La puesta en escena de Punto y Coma tendrá esta noche en el Harriague el toque de la primer mujer murguera del país

La puesta en escena de Punto y Coma tendrá esta noche en  el Harriague el toque  de la primer mujer murguera del país

Rosario Noriega y su transitar entre la murga y la parodia

La barra de la que formaba parte era murguera. Un día fue a mirar al ensayo de la murga “Vale Cuatro” y comenzó a tocar los platillos, “pero sin tener mucha idea”. Entonces, le dijeron “¿no te animás a tocar los platillos?” y sin titubear contestó “bueno, pero… ¿qué hago”, y uno de los integrantes de la murga le respondió, “fijate, escuchá”.
No hubo mucho más que decirle, Rosario Noriega tenía un oído especial para la música y de inmediato le agarró la mano. Sin embargo, apenas estuvo allí un par de semanas porque así, sin pensarlo mucho y de forma intempestiva y audaz como es ella, comenzó un día a tararear el repertorio de la murga. Como un Déjà vu, ser repitió la invitación “¿no te animás a cantar?”, y nuevamente esta joven extrovertida y sin empacho se volcó con todo su ímpetu en su nuevo rol.
Primero, la pusieron en las tercias y de inmediato le armaron un cuplé especialmente para ella. Fue “El cuplé del bichito del Sida” en un Parque Harriague repleto de gente en el año 1988; fue su estreno murguero y “una luz chiquitita, allá arriba, donde se armaba un quiosco” fue su guía y desde entonces, todos los años fue cupletera.
SUS INICIOS EN “VALE CUATRO”
Rosario Noriega, fue una pionera en el mundo de las murgas. Su espíritu audaz y decidido la llevó a incursionar desde joven en ese género, sin tener mucha conciencia del precedente que sentaba como mujer en un ámbito en aquel entonces, netamente masculino. Incluso, desde un diario capitalino vinieron hace algunos años a hacerle una entrevista porque se la considera la primer mujer en el país en formar parte de una murga.
Vivió su primer carnaval en la murga “Vale cuatro” del populoso Cerro de nuestra ciudad cuando pisaba el año 1988. Allí, fue cupletera hasta el año 1993 cuando esa murga se bajó de las tablas. Diez años después, reapareció en el carnaval, pero esta vez como fundadora de un grupo de parodistas, un género diferente y “más completo” que la murga, al decir de Noriega.
En parodistas “Contraseña” continuó hasta que la invitaron a colaborar con la puesta en escena de murga “Che” y finalmente, se vincula a Punto y Coma en 2017, para “tratar de dar una mano en la puesta en escena”, según afirma, porque no se considera “puestista”.
“Yo me dispuse a ir aprendiendo junto con la murga, en brindar lo que puedo y si me vienen con una idea la llevamos adelante y si rinde al ojo del espectador se sigue, soy muy abierta en ese sentido”, comentó a EL PUEBLO.
PRIMER MUJER MURGUERA
En lo que tiene que ver al rol de la mujer en la murga, señaló que si bien es considerada la primer mujer murguera en el país, “cuando esto se hace con amor y porque te gusta, no te das cuenta de lo que generás. Además, a mi nunca me hicieron sentir diferente, en aquel momento éramos un equipo y no sentía que por ser mujer iba a ser diferente. A veces llamaba la atención que hubiera una mujer pero nunca me dijeron ¡bajate de ahí!, ni nada de eso”, comentó.
Noriega, señaló también que actualmente hay varias mujeres participando en murga y ya no sorprende verlas en el escenario.
ENTRE LA MURGA Y LA PARODIA
Transitando entre la murga y la parodia, Noriega reconoce que este último género es más completo. “Tiene todo, canto, actuación y baile. En el grupo de parodistas hay más integrantes y lo que más se evalúa es la coreografía, la parodia. Después que empecé a ser parodista, si me invitaban a volver a cantar a la murga capaz que decía que no, porque creo que me gusta más. Es un género más complejo y te tiene que gustar para hacerlo”, comentó.
De la murga, le gusta todo, pero la parodia es “más completa”, reiteró. “Yo miro la reacción de la gente, si se ríe, si le gusta y entonces uno al ver eso se da cuenta si rindió, si gustó lo que uno hizo”, agregó.
CON LAS MURGAS DE MONTEVIDEO “HAY UN ABISMO”
Noriega, también se refirió a la murga actual y señaló que antes había “más compromiso, más ganas”. A su parecer, las murgas que tienen más “gurisada” tienen más ganas, pero “son gurises” y “las murgas viejas ya no están como antes, no sé qué pasó, me parece que se mantienen y les cuesta salir del estereotipo”. Asimismo, marcó las diferencias entre las murgas de Salto y Montevideo con quienes hay a su entender “un abismo”, sobre todo a nivel económico, precisó.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...