La Junta Departamental aprobó nueva línea de crédito de hasta 1.000 millones de pesos para la Intendencia

Anoche en la Junta Departamental, convocada extraordinariamente con carácter de urgente, se aprobaron dos proyectos. El más conocido tiene que ver con la autorización a la Intendencia a solicitar una línea de crédito de hasta 330.000.000 Unidades Indexadas (unos mil millones de pesos) “a pagar en un plazo máximo de 15 años”.
Los 30 ediles presentes en sala aprobaron por unanimidad la salida económica solicitada por la comuna, quien dispondrá de 1.000 millones de pesos para saldar las deudas que se acumularon en el quinquenio. Los ediles Carlos Silva (PN), Gabriel Duarte (FA), Pablo Bonet (PN), Alberto Villas Boas (PC) y Ramón Racedo (PN) fundamentaron su voto.
“Esta Junta Departamental acaba de otorgar la autorización para obtener esta línea de crédito, situación que se generó por la necesidad de poder cumplir con obligaciones que tiene la Intendencia, fundamentalmente con todos sus funcionarios y que viene desde hace mucho tiempo pasando un momento difícil y complejo. Somos conscientes de que hemos tomado una decisión que puede afectar a nuestro departamento desde el punto de vista económico y financiero por 15 años. Queremos dejar en claro que lamentamos que hayamos tenido que llegar a esta situación por una mala gestión llevada a cabo en estos cinco años”, sostuvo Carlos Silva, quien expresó su deseo de que los próximos gobiernos sean más responsables con los dineros públicos y que tras habilitarse al gobierno a que contraiga una línea de crédito por mucho dinero, que informe oportunamente a la Junta en qué será utilizado.
Por su parte, el edil Gabriel Duarte expresó que “esta votación resuelve una cuestión dramática para el gobierno departamental, que tiene en nosotros un propósito único, que sirva a la reflexión. Se puede decir con alegría que la democracia uruguaya goza de buena salud en la medida en que, en los momentos difíciles, los partidos políticos y los trabajadores organizados pueden juntarse y dialogar para buscar un acuerdo. Esta cuestión debe servir como reflexión, para que se asuma definitivamente que la función de gobierno debe hacerse con responsabilidad, que la función del gobierno debe estar encauzada en las necesidades de su gente y no de las prioridades electorales del partido que gobierna”.