La votación de la Junta contra los acuerdos con ADEOMS pondría en riesgo la paz sindical acordada con Andrés Lima

Tras los incidentes del pasado miércoles en la Junta Departamental, donde el edil del Frente Amplio, Gabriel Duarte y el legislador escindido de la izquierda y declarado “independiente” Martín Pertusatti (electo por la Agrupación Humanista Armando Aguirre, Lista 888 que lidera el intendente Andrés Lima), casi se tomaron a golpes de puño, uno por defender el proyecto de complementación presupuestaria que envió el ejecutivo comunal a la Junta y el otro por votar en contra junto al Partido Colorado, ahora vienen las explicaciones de cada uno.
Pero más allá de eso los perdedores en esta instancia fueron los funcionarios municipales, que por el nuevo bloque opositor que se conformó y que supera a los ediles del partido de gobierno y a los del Partido Nacional juntos, se quedaron sin los beneficios que tanto habían negociado entre el intendente de Salto, Andrés Lima y el sindicato del ramo, ADEOMS.
El hecho aún no cobró su justa dimensión, pero cuando lo haga traerá cola para los dos bandos. Uno de ellos es que el intendente confirmó en esta votación tan importante, que definitivamente tiene un bloque opositor tremendo en el deliberativo comunal y que el mismo podrá perpetuarse hasta el resto del período. Esa nueva mayoría es la que le va a presentar dolores de cabeza de distinta índole al intendente y le medirá su capacidad de diálogo y de negociación con ellos, con quienes deberá sentarse a la mesa cada vez que pretenda que algo tenga andamiento en la Junta Departamental. Esta vez, las autoridades comunales están contra la pared.
CONTROL
Mientras tanto, el Partido Colorado sigue actuando con el ánimo de mantener el control de la corporación y con ello desde ese seno apunta a demostrar las contradicciones que pueda llegar a tener esta administración. Y con acuerdos permanentes suma los votos en todos los aspectos hasta en este controvertido tema en contra del aumento de los trabajadores, de los ediles escindidos. Por el momento, ADEOMS no abrió la boca y analiza paciente, la situación. El espectáculo brindado en la Junta el miércoles no ayudó de nada, porque hubo cruce de acusaciones de sobra que dejaron una vez más a los interesados, de rehén de las malas decisiones que puedan llegar a tomarse en la ciudad, y por el contrario la cosa sigue con dificultades, el Frente Amplio no cuenta con la mayoría y tiene las manos atadas. Esta mañana harán una conferencia de prensa para dar a conocer su versión de los hechos pero saben que no pueden decir mucho. “La situación genera que los avances que se habían logrado con ADEOMS están en riesgo e incluso esa “paz sindical” que se había comprado con el gremio también”, dijeron a EL PUEBLO fuentes de ADEOMS que están en la línea opositora a la actual conducción del gobierno. Y señalaron que en parte eso es lo que más le preocupa al gobierno, que tras meses de negociación con el sindicato del sector todos sus logros, frutos de esas conversaciones que se plasmaron en un convenio colectivo terminaron echándose por tierra. “Tienen miedo de que ahora sí, el sindicato ponga jugadores que dominen el partido sin armar tanto relajo y como no consiguieron nada bueno por lo de la Junta, se le pongan de punta al intendente y hay que acordarse que ahora vienen las elecciones y ADEOMS quiere ser protagonista”, declararon las fuentes.