“La mujer que volvió del abismo”, nuevo libro de Ruperto Long

Nuestro entrevistado es un multifacético escritor, ingeniero y político. Supo ocupar importantes cargos como el de Senador de la República, Presidente de UTE, Presidente del LATU y, actualmente, se desempeña como Ministro del Tribunal de Cuentas.
Autor de cinco libros, fue ganador del Libro de Oro 2016 en nuestro país, por su bestseller “La niña que miraba los trenes pasar”, obra que fue publicada en más de 15 países, y que se ubicó entre los libros extranjeros más vendidos en Italia.ENTREVISTA RUPERTO LONG
En diálogo con EL PUEBLO, Long contó el por qué asumió la responsabilidad de tratar una problemática tan seria como lo es el mundo de la trata de mujeres -tema central de la novela-, “del que a veces logran escapar gracias a una enorme fuerza de voluntad, y a los esfuerzos de una red de heroínas y héroes desconocidos capaces de lograr victorias inesperadas”.
¿De qué se trata su nueva novela?
Ya al comienzo de la novela, en su introducción, queda insinuada la trama: un periodista uruguayo -de nombre Maggi, y aquí hay un guiño, por supuesto-, descubre a través de los diarios que un viejo compañero suyo de Liceo, un español de nombre Federico, que pasó su adolescencia con sus padres en Montevideo, aparece mezclado en un confuso episodio de trata de mujeres en el sur de la Patagonia, en Río Gallegos y en el puerto de San Julián.
“Nunca pensé que a Federico Sánchez de la Reina le podría pasar algo así”. Esta es la primera frase del libro.
A partir de allí se decide a investigar lo sucedido. Se comunica con Federico -que vive en Sevilla-, visita el lugar de los hechos, pregunta a los lugareños y habla con la fiscal Finocchiaro, de Río Gallegos, que es quien se hizo cargo del tema. En eso estaba, comenzando a armar el rompecabezas, cuando recibe un misterioso mail de una joven de Montevideo, de nombre Fátima, que dice que tiene algo para contarle. Se reúne con ella, y queda sorprendido.
“Enseguida comprendí que había dado con una de esas coincidencias de las que los lógicos abominan y a las que los poetas aman, como dijo una vez Nabokov. Eso fue lo que sentí. Supe que no había marcha atrás. La historia debía salir a luz”.
Y Maggi se sumerge (y nos sumerge) en su investigación. Así comienza el libro. Pero, ¿cómo llegué yo a esta historia?
Hace ya bastante tiempo, leyendo una crónica histórica, descubrí que el sur de la Patagonia escondía un misterio de hacía 500 años, del viaje de Magallanes y Elcano, que me resultó atractivo explorar. En ese lugar se produjo un enfrentamiento en la Armada de la Especiería, entre su Capitán General, el portugués Magallanes, y los capitanes españoles, que terminó con la muerte o el destierro de estos últimos. El más importante de ellos, Joan de Cartagena, fue abandonado en puerto San Julián, junto con su mano derecha, un cura llamado Pedro Sánchez de la Reina. Pero era muy poco lo que se sabía de lo sucedido. Busqué información en el Archivo de Indias, hablé con historiadores españoles amigos y allá marché.
Pero cuando llegué a San Julián, lugar de la tragedia, donde hay una réplica de la nave que dio la vuelta al mundo, la Victoria, descubrí que las preocupaciones de los pobladores iban por otros lados. En su hermosa avenida principal varias de sus paredes lucían leyendas como “La trata es la esclavitud del siglo XXI”, y otras similares. Pregunté, y me hablaron de chicas que desaparecían misteriosamente. Cuando unos días después visité Río Gallegos, pude conseguir poca información sobre la expedición de Magallanes. Pero en cambio todos me hablaron de un lugar emblemático llamado “Las Casitas”, que resultó ser un complejo prostibulario, con una triste semejanza con la zona rosa de Amsterdam, pero a pasos de la Antártida. Luego supe que el mundo de la trata de mujeres de Argentina tenía vínculos con el de Uruguay. Y finalmente, casi por azar, conocí una singular joven de Montevideo que me permitió saber de ese mundo por dentro.
¿Por qué escribir al respecto?
A partir de ese momento que le comenté, comprendí que ese debía ser el tema central de la novela: el destino de esas jóvenes que -engañadas, secuestradas o por errores propios-, se asoman al abismo de la feroz trata de mujeres del siglo XXI. Y del que a veces logran escapar gracias a una enorme fuerza de voluntad, y a los esfuerzos de una red de heroínas y héroes desconocidos capaces de lograr victorias inesperadas.
Por eso en esta novela no hay un héroe. Un super detective o un super escritor que triunfa contra toda adversidad. No, así no es la realidad, al menos en la inmensa mayoría de los casos. Sí están las verdaderas heroínas y héroes de la vida real: una jueza y una fiscal tenaces y dinámicas, que nunca dan la batalla por perdida; un grupo de oficiales y policías honestos, aunque muchos de ellos ni siquiera sean los de mayor rango; personas comprometidas de organizaciones sociales y religiosas, todos ellos capaces de arriesgar con tal de salvar estas vidas robadas. Y lo más notable: muchas veces lo logran.
En sus libros, y en este en particular, ¿existe algún mensaje que desea compartir con el lector?
Cuando escribo trato que el lector viaje en el espacio y el tiempo, y descubra realidades que quizás desconozca. Que se ponga en los zapatos de los personajes, que sea cómplice de los mismos. Como ha dicho Javier Cercas: la buena literatura no es la que suena a literatura, sino la que suena a verdad. Al menos es lo que intento.
Por ello pienso que la literatura debe ser inspiradora, pero que no debe transmitir un “mensaje”, si por ello entendemos un conjunto de ideas estructuradas o una ideología en la que el escritor cree. La literatura es una búsqueda de la verdad, no una forma de la propaganda. Por ello debe transmitir hechos, sentimientos, emociones. Y el lector sacará sus propias conclusiones. Si deseo convencer al lector de una idea prefiero escribir un artículo de opinión o un ensayo, como lo he hecho tantas veces. O como decía Onetti: el que quiera enviar un mensaje, que encargue esa tarea a una mensajería.
Así, quienes me honren leyendo este libro, que ojalá los atrape con el suspenso y la intriga de su trama, también descubrirán una realidad que convive muy cerca de nosotros, pero que por lo general ignoramos. Conocerán personajes entrañables, que confío los conmuevan, como me sucedió a mí. Y que no los dejará indiferentes. Además se van a zambullir en un misterio de hace 500 años.
Los invito a encontrarnos y conversar de todos estos temas el próximo viernes 7 de septiembre en el Museo María Irene Olarreaga. Y a que luego me acompañen en este fascinante viaje que es leer un libro.
Entrevista Dr. Adrián Báez







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...