La Psic. Corina Roig analiza el fenómeno del alcohol y las drogas en los adolescentes

Cada vez más el tema del alcohol, drogas y conductas de riesgo son temáticas que trascienden a las franjas sociales.
“A veces los temas sin resolver, lleva al grupo adolescente a adoptar posturas menos deseadas y por ende, lejos de ser acertadas” – explicó la profesional.
El alcohol siempre existió.
Que los adolescentes tomen de más, siempre sucede. ¿Qué es lo que pasa?
Evidentemente, existe un mayor descontrol.
Se ven muchas publicidades en donde se explica que el cigarrillo es altamente perjudicial para la salud. “También se habla del nivel cero pero es una realidad utópica, pues si vamos a una fiesta reunión o acontecimiento, quién no toma algo para brindar” En realidad es una estrategia extrema para intentar evitar la alcoholización total.
“La droga, lamentablemente ha venido para instalarse, está en nuestra sociedad al alcance de los chicos; se trata de una adicción que los conduce a ingerir sustancias mucho más fuertes –aseguró Roig – no vemos espacios que se están abriendo y dando en la educación y en lo social para que los jóvenes puedan entender el daño que les causa la droga, sobre todo a nivel cerebral, destruye las neuronas.
– ¿Siempre el uso de drogas da muestras de la infelicidad del joven?.
– “Muchas veces se entra en ese terreno por curiosidad, para ver de qué se trata o porque alguien lo convida y si no prueba es dejado de lado. El tema está en la vulnerabilidad o fortaleza del adolescente ente la situación. Pienso que allí entran a jugar un rol trascendental los valores inculcados por la familia. A nivel de consultorio conozco chicos que nunca consumieron droga y tienen muy en claro que jamás la van a probar. Saben claramente que no quieren formar parte de ella, y que es la puerta de entrada a drogas más pesadas”. Existen grupos que ven a la droga como una forma de estar, de pertenencia de tener aceptación minorizando las consecuencias que ello implica. Algunos con herramientas y fuertes valores se mantienen al margen y son respetados.
El factor económico no incide demasiado, pues tampoco es inaccesible como en otros tiempos.
“Por otra parte la droga si, habla de un escapismo de que hay problemas detrás de ella… qué busco o de qué quiero evadirme mediante la adicción”. Ello lleva a que los jóvenes a causa del consumo pasen a vivir experiencias no gratas, de quedar abandonados en cualquier lugar, ser recogidos por la policía para ser atendidos en un centro médico asistencial… no obstante vuelven a consumir, porque es un hábito que se instauró en ellos”.
El tema de perder el interés por la vida está firmemente unido al fenómeno de la droga y de la mano van los siniestros de tránsito que cobra un alarmante número de vidas jóvenes.
¿Qué pasa con el suicidio, es pre – meditado?. No se pudo leer ni escuchar a tiempo, pese a que previamente va marcando indicios. Los jóvenes a veces no están conscientes que con la muerte no se juega, pues no se sale de ella…ir en su búsqueda es un mal innecesario.
Pero nos preguntamos. ¿Hay espacios para mostrarles que esa actitud no es buena y que realmente existen otras opciones de vida?”.
Gran parte del mundo adolescente ha cambiado la vida nocturna, por el día.
Suelen dormir hasta tarde, se alimentan mal, no toman sol ni hacen deportes; se vuelven noctámbulos.
Soluciones hay, de acuerdo a la mirada profesional. Lo importante es que sean aceptadas y que la gente asuma el compromiso, cada uno desde su lugar. Hay que hallar el modo de establecer los límites, organizar los horarios y concientizar a los jóvenes que la vida es el don más preciado.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...