La Jueza “infringió una norma”al dictar fallo

“La acción de la jueza) es insalvable”, subrayaron en su sentencia los ministros del Tribunal de Apelaciones de 2º Turno de Montevideo al hacer referencia a los motivos por los cuales anularon la sentencia que determinó el procesamiento de los seis sospechados de participar en los incidentes en la Costanera Norte el pasado mes de julio. Y los mismos refieren a que la Jueza Francisca Suárez “no procedió” como lo ordena el artículo 328.4 del Código General del Proceso, donde “haber dictado la resolución o sentencia (el auto de procesamiento) “cuando se ha planteado la recusación (por parte de la defensa de los acusados) es infringir una norma prohibitiva (artículo 100 del Código de Proceso Penal)”.
Allí, los ministros pusieron énfasis en que la ley expresa que “(cuando hay recusación del juez actuante) no se suspende el trámite (el curso del proceso) sino hasta el momento de dictar sentencia, (ya que) solamente hasta allí era posible proseguir el mismo. (Pero) La Jueza Suárez no se detuvo en esa etapa, sino que dictó la sentencia interlocutoria, que ahora el Tribunal ha declarado nula”, dice el texto de la sentencia.
Asimismo declararon que la jueza penal de Salto no podía haber dictado el procesamiento de los seis jóvenes, sino hacer lugar a la recusación y esperar que un tribunal se expidiera sobre la misma. Ahora, no podrá juzgarlos de nuevo por este caso.
En ese sentido, EL PUEBLO accedió a los motivos de la sentencia que dispusieron los ministros del Tribunal de Apelaciones en lo Penal de 2º Turno de Montevideo, anuló la sentencia interlocutoria por la cual se procesó a seis jóvenes salteños sospechados de agredir a tres visitantes de la capital del país, a la salida de un centro nocturno en la ciudad de Salto. Los procesados, que cumplían prisión preventiva, recuperaron su libertad en virtud de la anulación de la sentencia. Esto ocurrió debido a que los abogados defensores que intervienen en la causa, plantearon la recusación de la Jueza Letrada de 1º Instancia en lo Penal de Salto de 4º Turno, Dra. Francisa Suárez, por entender que existían circunstancias que afectaban su imparcialidad en el caso.
Por su parte, la jueza Suárez entendió que la recusación debía ser descartada porque “no existió prejuzgamiento, sino juzgamiento por tratarse de un delito flagrante para varios de los encausados”. Y agregó que “el auto de procesamiento está basado en la flagrancia propia, en que se trató de un delito de acción permanente que dejó vestigios” ya que “en los dictámenes técnicos de los Médicos Forenses (…) no constataron lesiones defensivas”, además de que “los lesionados no conocían Salto, ni la Disco “Ice”, ni a los encausados con anterioridad ya que era la primera vez que venían y debieron huir despavoridos en el móvil policial dejando el auto en el que andaban en el estacionamiento”.
“Por unanimidad” de sus integrantes (los ministros José Balcaldi, Daniel Tapié y William Corujo) el Tribunal de Apelaciones en lo Penal de 2º Turno entendió necesario anular la sentencia interlocutoria dictada (el auto de procesamiento)  y, consecuentemente, disponer la libertad de los todos los procesados en la causa, debiendo pasar el expediente al juez subrogante para que continúe los procedimientos.
g

“La acción de la jueza) es insalvable”, subrayaron en su sentencia los ministros del Tribunal de Apelaciones de 2º Turno de Montevideo al hacer referencia a los motivos por los cuales anularon la sentencia que determinó el procesamiento de los seis sospechados de participar en los incidentes en la Costanera Norte el pasado mes de julio. Y los mismos refieren a que la Jueza Francisca Suárez “no procedió” como lo ordena el artículo 328.4 del Código General del Proceso, donde “haber dictado la resolución o sentencia (el auto de procesamiento) “cuando se ha planteado la recusación (por parte de la defensa de los acusados) es infringir una norma prohibitiva (artículo 100 del Código de Proceso Penal)”.

Allí, los ministros pusieron énfasis en que la ley expresa que “(cuando hay recusación del juez actuante) no se suspende el trámite (el curso del proceso) sino hasta el momento de dictar sentencia, (ya que) solamente hasta allí era posible proseguir el mismo. (Pero) La Jueza Suárez no se detuvo en esa etapa, sino que dictó la sentencia interlocutoria, que ahora el Tribunal ha declarado nula”, dice el texto de la sentencia.

Asimismo declararon que la jueza penal de Salto no podía haber dictado el procesamiento de los seis jóvenes, sino hacer lugar a la recusación y esperar que un tribunal se expidiera sobre la misma. Ahora, no podrá juzgarlos de nuevo por este caso.

En ese sentido, EL PUEBLO accedió a los motivos de la sentencia que dispusieron los ministros del Tribunal de Apelaciones en lo Penal de 2º Turno de Montevideo, anuló la sentencia interlocutoria por la cual se procesó a seis jóvenes salteños sospechados de agredir a tres visitantes de la capital del país, a la salida de un centro nocturno en la ciudad de Salto. Los procesados, que cumplían prisión preventiva, recuperaron su libertad en virtud de la anulación de la sentencia. Esto ocurrió debido a que los abogados defensores que intervienen en la causa, plantearon la recusación de la Jueza Letrada de 1º Instancia en lo Penal de Salto de 4º Turno, Dra. Francisa Suárez, por entender que existían circunstancias que afectaban su imparcialidad en el caso.

Por su parte, la jueza Suárez entendió que la recusación debía ser descartada porque “no existió prejuzgamiento, sino juzgamiento por tratarse de un delito flagrante para varios de los encausados”. Y agregó que “el auto de procesamiento está basado en la flagrancia propia, en que se trató de un delito de acción permanente que dejó vestigios” ya que “en los dictámenes técnicos de los Médicos Forenses (…) no constataron lesiones defensivas”, además de que “los lesionados no conocían Salto, ni la Disco “Ice”, ni a los encausados con anterioridad ya que era la primera vez que venían y debieron huir despavoridos en el móvil policial dejando el auto en el que andaban en el estacionamiento”.

“Por unanimidad” de sus integrantes (los ministros José Balcaldi, Daniel Tapié y William Corujo) el Tribunal de Apelaciones en lo Penal de 2º Turno entendió necesario anular la sentencia interlocutoria dictada (el auto de procesamiento)  y, consecuentemente, disponer la libertad de los todos los procesados en la causa, debiendo pasar el expediente al juez subrogante para que continúe los procedimientos.