Las autoridades de ANCAP se trasladaron a Salto ayer para dar visto bueno a exploraciones sísmicas buscando petróleo

Las autoridades de ANCAP se trasladaron a Salto ayer para dar visto bueno a exploraciones sísmicas buscando petróleo
Ante el inminente comienzo de las exploraciones sísmicas en nuestro departamento por parte de una empresa extranjera asociada con ANCAP y luego que la maquinaria pudiera llegar a Salto, para seguir viaje rumbo a Pepe Núñez, donde continuará con la prospección petrolera para la exploración de hidrocarburos, Héctor de Santa Ana, Doctor en Geología y Geociencias, gerente de exploración de ANCAP,  que está a cargo de todos los programas exploratorios de petróleo en el país, llegó ayer hasta San Antonio, junto al presidente de ANCAP José Coya, para tomar contacto con la maquinaria que realizará las exploraciones.
“Para nosotros este es un momento importante, un hito interesante, porque si bien hace 5 o 6 años que estamos trabajando en una actividad continua dentro del departamento de Salto, y también en Tacuarembó y Paysandú, con una tarea básicamente de estudios y de reconocimientos geológicos, hoy (por ayer) empezamos con la exploración propiamente dicha, con estos equipos”, dijo a los medios que se trasladaron hasta el lugar.
Continuó diciendo que “el objetivo es saber qué hay debajo del suelo, el estudio del subsuelo es una de las misiones por ley de ANCAP, para saber cuál es su potencial, dónde puede haber zonas de interés exploratorio y en ese sentido este equipamiento (los camiones que vinieron de Argentina) se enmarca dentro de las obligaciones exploratorias que tiene una de las empresas que está trabajando y que da lugar al inicio de esta actividad después de 30 años, instancia en la que estuve a cargo de este proyecto que empezó en Salto, muy cerca de acá (con el Pozo Daymán)”, dijo De Santa Ana.
Señaló que en todo este tiempo “estuvimos trabajando con pozos de estudio para ver si teníamos rocas generadoras y rocas almacenes, es decir, rocas donde el petróleo se pueda acumular y desde donde el petróleo se puede generar o incluso migrar.
“Eso lo confirmamos y por lo tanto para hoy fue otro hito importante de la exploración para nosotros, ahora lo que tenemos que definir con esto es si hay trampas, porque no teníamos formas en todas esas primeras fases de estudio, hoy con estas tecnologías, tenemos la posibilidad de ver la conformación del terreno y las estructuras de las zonas donde pueda haber una trampa donde el petróleo se pudo haber acumulado en concentraciones tales que pueda dar lugar a rentabilidades apreciables”, sentenció.
Según dijo el técnico de ANCAP esto no se trata solamente de encontrar petróleo sino también de “encontrarlo en condiciones económicamente desarrollables, que en el caso que se diera de forma contraria, quedarán como reservas estratégicas, como parte del conocimiento del país y serán desarrollables en el momento que el petróleo tenga un valor diferente para los mercados”, aseguró.
PETRÓLEO
Por su parte, De Santa Ana manifestó que “seguimos insistiendo que todos los estudios nos conducen a pensar que el área en particular de Salto y parte de Artigas tienen perspectivas de localizar más que gas, petróleo, y además apuntamos a petróleo con entrampamientos convencionales. No pensamos en grandes acumulaciones ni en grandes producciones, pero estamos orientando la exploración a hidrocarburos convencionales, es decir nada que pueda generar enormes estimulaciones, porque entre otras cosas, un pozo para la  producción de petróleo convencional, nos va a salir 3 millones de dólares y un pozo con técnicas de estimulación para reservorios o para rocas almacenes, con baja permeabilidad, nos va a salir 30 millones de dólares”, explicó.
“Es decir va a ser muy difícil de poder pagar un pozo de esa naturaleza. Por eso nuestra orientación al  trabajo, nuestras líneas ya definidas y que hemos orientado a las empresas de estudio o a las empresas exploradoras, es a orientar los trabajos exploratorios a trampas o prospectos convencionales”, destacó.
Señaló que ANCAP lo que quiere es mantener este equipo de trabajo “el mayor tiempo posible, por eso estamos promoviendo al desarrollo de la oferta de nuevos bloques dentro del departamento de Salto, de forma tal de tener un equipo de alta resolución, de alta tecnología disponible a través de contratos que ahí sí lo haría la empresa con ANCAP. De hecho tenemos contratos geofísicos en el mar que nos han dado resultados importantes para el país y para el conocimiento de nuestra plataforma”.
EL PRESIDENTE
Por otro lado, el presidente de ANCAP, José Coya, que también estuvo en Salto en esa oportunidad supervisando los equipos y el comienzo de la tarea de prospección sísmica ayer en San Antonio, sostuvo que la exploración que comenzó ayer “es un nuevo hito dentro de la exploración petrolera para ANCAP y para el Uruguay, y especialmente para la región porque creemos que la Zona Norte es de las viejas zonas de exploración para el Uruguay, estamos reactivando eso desde hace tiempo, este es un nuevo hito de un proceso que ya viene caminando, pero hay que recordar que en Uruguay hacía 30 o 40 años que no hacíamos nada, tanto en ANCAP como en el propio Estado y ya es hora de que este desarrollo continúe, se consolide y que definitivamente integrando esta nueva tecnología nos permita tener información de calidad”.
“Esta es una zona privilegiada para esa exploración, es una segunda fase dentro de la misma, pero todavía no va a ser definitiva”, manifestó el titular de ANCAP.

Ante el inminente comienzo de las exploraciones sísmicas en nuestro departamento por parte de una empresa extranjera asociada con ANCAP y luego que la maquinaria pudiera llegar a Salto, para seguir viaje rumbo a Pepe Núñez, donde continuará con la prospección petrolera para la exploración de hidrocarburos, Héctor de Santa Ana, Doctor en Geología y Geociencias, gerente de exploración de ANCAP,  que está a cargo de todos los programas exploratorios de petróleo en el país, llegó ayer hasta San Antonio, junto al presidente de ANCAP José Coya, para tomar contacto con la maquinaria que realizará las exploraciones.

“Para nosotros este es un momento importante, un hito interesante, porque si bien hace 5 o 6 años que estamos trabajando en una actividad continua dentro del departamento de Salto, y también en Tacuarembó y Paysandú, con una tarea básicamente de estudios y de reconocimientos geológicos, hoy (por ayer) empezamos con la exploración propiamente dicha, con estos equipos”, dijo a los medios que se trasladaron hasta el lugar.

Continuó diciendo que “el objetivo es saber qué hay debajo del suelo, el estudio del subsuelo es una de las misiones por ley de ANCAP, para saber cuál es su potencial, dónde puede haber zonas de interés exploratorio y en ese sentido este equipamiento (los camiones que vinieron de Argentina) se enmarca dentro de las obligaciones exploratorias que tiene una de las empresas que está trabajando y que da lugar al inicio de esta actividad después de 30 años, instancia en la que estuve a cargo de este proyecto que empezó en Salto, muy cerca de acá (con el Pozo Daymán)”, dijo De Santa Ana.

Señaló que en todo este tiempo “estuvimos trabajando con pozos de estudio para ver si teníamos rocas generadoras y rocas almacenes, es decir, rocas donde el petróleo se pueda acumular y desde donde el petróleo se puede generar o incluso migrar.

“Eso lo confirmamos y por lo tanto para hoy fue otro hito importante de la exploración para nosotros, ahora lo que tenemos que definir con esto es si hay trampas, porque no teníamos formas en todas esas primeras fases de estudio, hoy con estas tecnologías, tenemos la posibilidad de ver la conformación del terreno y las estructuras de las zonas donde pueda haber una trampa donde el petróleo se pudo haber acumulado en concentraciones tales que pueda dar lugar a rentabilidades apreciables”, sentenció.

Según dijo el técnico de ANCAP esto no se trata solamente de encontrar petróleo sino también de “encontrarlo en condiciones económicamente desarrollables, que en el caso que se diera de forma contraria, quedarán como reservas estratégicas, como parte del conocimiento del país y serán desarrollables en el momento que el petróleo tenga un valor diferente para los mercados”, aseguró.

PETRÓLEO

Por su parte, De Santa Ana manifestó que “seguimos insistiendo que todos los estudios nos conducen a pensar que el área en particular de Salto y parte de Artigas tienen perspectivas de localizar más que gas, petróleo, y además apuntamos a petróleo con entrampamientos convencionales. No pensamos en grandes acumulaciones ni en grandes producciones, pero estamos orientando la exploración a hidrocarburos convencionales, es decir nada que pueda generar enormes estimulaciones, porque entre otras cosas, un pozo para la  producción de petróleo convencional, nos va a salir 3 millones de dólares y un pozo con técnicas de estimulación para reservorios o para rocas almacenes, con baja permeabilidad, nos va a salir 30 millones de dólares”, explicó.

“Es decir va a ser muy difícil de poder pagar un pozo de esa naturaleza. Por eso nuestra orientación al  trabajo, nuestras líneas ya definidas y que hemos orientado a las empresas de estudio o a las empresas exploradoras, es a orientar los trabajos exploratorios a trampas o prospectos convencionales”, destacó.

Señaló que ANCAP lo que quiere es mantener este equipo de trabajo “el mayor tiempo posible, por eso estamos promoviendo al desarrollo de la oferta de nuevos bloques dentro del departamento de Salto, de forma tal de tener un equipo de alta resolución, de alta tecnología disponible a través de contratos que ahí sí lo haría la empresa con ANCAP. De hecho tenemos contratos geofísicos en el mar que nos han dado resultados importantes para el país y para el conocimiento de nuestra plataforma”.

EL PRESIDENTE

Por otro lado, el presidente de ANCAP, José Coya, que también estuvo en Salto en esa oportunidad supervisando los equipos y el comienzo de la tarea de prospección sísmica ayer en San Antonio, sostuvo que la exploración que comenzó ayer “es un nuevo hito dentro de la exploración petrolera para ANCAP y para el Uruguay, y especialmente para la región porque creemos que la Zona Norte es de las viejas zonas de exploración para el Uruguay, estamos reactivando eso desde hace tiempo, este es un nuevo hito de un proceso que ya viene caminando, pero hay que recordar que en Uruguay hacía 30 o 40 años que no hacíamos nada, tanto en ANCAP como en el propio Estado y ya es hora de que este desarrollo continúe, se consolide y que definitivamente integrando esta nueva tecnología nos permita tener información de calidad”.

“Esta es una zona privilegiada para esa exploración, es una segunda fase dentro de la misma, pero todavía no va a ser definitiva”, manifestó el titular de ANCAP.