La Reina del Carnaval Salteño 2015 estudia medicina en Montevideo

Su belleza, simpatía  y sencillez, son admirables. Con sus 19 años, se siente orgullosa y feliz de estar comprometida con  la corona de un Carnaval, que transita con mucha expectativa en cuanto a sus próximos desfiles.
Romina Soledad Alfonso Ferreira Fue electa Reina del Carnaval salteño 2015, entre treinta hermosas chicas desde el principio, sin hacérsele fácil, según su palabra, lograr llegar hasta el final.
Es estudiante de medicina en Montevideo y uno de sus placeres, es  visitar a su familia, hermanas: Caterine y Luana y a sus amigos en Salto.
En entrevista con El Pueblo, habló sobre sus proyectos y sus disfrutes, de esta manera:
¿De dónde nace esta iniciativa de presentarte en el certamen?
Me había presentado el año pasado y salí electa segunda princesa.
Con la idea de poder crecer, es que me presenté este año, con todo el apoyo además de la familia, principalmente el de los abuelos, que siempre están al pie del cañón.
¿Qué significó para ti, salir electa reina?
Es muy importante para mí, ya que durante la presentación del año pasado, era mi primera experiencia. Obtuve otras cosas hermosas, como fueron la presentación en un certamen en Montevideo, en Salto y otro en Chapicuy, pero no es lo mismo llegar a ser  la soberana.
Lo veo todo de diferente manera.
¿En qué se basa el certamen?
Pienso firmemente que se basa en cambiar la alegría de la gente.
En que nos vean a nosotras muy bien, no solo en lo físico, sino tambien en la actitud que podamos llegar a tener.
Aunque no sea en el primer desfile que participo, los nervios juegan un papel fundamental.
Además, sin conocer a nadie del jurado. La gente, algunos te aplauden y alientan y otras personas no.
Entonces uno sale a la pasarela, con unas cuantas emociones desencontradas.
¿Cómo fue  la preselección del certamen?
Se presentaron treinta chicas, en diciembre y comenzaron a seleccionarlas por belleza y actitud.
Yo me enteré casi en los últimos días, llamándola a Adriana Bentancor, la propietaria de Glamour, quien me hace la conexión para contactarme con Eventos, y luego lo hice con Evangelina Lechini.
Los últimos días fueron en la semana anterior donde estuvimos a full, con ensayos y toda la preparación.
¿Cómo te sentiste en el momento de tu elección?
Fue esa felicidad, que pocas veces sentís. Cuando nace un hermano, o le pasa algo positivo a papá en el trabajo.
Pero por el hecho de ser algo de uno mismo, entonces, se siente orgullo.
Por otro lado estaba ese temor de no llegar, por el hecho de que había dieciséis chicas finalistas, muy lindas y con condiciones. Entre ellas, una compañera y la reina anterior.
¡Fue emocionante!
Uno se presenta para salir electa, pero a la vez, no espera que le pase eso de repente y cuando dijeron mi nombre, sentí una enorme emoción, que no sabía ni qué decir.
Después vienen las felicitaciones, como la primera, que fue la de Víctor Hugo, y reconforta mucho.
Sabía que además, contaba con todo el apoyo de la familia y de mi novio Ruben.
¿Te hizo sentir cómoda la vestimenta?
La primera pasada fue en trajes de baño, en vestidos formales y por ultimo en traje de carnaval.
En cuanto a los trajes de baño, eran nuestros, fue por comodidad que lo decidimos así. Al igual que los zapatos.
Los vestidos de fiesta, siempre fantásticos de Glamour, los vestimos por medio de la colaboración de mi amiga personal Adriana Bentancor. Es un placer trabajar con Adriana, ya que su empresa es reconocida por la excelencia de su taller de alta costura y ella está siempre dispuesta a apoyarnos.
Me siento una privilegiada de caminar en pasarela con sus vestidos en otros desfiles también. Para lucirnos con ellos y mostrarle a la gente que todavía no la ha visitado, como pasó en la Playa del Lago,  que Glamour, tiene vestidos en todos los talles.
Y en vestimenta  de carnaval, tomé la iniciativa de reformarlo yo, ya que el traje era regalo de Cándida, a la cual tengo mucho que agradecer, era sumamente holgado para mí, y no nos dejaban exhibir plumas.
¿Con qué disfrutas?
Bailo desde los dos años, ballet y Jazz, con Roxana López.
Solo  me falta una clase para recibirme de profesora, ya que resido en Montevideo y tendríamos que combinar por sus actividades.
Me gusta estudiar. Actualmente curso la carrera de medicina, en Montevideo y es una meta   con mucho sacrificio la que me propuse, dejando la compañía de mi familia, compañeros y amigos aquí.
Vine solamente a pasar el fin de año y competir. Me gusta además, bailar bachata con mi novio y estar con mi familia.
¿Te presentarías a un certamen a nivel nacional?
Sí, aunque sé que la exigencia es mucho mayor, pero reconozco que sería una gran oportunidad. Un placer poder llegar allí.
¿Qué significa el carnaval para ti?
Este año, se vio mucha gente y con mucha alegría.
Para mi más que alegría, es ver el disfrute de la gente.
Es conmoción, brinda felicidad y podemos transmitir todo lo bueno que tenemos dentro.
Es muy lindo recorrer todo el camino del desfile en mi carroza, viendo a la gente entusiasmada y principalmente a los niños, tirándome besos y saludándonos.
¡Es realmente emocionante!
Mary Olivera.

Su belleza, simpatía  y sencillez, son admirables. Con sus 19 años, se siente orgullosa y feliz de estar comprometida con  la corona de un Carnaval, que transita con mucha expectativa en cuanto a sus próximos desfiles.

Romina Soledad Alfonso Ferreira Fue electa Reina del Carnaval salteño 2015, entre treinta hermosas chicas desde el principio, sin hacérsele fácil, según su palabra, lograr llegar hasta el final.

Es estudiante de medicina en Montevideo y uno de sus placeres, es  visitar a su familia, hermanas: Caterine y Luana y a sus amigos en Salto.

En entrevista con El Pueblo, habló sobre sus proyectos y sus disfrutes, de esta manera:

¿De dónde nace esta iniciativa de presentarte en el certamen?

Me había presentado el año pasado y salí electa segunda princesa.25 1 15 013

Con la idea de poder crecer, es que me presenté este año, con todo el apoyo además de la familia, principalmente el de los abuelos, que siempre están al pie del cañón.

¿Qué significó para ti, salir electa reina?

Es muy importante para mí, ya que durante la presentación del año pasado, era mi primera experiencia. Obtuve otras cosas hermosas, como fueron la presentación en un certamen en Montevideo, en Salto y otro en Chapicuy, pero no es lo mismo llegar a ser  la soberana.

Lo veo todo de diferente manera.

¿En qué se basa el certamen?

Pienso firmemente que se basa en cambiar la alegría de la gente.

En que nos vean a nosotras muy bien, no solo en lo físico, sino tambien en la actitud que podamos llegar a tener.

Aunque no sea en el primer desfile que participo, los nervios juegan un papel fundamental.

Además, sin conocer a nadie del jurado. La gente, algunos te aplauden y alientan y otras personas no.

Entonces uno sale a la pasarela, con unas cuantas emociones desencontradas.

¿Cómo fue  la preselección del certamen?

Se presentaron treinta chicas, en diciembre y comenzaron a seleccionarlas por belleza y actitud.

Yo me enteré casi en los últimos días, llamándola a Adriana Bentancor, la propietaria de Glamour, quien me hace la conexión para contactarme con Eventos, y luego lo hice con Evangelina Lechini.

Los últimos días fueron en la semana anterior donde estuvimos a full, con ensayos y toda la preparación.

¿Cómo te sentiste en el momento de tu elección?

Fue esa felicidad, que pocas veces sentís. Cuando nace un hermano, o le pasa algo positivo a papá en el trabajo.

Pero por el hecho de ser algo de uno mismo, entonces, se siente orgullo.

Por otro lado estaba ese temor de no llegar, por el hecho de que había dieciséis chicas finalistas, muy lindas y con condiciones. Entre ellas, una compañera y la reina anterior.

¡Fue emocionante!

Uno se presenta para salir electa, pero a la vez, no espera que le pase eso de repente y cuando dijeron mi nombre, sentí una enorme emoción, que no sabía ni qué decir.

Después vienen las felicitaciones, como la primera, que fue la de Víctor Hugo, y reconforta mucho.

Sabía que además, contaba con todo el apoyo de la familia y de mi novio Ruben.

¿Te hizo sentir cómoda la vestimenta?

La primera pasada fue en trajes de baño, en vestidos formales y por ultimo en traje de carnaval.

En cuanto a los trajes de baño, eran nuestros, fue por comodidad que lo decidimos así. Al igual que los zapatos.

Los vestidos de fiesta, siempre fantásticos de Glamour, los vestimos por medio de la colaboración de mi amiga personal Adriana Bentancor. Es un placer trabajar con Adriana, ya que su empresa es reconocida por la excelencia de su taller de alta costura y ella está siempre dispuesta a apoyarnos.

Me siento una privilegiada de caminar en pasarela con sus vestidos en otros desfiles también. Para lucirnos con ellos y mostrarle a la gente que todavía no la ha visitado, como pasó en la Playa del Lago,  que Glamour, tiene vestidos en todos los talles.

Y en vestimenta  de carnaval, tomé la iniciativa de reformarlo yo, ya que el traje era regalo de Cándida, a la cual tengo mucho que agradecer, era sumamente holgado para mí, y no nos dejaban exhibir plumas.

¿Con qué disfrutas?

Bailo desde los dos años, ballet y Jazz, con Roxana López.

Solo  me falta una clase para recibirme de profesora, ya que resido en Montevideo y tendríamos que combinar por sus actividades.

Me gusta estudiar. Actualmente curso la carrera de medicina, en Montevideo y es una meta   con mucho sacrificio la que me propuse, dejando la compañía de mi familia, compañeros y amigos aquí.

Vine solamente a pasar el fin de año y competir. Me gusta además, bailar bachata con mi novio y estar con mi familia.

¿Te presentarías a un certamen a nivel nacional?

Sí, aunque sé que la exigencia es mucho mayor, pero reconozco que sería una gran oportunidad. Un placer poder llegar allí.

¿Qué significa el carnaval para ti?

Este año, se vio mucha gente y con mucha alegría.

Para mi más que alegría, es ver el disfrute de la gente.

Es conmoción, brinda felicidad y podemos transmitir todo lo bueno que tenemos dentro.

Es muy lindo recorrer todo el camino del desfile en mi carroza, viendo a la gente entusiasmada y principalmente a los niños, tirándome besos y saludándonos.

¡Es realmente emocionante!

Mary Olivera.