaría al tanto de la situación, pues según se manifestó a EL PUEBLO, la intendencia nada tiene que hablar con “los puesteros” ya que no son los propietarios del terreno.

- ¿Qué ha pasado con las obras de ampliación del Paseo de Compras o bagashoping?

– El asunto es que desde la intendencia como fiscalizador que somos de las obras que se hacen fue que la ampliación que se estaba haciendo debía presentar la documentación para proseguir…

- ¿Qué tipo de documentación?

– Planos, recaudos gráficos y todo ese tipo de cosas que se piden normalmente para cualquier obra. Es decir, la intendencia tiene sus inspectores y ante cualquier obra que se observa que se está llevando a cabo, paran, preguntan si está la documentación al día, o sea si se presentaron los planos al municipio, si se hicieron todos los trámites ante catastro… entonces, si no están al día se los invita a ponerse al día con esa documentación. Y la situación del bagashopping es que nosotros fuimos, hablamos con los propietarios del terreno y nos encontramos con que la documentación no estaba al día, por lo que solicitamos que se pararan las obras hasta que se regularizara esto. Es un tema muy complicado porque en realidad el predio es un único padrón que pertenece a Ferro Carril, o sea, no son los bagayeros los propietarios como para presentar los planos. Además de todo eso, hay 200 puestos más que están en una situación como todos lo saben absolutamente irregular. Entonces lo que les pedimos es que pararan las obras hasta ponerse un poco al día con la documentación requerida, por lo pronto para que nosotros podamos tener una conversación con Ferro Carril a ver cómo íbamos a proseguir la cosa, una conversación para ver realmente cómo se podía regularizar la situación y armar un proyecto.

- ¿O sea que se trata de una interrupción momentánea en las obras?

– Es una interrupción momentánea. Nosotros le dijimos a (Juan Carlos) Realini que esto no podía seguir así porque nos interesa que el acceso a la ciudad mejore, entonces no podemos seguir en esta situación. Pasa que Realini hizo un contrato con la gente y arrancaron con todo. Por supuesto que por acá cayeron ocho familias que se ve que tienen algunos problemas, nos dijeron que se trataba de su fuente de trabajo porque ya habían firmado un contrato.

- ¿O sea que entre Ferro Carril y estos puesteros había un contrato de por medio?

– Aparentemente Ferro Carril les hizo un contrato para realizar quince puestos nuevos de los cuales no sé quiénes son los propietarios. Lo cierto es que vinieron hasta la intendencia estas familias que eran los que estaban levantando un muro, por lo que tuvimos que aclararle que no era un tema contra ellos sino que había que regularizar una situación entre la institución deportiva y la intendencia. Es una situación bien compleja, la verdad es que la intendencia pidió a la institución deportiva que las obras pararan por la precariedad que tienen, segundo porque necesitamos que todas las obras se documenten lo cual esta gente no está en posición de hacer porque no son los dueños y además porque se trata de un padrón donde no solamente dan esos quince puestos sino que hay 200 y pico, todos irregulares.

- Para resumir, ¿cuál es hoy la principal preocupación del gobierno departamental respecto al acceso a nuestra ciudad?

– Nosotros estamos realmente preocupados por mejorar los accesos de Salto. La situación que presenta el bagashopping ahora realmente no solo es mala sino que empeora cada vez más. Obviamente nosotros no tenemos nada que hablar con los bagayeros como intendencia puesto que ellos no son los dueños del predio por lo tanto nosotros no tenemos nada para exigirles a ellos sino al dueño de la propiedad que es Ferro Carril. Entonces le estamos pidiendo a Realini que vea de alguna manera de hablar con los bagayeros para que por lo pronto se encare un proyecto bien hecho, planificado y bien construido.