La otra cara de Brasil

Playa, samba
o caipirinhas.
Todo el mundo conoce las maravillas de Brasil, pero el país norteño ofrece también
pequeñas pesadillas
a sus ciudadanos y visitantes, que llegaron por miles durante
los primeros días
del Mundial y seguirán arribando hasta
el final de la
competencia.“

Playa, samba o caipirinhas. Todo el mundo conoce las maravillas de Brasil, pero el país norteño ofrece también pequeñas pesadillas a sus ciudadanos y visitantes, que llegaron por miles durante los primeros días del Mundial y seguirán arribando hasta el final de la competencia.“

Las carencias de los aeropuertos, el tráfico en las grandes ciudades y los problemas de los cajeros automáticos con algunas tarjetas internacionales son problemas con los que Brasil convive a diario y que se irán incrementando, según las predicciones, durante todo el mes que dura el evento futbolístico.

Lo que me preocupa son los aeropuertos, cómo vamos a recibir a las miles de personas que van a venir, porque si bien ya llegó un buen número de visitantes para presenciar los primeros partidos del Mundial, en los próximos días se espera que lleguen aún más. El mundo entero va a estar en Brasil», advirtió el exfutbolista Denilson, campeón del mundo con Brasil en 2002 y actualmente comentarista en la televisión Bandeirantes.

“Los grandes proyectos de reforma, modernización y ampliación que fueron proyectados antes de la Copa del Mundo, no se han completado, lo que obligará al gobierno a adoptar esquemas especiales para asegurar que los problemas no afecten a las delegaciones y visitantes esperados para el Mundial.“

LOS AEROPUERTOS

La Agencia Nacional de Aviación Civil (ANAC, el ente regulador del sector), anunció un conjunto de medidas que incluirán sanciones a empresas, propietarios de aviones y hasta pilotos que dejen de cumplir las normas y horarios de aterrizajes y despegues. La crítica

La mayoría de los aeropuertos de Brasil no está capacitado para recibir tantos visitantes.

La mayoría de los aeropuertos de Brasil no está capacitado para recibir tantos visitantes.

a los aeropuertos es absolutamente legítima. Son aeropuertos muy malos, tanto por el pobre espacio que poseen para el gran número de personas que arribarán como por la escasa atención que brindan. Lo que va a pasar es que habrá un esfuerzo colectivo del pueblo, de la nación, para ser hospitalaria, para ser agradable, y con eso muchos de los problemas se verán disimulados”, afirmó el exvicecanciller brasileño Marcos de Azambuja.“No son hospitalarios” muchos de los cajeros automáticos con los que los visitantes se encuentran en los aeropuertos de las principales ciudades brasileñas.“

Problemas de lectura en la banda magnética” u “operación cancelada” son algunos de los mensajes que devuelven las máquinas expendedoras cuando no se utilizan tarjetas locales, lo que dificulta el acceso al dinero en metálico a quienes llegan del extranjero.“Tampoco es precisamente fluido el tráfico de ciudades como Río de Janeiro y San Pablo, donde millones de vehículos transitan por sus calles cada día.“Las colas de coches pueden llegar a medir más de 100 kilómetros en los días más pesados de tráfico a la salida y entrada de San Pablo, una megalópolis de 11 millones de habitantes, la más grande de Brasil.

“Tanto es así, que en los últimos tiempos aumentó a gran ritmo el negocio de los “helitaxis”, que trasladan por el aire, de azotea en azotea, a los que pueden permitirse pagar el servicio.“Río de Janeiro no es mucho mejor, pues la ciudad-balneario está encajada entre la playa y la montaña. El tráfico está muy complicado acá, especialmente por la mañana y por la tarde”, admitió Beto, un veterano taxista, que cree que la situación empeorará aún más durante las rondas definitivas del Mundial. Sí, porque habrá mucha gente en la ciudad. Se cerrarán muchas calles y se va a complicar mucho el tránsito. Si hay protestas, será todavía peor. Nadie logrará moverse”.