La violencia de género está ligada al origen familiar y a cómo las madres se muestran ante sus hijos como mujer

La depresión como elemento característico del agresor, según la Psic. Adriana Savio

La violencia de género está muy ligada al origen familiar, a las pautas de crianza, a “cómo las madres se mostraron ante sus hijos como figura de mujer, qué conceptos les transmitieron al respecto”, comentó a EL PUEBLO, la Psicóloga Forense., Adriana Savio Corvino, Directora del Instituto de Criminología y Psicología Forense del Uruguay (ICPFU).
La especialista analizó las características principales de los agresores en la violencia de género y aseguró que la impulsividad, la violencia misma, los prejuicios, la forma en la que fue criada la persona, junto a características asociadas a la depresión (como la tristeza, la pérdida de objetivos frente a la vida, el no saber hacia dónde van), “hace que esos sujetos crean que la forma de resolver los problemas es a través de la violencia extrema, abusando o maltratando a otras personas”, señaló la profesional sobre el tema.
La Psicóloga Forense Adriana Savio Corvino, Directora del Instituto de Criminología y Psicología Forense del Uruguay (ICPFU), se encuentra en nuestra ciudad para intervenir en diferentes casos judiciales del departamento y por este motivo, mantuvo contacto con EL PUEBLO, para difundir la actividad de investigación del Instituto en el cual se desempeña.Psicóloga Forense Adriana Savio
En la planificación de su agenda, hay giras por el interior del país y Savio aprovechó su llegada al departamento para informar a la población sobre temas de gran trascendencia como el abuso sexual infantil, lo que tiene que ver con violencia doméstica y de género, el registro único de agresores y otros temas relacionados a la investigación del delito de femicidio.
UNA MAYOR COMUNICACIÓN CON EL ENTORNO
Para Savio “los uruguayos somos muy vergonzosos para hablar sobre temas como el femicidio, crímenes de odio, que están vinculados al secreto familiar. Uno se pregunta ¿por qué se está complejizando cada vez más este tipo de situaciones de violencia de género? Y entonces, se analiza que hay que comenzar a trabajar con más ahínco desde lo cotidiano, en nuestro comportamiento y nuestra conducta para empezar a prevenir desde ahí”.
Sobre estos aspectos a trabajar, la psicóloga señaló como importante la comunicación con el entorno, con la comunidad de amigos o vecinos, para saber más lo que pasa adentro de los hogares y comunicar más este tipo de fenómenos. Además, las instituciones tendrían que ser más receptivas en este tipo de casos y sensibilizarnos más, “pero todavía falta mucho”, aseguró.
CARENCIA DE CONTROLES PSICOLÓGICOS
“Los perfiles criminales nos devuelven cómo podemos trabajar con determinados sujetos y qué hacer o no hacer con ellos, qué controlar y qué no. Cuando me enteré lo sucedido en Salto (por el femicidio y el homicidio del policía que custodiaba a la mujer el pasado jueves 8 en barrio Umpierre), me preguntaba ¿qué tipo de controles habrá tenido este hombre a nivel psicológico o médico? Quizás no iba a controlarse y entonces se podrían haber alertado aspectos psicológicos como la depresión, la ira, la impulsividad, que son importante analizar, sobre todo para prevenir”, comentó Savio. La especialista, señaló que la población toda debe comprender el fenómeno de la violencia de género desde otro lugar, porque “no alcanza con que se conozcan indicadores, hay que empezar a trabajar más desde otro lugar”, comentó.
EL ELEMENTO DEPRESIVO EN EL AGRESOR
Con respecto a los elementos que se presentan en los perfiles de las personas agresivas o violentas que llegan a ser victimarios en situaciones de violencia doméstica y de género, Savio señaló que los casos son muy particulares. Sin embargo, dijo que últimamente le está llamando la atención en este tipo de casos, el elemento depresivo.
“El elemento depresivo en las personas no las hace para nada pacíficas, lo que pasa en este tipo de pacientes es que no exponen para afuera lo que les pasa, la depresión, la angustia, la soledad, el no comunicarse con el afuera y el aislamiento del entorno ayudan o contribuyen a que ese tipo de personas al estar en contacto con un arma de fuego u otro objeto de estas características puedan arremeter por ejemplo contra la víctima, a quien responsabilizan de su situación”, puntualizó la psicóloga.
“LOS PREJUICIOS, LA FORMA EN LA QUE FUECRIADA LA PERSONA”
“Yo creo que el elemento depresivo no se analiza en este tipo de casos y para mí es algo contundente. Si uno estudia los varones que tienen este tipo de comportamiento, generalmente tienen en su historia algo que les sucedió y que tiene que ver con la tristeza, la pérdida de objetivos frente a la vida, el no saber hacia dónde van. Todo esto, unido a otros elementos como la impulsividad, la violencia misma, los prejuicios, la forma en la que fue criada la persona, hace que esos sujetos crean que la forma de resolver los problemas es a través de la violencia extrema, abusando o maltratando a otras personas. Ese tipo de sujetos habría que comenzar a tratarlos desde que comienzan a ejercer violencia psicológica hacia sus víctimas que es donde comienza el proceso violento. Pero en esto está muy ligado el origen familiar, las pautas de crianza, ¿cómo las madres se mostraron antes sus hijos como figura de mujer, qué conceptos les transmitieron al respecto? Es una cadena que empezamos a enlazar y que es importante tener en cuenta en las generaciones que vienen. No es una cuestión de machismo o feminismo, es una cuestión de derechos humanos”, precisó Savio.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...