La Universidad Católica entregó computadoras portátiles a alumnos de Ingeniería y Tecnología

En presencia del Ingeniero Omar Paganini, decano de la Facultad de Ingeniería y Tecnología de la Universidad Católica del Uruguay “Dámaso Antonio Larrañaga” (UCUDAL) fueron entregadas el pasado viernes, a cada uno de los alumnos que cursan el primer año de la carrera de Ingeniería en Informática en Salto, computadoras personales para su utilización durante el tiempo de estudios.
El Director de la Sede Litoral de la UCUDAL, Ing. Agr. Luis Bisio, manifestó que este es “un hecho histórico a nivel de nuestra región. Es la  primera vez que se está entregando este material a los estudiantes a nivel universitario”. Este tipo de acciones es “una obligación de una universidad que quiere mantener una academia a nivel regional igual que en cualquier lugar del país y del mundo. No es el final de una etapa sino el inicio de algo que se nos viene con mucho entusiasmo y ganas tanto para estudiantes como para docentes”. Estuvieron también presentes en el acto de entrega los docentes locales Gonzalo de Soto, Ana María Silva y Mariana Pizzarossa.
EL USO DE LA
COMPUTADORA
EN EL AULA
El decano se dirigió a los estudiantes expresando su conformidad con el grupo que se formó, y mencionó que “para el desarrollo y estudio de esta carrera la posibilidad de contar con herramientas acordes para el trabajo en el aula o en la casa cambia bastante el aprovechamiento y el aprendizaje; ya que éstas máquinas tienen todo lo que ustedes necesitan para desarrollar todas las materias técnicas”. El equipo que se les entregó a los 22 estudiantes, al decir del docente, es “potente, con capacidad de memoria, de procesamiento y con el software que lo acompaña para que pueda ser usado en clase sin restricciones”. Según sus manifestaciones desde el año 2000 en la UCUDAL se hace este tipo de entregas a los estudiantes de Informática. Dicha máquina tiene instalado todo  el software que se usa para aprender ya que la Universidad tiene convenios con los principales proveedores (plataformas Microsoft, software abierto, IBM, SAN) y se utilizan en los cursos de programación. “Nuestro concepto es el uso integrado de la computadora en el aula”. Cada estudiante firmó un contrato de comodato (préstamo de uso), por el que después de cierto plazo los equipos se tienen que devolver. “Considérenlo propio, cuídenlo como propio, y aprovéchenlo con el máximo cuidado”, dijo el Ingeniero, ya que cualquier daño es responsabilidad de los usuarios.
SOBRE LA CARRERA
DICTADA EN SALTO
Consultado por EL PUEBLO el decano manifestó que está muy conforme con el desarrollo de los cursos, donde no se han presentado inconvenientes. En la carrera hay estudiantes no solo de Salto, sino de la región,  provenientes de Artigas y Paysandú. Esta carrera de Ingeniería en Informática es la misma que se dicta en Montevideo y todos los docentes del primer año son de la región, “no hay ninguno que viaje de Montevideo”.
La carrera tiene 5 años de duración, de los cuales en Salto se pueden cursar los primeros dos años. “Se está apuntando a desarrollar el tercer año que termina con una entrega de un título intermedio (analista en Informática) pero eso es un proceso que se irá viendo”.
Respecto de la salida laboral de los egresados, el Ing. Paganini expresó que “bastante antes de terminar la carrera ya están trabajando en lo suyo; incluso nos quejamos de que empiezan a trabajar demasiado pronto, y la carrera se les complica o alarga”. Además en este rubro es bastante fácil el autoempleo o conformar una pequeña empresa y vender servicios y desarrollar software. La política de la UCUDAL es ir abriendo carreras de grado en Salto y en Maldonado. El caso de otras carreras de la Facultad, como la de Ingeniería Electrónica, en Telecomunicaciones y en Sistemas Eléctricos de Potencia, o la Ingeniería Industrial, requieren más inversión en laboratorio y más equipamiento, por lo que lleva más tiempo tomar la decisión de instalarse en Salto.
La UCUDAL pertenece a la Conferencia Episcopal del Uruguay, su gestión ha sido confiada a la Compañía de Jesús, y está instalada en Salto (sede Litoral Norte) desde hace varios años.