La Tablada se levanta contra la droga que está matando a sus hijos

La Tablada se levanta contra la droga que está matando a sus hijos

«La Policía sabe quienes venden la droga en el barrio …» afirman

Porque no quiero que la muerte de mi hijo sea en vano, sino que sirva para algo…”, mi hijo se suicidó destruido por la droga y porque no quería seguir robándole a nadie”, fue uno de los patéticos testimonios escuchados anoche en la reunión de vecinos de La Tablada, realizada en el Club de Niños y donde cerca de 80 vecinos, desde abuelos a niños concurrieron angustiados por el problema de las drogas, pero también mostrando una gran entereza para dar inicio a un movimiento de rechazo frontal a los vendedores de drogas que proliferan en este barrio como prácticamente en todos los barrios de Salto.
Varios de los vecinos presentes formularon acusaciones concretas a la Policía y a la Justicia, debido a que consideran que no hacen nada para detener una realidad que conocen muy bien “la policía sabe perfectamente quienes son los vendedores”, expresaron.
Uno de los convocantes a la reunión, manifestó asimismo que primero el juez le pidió que juntara firmas en el barrio para impulsar una acción concreta contra las bocas de pasta base que todos saben y conocen, pero la Justicia les dice que necesita denuncias concretas.
Después que juntamos firmas, se nos dijo que mejor hiciéramos una reunión, de estas, que estamos haciendo hoy y nos juntáramos para llevar adelante la lucha, dijo el mismo padre de familia que añadió que le exigió a su segundo hijo -actualmente preso – delante del féretro del que se suicidó, que dejara de consumir, porque si no iba a terminar igual. Me lo juró, pero no estoy seguro que funcione… fue la reflexión de este vecino.
Otro de los presentes, junto a su esposa, admitió que tuvo que expulsar a su hijo consumidor de su casa, con el dolor que esto supone, porque llegó al extremo que era él o nosotros y esperaba que nosotros nos durmiéramos para ingresar por el muro y dormía junto a la perra. Tenía más mal olor él que la perra. A este grado llegan, dijo el hombre que participaba de la reunión de los vecinos.
No faltó quien ofuscado y escéptico de las posibilidades de éxito de este nucleamiento de vecinos se retiró, entendiendo que eran esfuerzos estériles, aunque dijo “yo seguire peleando como sea por mi hijo hoy preso por consumidor y por haber robado y vendido varias cosas, que se sabe quien se la compró, pero a la policía ni a la Justicia no le interesa esto…”.
En definitiva los vecinos, junto a otros presentes, representantes de la Iglesia Católica y el diputado Andres Lima, delinearon acciones futuras, que apuntan a convocar a vecinos de otros barrios y a otras fuerzas vivas para dar forma a una marcha u otro tipo de movilización contra “el terrible cáncer” que les está matando o malogrando al menos a la mayoría de sus jóvenes y niños.
Junto a los vecinos convocantes estuvo la asistente social Dora Paiva y otros integrantes de la comisión vecinal, aunque la presidente de dicha comisión, ausente en la reunión fue también blanco de las acusaciones.
En suma, los vecinos mostraron una gran entereza y decisión para seguir adelante, para enfrentar a la droga, aunque tienen claro que gran parte del problema radica en que muchos de los involucrados en el tema son poderosos y de alguna manera ofician como pantallas protectoras para que la droga siga adelante.
A pesar de esta situación, están dispuestos a seguir adelante, porque varios de los participantes tienen hijos en la cárcel “por culpa de la maldita droga” y “no quieren tener que ir a descolgarlos, como les ha pasado ya a más de uno…