La Nueva se llevó su octavo primer premio a casa y se sacó chispas con Los Charoles que estuvieron a un paso de ganar

Era previsible que pasara, tal como estaban planteados los espectáculos desde el punto de vista artístico. Y tras las actuaciones, sobre todo la del sábado en la ronda final pasó lo que tenía que pasar. La murga que más trabaja cada uno de los rubros que impone el reglamento y que son los que más le importan al jurado, es la que gana. No así, la que hace reir y divierte a la gente, por más que no cante tan bien, por más que no rimen sus letras y por más que apele al chiste fácil para contagiar a la gente de una sonrisa permanente, logrando así una mayor interacción entre los artistas y el público.
Por esa razón, volvió a ganar Murga La Nueva, que con su octavo primer premio a cuestas sigue siendo la agrupación con más primeros premios de la historia del carnaval local. Sencillamente porque trabajó bien los rubros que el reglamento del concurso oficial de agrupaciones, exige como tales para pelear por el título.
Más allá de esto, su espectáculo fue muy bueno. Su coro el mejor, el más armónico y el que más juega con el elenco de voces y lo conjuga en la musicalidad elegida para el desarrollo del repertorio. Su puesta en escena es la más elaborada junto a su vestuario. El planteo es inteligente, no recurre al facilismo ni a lo peyorativo y como tal apunta a la reflexión, no a lo burdo, aunque sí a lo mordaz. Esto determinó que La Nueva volviera a ser la murga que sumó mayor cantidad de puntos y ganara el concurso.
Sin embargo, Los Charoles, dieron el espectáculo más completo. Apuntaron en todo momento a la comunicación con la gente a través de un equilibrio entre un planteo de la realidad cotidiana y un componente de sátira e hilaridad que aparecían en los momentos justos.
Su coro rendía lo justo, no exageraban voces que no daban para hacerlo, y lo más importante, cantaban en forma armónica, al unisono, y no desfasados como ocurrió con otros grupos, lo que se escuchó con claridad. El vestuario, maquillaje y otros accesorios, completaban la escena. La puesta en escena estaba bien trabajada y la condición de murga rubrera la tenían. Pero la competencia feroz que se desató con La Nueva se notó desde el comienzo.
Así lo hacía Álvaro Ferreira Pinto cuando años atrás con La Clarinada le arrebataba el primer premio a La Nueva. Es un experiente murguista que donde está deja su sello porque sabe dónde golpear y el estilo de murga que quiere, a veces le sale, otras no. Por eso con Los Charoles le pasó lo mismo con La Clarinada, logra que haya una agrupación en el concurso que acompañe la propuesta estética de La Nueva, pero que se diferencia y presente a su vez algo distinto, que marque la diferencia con el resto de los conjuntos. Y por eso el segundo premio pudo haber sido el primero. Pero igualmente, el resultado fue justo.
En el caso de Falta La Papa, la murga este año fue un híbrido entre la murga joven, la transgresora, la panfletaria, la innovadora y la tradicional. Por momentos sus textos dejaban en evidencia que la rima no se encontró y si bien en algunos pasajes de la actuación eso puede importar poco, en otros era necesario que no sucediera y ocurrió igual. Brindó un buen espectáculo, pero se exigió más de la cuenta en algunos rubros claves como el coro y la letra. Utilizó voces desmedidas que por momentos no se escucharon bien y empleó chistes fáciles y recurrentes, términos chabacanos y eso va en desmedro de lo que se está haciendo sobre el escenario. Eso le restó puntos y la bajó a un tercer lugar. Igualmente su propuesta fue buena y tenía su lugar en la final. El resultado fue merecido.
Por otro lado, Punto y Coma no salió bien este año y ellos lo saben. Compitieron con componentes como improvisación, arreglos de último momento y desbarajustes que había que acomodar porque se venía el momento de actuar. Pero lo hicieron con entrega y pasión como caracteriza a la cerrense, y por lo tanto, más allá de que la propuesta haya sido algo suave este año, y que su retirada no logró contagiar ni mucho menos levantar al público de sus asientos como sí ocurrió en otros años, esta agrupación es emblemática para el carnaval local y con todos los contratiempos juntos, estuvieron en la final y obtuvieron un cuarto lugar que no los dejó lejos de lo que tienen acostumbrado al público que es arreglárselas para estar entre los primeros lugares del concurso.
El desgaste de Franco Rocha sobre el escenario impone un cambio necesario para el año que viene, si quieren recuperar el sitial de privilegio.
LAS POSICIONES
1º) Murga La Nueva con 283 puntos. 2º) Los Charoles con 277 puntos. 3º) Falta La Papa con 269 puntos. 4º) Punto y Coma con 252 puntos. 5º) Murga Che con 152 puntos. 6º) Cortita y Al Pie con 139 puntos. 7º) La Parentela con 118 puntos. 8º) Tuya y Mía con 115 puntos.
TERNAS
Por otro lado, las ternas para las distintas menciones que entregará ASAC a las murgas son las siguientes: Mejor Letra: La Nueva, Punto y Coma, Falta La Papa, y Los Charoles.  Mejor Coro: Murga Che, Los Charoles y La Nueva. Mejor Batería: Falta La Papa, Cortita y al Pie y Los Charoles. Mejor Maquillaje: Punto y Coma, Murga Che, La Nueva y Los Charoles. Mejor Puesta en Escena: La Nueva, Los Charoles y Falta La Papa. Mejor Presentación: Los Charoles, Murga Che y La Nueva. Mejor Cuplé: El niño (Falta La Papa), Evolución de la mujer (La Nueva), Boton (Falta La Papa). Mejor Retirada: Los Charoles, Tuya y Mía y La Nueva. Mejor Voz: Alejandro Santos (Cortita y Al Pie), Luis Portillo (Murga Che) y Gustavo Claret (La Nueva). Mejor Personaje: Harry Puter (Franco Rocha de Punto y Coma), El Burro (Álvaro Castañé de La Parentela), Máximo Problema (Álvaro Ferreira Pinto de Los Charoles). Mejor Director: Paolo Sagradini (Falta La Papa), Gustavo Arzaguet (Murga Che) y Víctor Lairihoy (Tuya y Mía). Mejor Espectáculo: La Nueva, Los Charoles y Falta La Papa.
Hugo Lemos

Era previsible que pasara, tal como estaban planteados los espectáculos desde el punto de vista artístico. Y tras las actuaciones, sobre todo la del sábado en la ronda final pasó lo que tenía que pasar. La murga que más trabaja cada uno de los rubros que impone el reglamento y que son los que más le importan al jurado, es la que gana. No así, la que hace reir y divierte a la gente, por más que no cante tan bien, por más que no rimen sus letras y por más que apele al chiste fácil para contagiar a la gente de una sonrisa permanente, logrando así una mayor interacción entre los artistas y el público.

Por esa razón, volvió a ganar Murga La Nueva, que con su octavo primer premio a cuestas sigue siendo la agrupación con más primeros premios de la historia del carnaval local. Sencillamente porque trabajó bien los rubros que el reglamento del concurso oficial de agrupaciones, exige como tales para pelear por el título.

Más allá de esto, su espectáculo fue muy bueno. Su coro el mejor, el más armónico y el que más juega con el elenco de voces y lo conjuga en la musicalidad elegida para el desarrollo del repertorio. Su puesta en escena es la más elaborada junto a su vestuario. El planteo es inteligente, no recurre al facilismo ni a lo peyorativo y como tal apunta a la reflexión, no a lo burdo, aunque sí a lo mordaz. Esto determinó que La Nueva volviera a ser la murga que sumó mayor cantidad de puntos y ganara el concurso.

Sin embargo, Los Charoles, dieron el espectáculo más completo. Apuntaron en todo momento a la comunicación con la gente a24 2 13 018través de un equilibrio entre un planteo de la realidad cotidiana y un componente de sátira e hilaridad que aparecían en los momentos justos.

Su coro rendía lo justo, no exageraban voces que no daban para hacerlo, y lo más importante, cantaban en forma armónica, al unisono, y no desfasados como ocurrió con otros grupos, lo que se escuchó con claridad. El vestuario, maquillaje y otros accesorios, completaban la escena. La puesta en escena estaba bien trabajada y la condición de murga rubrera la tenían. Pero la competencia feroz que se desató con La Nueva se notó desde el comienzo.

Así lo hacía Álvaro Ferreira Pinto cuando años atrás con La Clarinada le arrebataba el primer premio a La Nueva. Es un experiente murguista que donde está deja su sello porque sabe dónde golpear y el estilo de murga que quiere, a veces le sale, otras no. Por eso con Los Charoles le pasó lo mismo con La Clarinada, logra que haya una agrupación en el concurso que acompañe la propuesta estética de La Nueva, pero que se diferencia y presente a su vez algo distinto, que marque la diferencia con el resto de los conjuntos. Y por eso el segundo premio pudo haber sido el primero. Pero igualmente, el resultado fue justo.

En el caso de Falta La Papa, la murga este año fue un híbrido entre la murga joven, la transgresora, la panfletaria, la innovadora y la tradicional. Por momentos sus textos dejaban en evidencia que la rima no se encontró y si bien en algunos pasajes de la actuación eso puede importar poco, en otros era necesario que no sucediera y ocurrió igual. Brindó un buen espectáculo, pero se exigió más de la cuenta en algunos rubros claves como el coro y la letra. Utilizó voces desmedidas que por momentos no se escucharon bien y empleó chistes fáciles y recurrentes, términos chabacanos y eso va en desmedro de lo que se está haciendo sobre el escenario. Eso le restó puntos y la bajó a un tercer lugar. Igualmente su propuesta fue buena y tenía su lugar en la final. El resultado fue merecido.

Por otro lado, Punto y Coma no salió bien este año y ellos lo saben. Compitieron con componentes como improvisación, arreglos de último momento y desbarajustes que había que acomodar porque se venía el momento de actuar. Pero lo hicieron con entrega y pasión como caracteriza a la cerrense, y por lo tanto, más allá de que la propuesta haya sido algo suave este año, y que su retirada no logró contagiar ni mucho menos levantar al público de sus asientos como sí ocurrió en otros años, esta agrupación es emblemática para el carnaval local y con todos los contratiempos juntos, estuvieron en la final y obtuvieron un cuarto lugar que no los dejó lejos de lo que tienen acostumbrado al público que es arreglárselas para estar entre los primeros lugares del concurso.

El desgaste de Franco Rocha sobre el escenario impone un cambio necesario para el año que viene, si quieren recuperar el sitial de privilegio.

LAS POSICIONES

1º) Murga La Nueva con 283 puntos. 2º) Los Charoles con 277 puntos. 3º) Falta La Papa con 269 puntos. 4º) Punto y Coma con 252 puntos. 5º) Murga Che con 152 puntos. 6º) Cortita y Al Pie con 139 puntos. 7º) La Parentela con 118 puntos. 8º) Tuya y Mía con 115 puntos.

TERNAS

Por otro lado, las ternas para las distintas menciones que entregará ASAC a las murgas son las siguientes: Mejor Letra: La Nueva, Punto y Coma, Falta La Papa, y Los Charoles.  Mejor Coro: Murga Che, Los Charoles y La Nueva. Mejor Batería: Falta La Papa, Cortita y al Pie y Los Charoles. Mejor Maquillaje: Punto y Coma, Murga Che, La Nueva y Los Charoles. Mejor Puesta en Escena: La Nueva, Los Charoles y Falta La Papa. Mejor Presentación: Los Charoles, Murga Che y La Nueva. Mejor Cuplé: El niño (Falta La Papa), Evolución de la mujer (La Nueva), Boton (Falta La Papa). Mejor Retirada: Los Charoles, Tuya y Mía y La Nueva. Mejor Voz: Alejandro Santos (Cortita y Al Pie), Luis Portillo (Murga Che) y Gustavo Claret (La Nueva). Mejor Personaje: Harry Puter (Franco Rocha de Punto y Coma), El Burro (Álvaro Castañé de La Parentela), Máximo Problema (Álvaro Ferreira Pinto de Los Charoles). Mejor Director: Paolo Sagradini (Falta La Papa), Gustavo Arzaguet (Murga Che) y Víctor Lairihoy (Tuya y Mía). Mejor Espectáculo: La Nueva, Los Charoles y Falta La Papa.

Hugo Lemos







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...