La Junta Departamental recordó lo que “fue una resistencia política, cívica y social a la dictadura que se instalaba en el Uruguay”

La Junta Departamental sesionó en forma extraordinaria anoche para recordar los 43 años del golpe de Estado que hundió a nuestro país en una dictadura cívico militar por espacio de 12 años. La convocatoria fue realizada por la bancada de ediles del Frente Amplio y respaldada por todos los partidos políticos. Así lo destacó a EL PUEBLO el edil Gabriel Duarte, minutos antes de iniciar la sesión del legislativo departamental.

HECHO HISTÓRICO TRÁGICO
“Tiene para mí –comenzó diciendo Duarte, refiriéndose al significado que esta fecha tenía para él y para su fuerza política- dos significados trascendentes. Primero, evocar lo que fue un hecho histórico bastante trágico para la vida del país, que fue la interrupción del orden jurídico del sistema democrático. En esa evocación, lo más importante es recordar a las personalidades políticas que de alguna manera resistieron aquel embate, y me refiero a dirigentes de todos los partidos, como Amilcar Vasconcellos, Wilson Ferreira, Zelmar Michelini, al General (Líber) Seregni. Es decir, a toda una dirigencia política que de alguna forma confrontó a aquella imposición de interrumpir la democracia”.
“También debemos tener un recuerdo –agregó- para la dirigencia sindical, que a veces eso queda un poco relegado. No hay que perder de vista que es la dirigencia sindical nucleada en la CNT, la que llamó a ocupar la totalidad de los lugares de trabajo, y a una Huelga General que tuvo un grado de acatamiento muy importante. También los estudiantes, que ocuparon la totalidad de los centros universitarios y muchos centros de Enseñanza Secundaria. Fue una resistencia política, cívica y social a la dictadura que se instalaba en Uruguay. En el día de hoy (ayer), merece la pena recordar el esfuerzo, la trayectoria y el coraje de aquellos dirigentes, de aquellos militantes, que resistieron el golpe”.

REAFIRMAR VALORES DEMOCRÁTICOS
Finalmente, Duarte se refirió a la oportunidad de reafirmar el compromiso de la clase política para con el sistema republicano y democrático de gobierno. “La otra significación que tiene lugar, es revitalizar, evocar o reafirmar los valores democráticos entre nosotros. Es decir, a la vez que se recuerda un hecho de la historia, tenemos que renovar hacia adelante nuestro compromiso con la democracia y manifestarle a la sociedad y a las generaciones más jóvenes que es importante en el recuerdo de aquel hecho, la defensa de la democracia, para que nunca más en el Uruguay se vuelva a repetir la dictadura que trajo la interrupción del Estado de Derecho pero que además trajo la violación de los derechos humanos, que trajo un atraso social y económico en la vida del Uruguay, que nos dejó muchos exiliados y algunas heridas en bolsones de impunidad que tenemos todavía, lo que nos es difícil de cicatrizar”.
Para Duarte, “estas son las cuestiones que sintetizan la necesidad que tenemos como ciudadanos en cada 27 de junio, poder hacer referencia a ese conjunto de hechos”, concluyó.