La operación contra el líder de los Beltrán Leyva deja 15 muertos en Tepic

Juan Francisco Patrón y 11 sicarios fueron abatidos desde el aire. Un enfrentamiento posterior dejó tres muertos más.
Pocos días después de que el presidente de Estados Unidos Donald Trump cuestionara el valor y la capacidad del ejército mexicano para terminar con los “bad hombres”, la marina de México respondió con una espectacular operación por tierra y aire que terminó con uno de los capos más buscados, Juan Francisco Patrón, líder del cártel de los Beltrán Leyva, y once sicarios más. Otras tres personas fallecieron al enfrentarse con marinos en las inmediaciones del aeropuerto de Tepic, confirmaron a El Universal fuentes de la Fiscalía.
Conocido como ‘H2’, Patrón era una pieza importante de la organización del Cártel de los Beltrán Leyva en el trasiego de droga en las zonas de Nayarit y Jalisco, en el Pacífico mexicano.
El que encabezaba aspiraba a reconquistar también Sinaloa, tierra natal de su antiguo compadre, Joaquín el ‘Chapo’ Guzmán de quien se había separado, y que ha sumido al estado norteño en una ola de violencia que no cesa desde que fue recapturado
El operativo para la captura del ‘H2’ comenzó acorralando al capo en una vivienda de la periferia de Tepic, capital de Nayarit. Al verse rodeado sus escoltas respondieron como mejor saben; a balazos y lanzando granadas contra los militares. Finalmente, la vivienda fue ametrallada desde el aire por un helicóptero tal y como muestran las impresionantes imágenes grabadas por los vecinos. En las únicas imágenes conocidas hasta ahora sobre el resultado final se ve al orondo criminal abatido con el rostro ensangrentado y deformado por los impactos de bala.
Su muerte ha permitido al Gobierno de Peña Nieto revirar con las impactantes imágenes, el reproche del vecino del norte. Desde su llegada al poder en 2012 Peña Nieto se fijó 122 capos cuya detención eran objetivo prioritario para el Ejecutivo. Con la muerte del H2 son ya 107 los que abrían sido detenidos o abatidos en cuatro años.
Sin embargo, el ‘H2’ se había convertido en los últimos meses en una obsesión para el ejército mexicano tras el artero ataque contra un convoy militar en Culiacán, Sinaloa. A él lo responsabilizan de la muerte de cinco soldados y otros diez heridos el pasado 30 de septiembre cuando escoltaban una ambulancia de la Cruz Roja que trasladaba a otro poderoso narcotraficante Julio Óscar Ortiz, ‘El Kevin’.
Actualmente el Cártel de los Beltrán Leyva controlaban cinco municipios de los 18 que hay en Sinaloa incluidos Guasave y Ahome, donde fue reaprehendido el ‘Chapo’ en enero de 2016.
Los Beltrán Leyva surgieron como cartel independiente hace nueve años, cuando los hermanos, Héctor y Arturo, se separaron del Cártel del Pacífico, tras romper con el ‘Chapo’ Guzmán al que acusaron de entregar al ‘Mochomo’ al Ejército para posteriormente extraditarlo a Estados Unidos. Hasta entonces ambos habían sido socios y amigos del ‘Chapo ‘desde la cuna, con quien se criaron en Badiraguato de donde eran originarios.
Con la detención de Héctor en 2014, en San Miguel de Allende (Guanajuato) y la muerte de Arturo, el ‘Jefe de Jefes’, abatido por la marina en Cuernavaca (Morelos) en 2009, el ‘H2’ había subido a lo más alto del cártel. Una escalada delictiva que terminó la noche del jueves desde el aire.
nARCOSmEXICOEl Ejecutivo de Peña Nieto ha detenido o abatido en tres años a 98 delincuentes de una lista que incluye a 122 objetivos.
Con la recaptura de Joaquín El Chapo Guzmán, el Gobierno mexicano ha podido tachar el nombre del líder del cartel de Sinaloa de una lista de 122 delincuentes que se propuso neutralizar desde que Enrique Peña Nieto asumió el poder en diciembre de 2012.
En tres años, 98 criminales incluidos en ese documento han sido detenidos o abatidos por las fuerzas de seguridad. La Administración del PRI debe capturar a otros 24 peligrosos sicarios u operadores del narcotráfico, 13 de ellos de la organización sinaloense. Algunos son maestros de la elusión, como Ismael El Mayo Zambada, socio de El Chapo Guzmán.
Minutos antes de que el Gobierno exhibiera a Guzmán frente a las cámaras, el secretario de Gobernación (Interior), Miguel Ángel Osorio Chong, dijo en un mensaje a los medios que la recaptura del narcotraficante demostraba “que no existe delincuente que esté fuera del alcance del Estado mexicano”.
El enunciado parece no aplicarse a El Mayo Zambada, que ha hecho una carrera criminal de medio siglo sin haber pisado la cárcel una sola vez. A sus 67 años, él es el objetivo más importante en la lista del Gobierno, que es guardada con recelo por las autoridades de inteligencia y seguridad mexicanas.
Junto a El Mayo se encuentra también Nemesio Oseguera Cervantes, conocido como El Mencho, líder del Cartel Jalisco Nueva Generación. Este grupo declaró abiertamente la guerra al Estado mexicano al asesinar a un diputado federal y al haber derribado un helicóptero militar con un lanzacohetes, matando a nueve soldados en mayo de 2015. “Rebasaron los límites. El cartel se equivocó al atacar policías y derribar el Cougar. Ni Pablo Escobar ni nadie puede derrotar al Estado”, señaló Javier Oliva Posada, experto en seguridad nacional.
El Gobierno lanzó una ofensiva contra el grupo en el Estado de Jalisco que perdió fuerza cuando El Chapo escapó de la cárcel en julio. Con Guzmán otra vez prisionero en el Altiplano, se puede continuar la cacería de El Mencho.
Los más buscados
Francisco Javier Hernández García, El Panchito o El 2000, es otro de los más buscados por el Gobierno mexicano. Es un sicario que ha trabajado para la alianza del Cartel del Golfo y el Cartel de Juárez. La Fiscalía mexicana lo considera autor de una matanza de 22 personas en el Estado de Sonora (norte).
Las autoridades mexicanas solo han hecho públicos tres nombres de la lista de objetivos prioritarios a pesar de que varios medios mexicanos han solicitado al Instituto de Transparencia el documento completo. Del resto de la lista sólo se ha comunicado la organización a la que pertenecen los criminales.
Los expertos en seguridad aseguran que entre ellos se encuentra Dámaso López Núñez, que ha sido mencionado como posible sucesor de Guzmán Loera, y uno de los más buscados por la Fiscalía. Fausto Isidro Meza Flores, operador del Cartel de los Beltrán Leyva, es otro de los fugitivos más perseguidos. El Gobierno de Peña Nieto tiene aún tres años para tachar los nombres de su lista.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...