La violencia doméstica y los niños en la calle también entre las preocupaciones cotidianas

Villa Constitución, por Catalina Trinidad.  La Asistente Social,  Graciela Baldassari también fue consultada recientemente sobre el tema de la violencia doméstica a nivel local.
– ¿Hay violencia doméstica en Constitución?.
– Personalmente, creo que si, y eso es un tema que a pesar de los programas que tenemos, aún cuesta mucho por parte de la persona que vive esa   situación de violencia, tomar una decisión. Teniendo en cuenta que, cuando hablamos de violencia doméstica, esta tiene muchas aristas, porque puede ser física,  psicológica y sexual. No importa cual sea la que se padezca, es un atentado a los derechos humanos, ya que hay una limitación de los mismos.
¿Cómo y de qué manera se puede ayudar para que estas situaciones no queden cobijadas en el silencio?.
En primer lugar, para recibir ayuda, la persona debe reconocer que tiene un problema, después debe buscar apoyo. Nosotros por  ley, no podemos obligar a nadie a denunciar, es un problema de la sociedad, problema que  siempre existió, sucede que actualmente se hace más visible.
Estos inconvenientes no tienen una sola mirada, una manera de abordarlos es de forma interdisciplinaria. Cabe destacar que no es un problema de pobres, pasa por  todos los estratos sociales. Muchas veces, se da que “revictimizamos” a la otra persona diciéndole “a dónde vas a ir”, “es tu marido, el que elegiste” y de esta manera no estamos ayudando a la persona, cuando lo que tenemos que hacer es que pueda romper con el silencio, pero para eso debemos prestar oído limpio de prejuicios y saber derivar.
Actualmente, en Salto hay una oficina de “servicio especializado de atención a mujeres en situación de violencia doméstica” que está ubicada en Diego Lamas 396, con  atención al público de lunes a viernes, de 14 a 18 horas, los jueves es de 9 a 11, el número para comunicarse es 098161471.
Esta oficina cuenta con asesoramiento técnico a cargo de un abogado, que acompaña el proceso jurídico, un procurador, una psicóloga y una trabajadora social. Es un equipo estable que viene desarrollando un trabajo en red, les comunicamos que no duden llamar, van a encontrar la ayuda que necesitan.
– ¿Qué hacemos con los jóvenes que andan hasta altas horas de la noche alcoholizados?.
– Hay un decaimiento de los principios éticos-sociales, este trastorno se caracteriza por un vivo malestar de todas las clases de la sociedad y generación de antagonismos entre las mismas. Muchos jóvenes viven  problemas afectivos que se desencadenan en adicciones, como el alcohol.
Debemos prestar atención a nuestros hijos, escucharlos, apostar a la educación de los  mismos, ya que hay una necesidad de reconocerse en continua capacitación y formación.
– La violencia que origina grescas, los jóvenes en un espectáculo bailable, ¿es originada por el alcohol o arranca en el hogar?.
– Cabe destacar que,  la disminución en el promedio de los ingresos ha llevado  a la mujer a incorporase en el mercado de trabajo, dando soluciones e independencia a la misma, pero en algunos casos aumentó la complejidad en el hogar, hijos solos mucho tiempo, que desertan del sistema educativo, que no adquieren la formación necesaria para su edad, como resultado se dan conductas desajustadas, estos jóvenes  reclaman atención. Por tanto, una de las salidas son las adicciones como el alcohol,  adquiriendo  una doble fachada, que altera con violencia, golpes, que como vemos puede ser multidimensional.
OTRA OPINION
AUTORIZADA
También creímos necesario
buscar la opinión de la maes-
tra María del Verdún Moroni
quien está permanentemente en contacto con niños de nuestra zona además de ser como aquellas maestras “de antes” que se interesan de todo lo que rodea al niño, su tarea como maestra no termina en las cuatro horas de clase si no que continua fuera del centro del centro escolar.
– ¿De qué manera ves la violencia?
– El tema de la violencia tiene múltiples aristas y como todo tema complejo debe ser abordado de todos los puntos de vistas que pueden aportar todas las disciplinas que trabajan con seres humanos. Desde el punto de vista social es indudable que las condiciones que viven muchas personas constituyen una forma de violencia que ellas sufren y luego se encargan de manifestar en forma violenta a la propia sociedad que entonces la condena por su mal estar. Me refiero a las condiciones económicas que hacen  que muchos compatriotas vivan por debajo de la línea de pobreza en condiciones verdaderamente indignas para el desarrollo de un ser humano, eso es una forma de violencia y quienes la sufren muchas veces ( no siempre) luego manifiestan conductas violentas hacia el resto de la sociedad cometiendo delitos de diversa índole. Obviamente no estamos defendiendo de ninguna forma los actos delictivos, si no reflexionando sobre algunas de sus posibles causas.
-Otras formas de violencias?.
– A diario vemos otras formas de violencia a veces más sutiles pero más cotidianas e igualmente terribles: la violencia que se vive al interior de las familias, la llamada violencia doméstica, en las escuelas lo vemos frecuentemente y es un tema muy difícil de abordar sobre todo por que los niños que se crían en un ambiente hostil aprenden que es una forma válida de relacionarse y luego cuando son mayores reproducen con sus propios hijos estas situaciones.