La visión de un salteño desde Ámsterdam

Con evidentes rasgos de poesía, como algo propio e inevitable de quien se dedica incesantemente a ella, nos llegan estas palabras del escritor salteño Jorge Menoni, oriundo del barrio Baltasar Brum y radicado en Ámsterdam, Holanda, desde hace más de cuarenta años:JORGE MENONI
«…de pronto nos invadió el silencio. Comenzó lentamente a surgir de las calles vacías, de los comercios, de bares y de las escuelas cerradas. Se coló dentro de los parques donde ocasionalmente muy poquitos paseaban. Se miró en el espejo del agua de los canales, se recostó a tomar aliento junto a cientos de bicicletas estacionadas y se cruzó con algunos autos que pasaban y los trenes semi vacíos.
Por unas horas que serán 3 semanas o quizás muchas más, el silencio comenzó a cruzar fronteras a pesar de estar cerradas y en estos últimos días invadió todo el planeta. El silencio comenzó a respirar, el silencio se hizo transparente, se transformó en aire limpio y las ciudades y los pueblos y la montaña y el océano también comenzaron a respirar. Y pudimos ver a muchas ciudades sin polución y el silencio podía verse a varios kilómetros de distancia sin que las grandes fábricas y los aviones las perturbaran. Como desde los tiempos lejanos la naturaleza respira mientras el ser humano padece las secuelas del virus y se defiende. Quizás el silencio nos sirva para reflexionar, para mancomunarnos, para evitar la locura de estos tiempos modernos.
Quizás el silencio que sentí hoy cuando fui a abastecerme al almacén de lo necesario de cada día y no más, me abre una pequeña esperanza de que ese silencio comience a enseñarnos a pensar en un mundo para todos sin distinción que paso a paso debemos construir…».