Las Malvinas y el río Uruguay serán motivo de una jornada cultural en el hotel Horacio Quiroga

El próximo sábado 12, a las 19 horas, el Hotel Horacio Quiroga comienza el sexto año consecutivo de su Ciclo Cultural. En esta oportunidad, el escritor Pablo Vierci presentando su libro “El desertor” y el artista plástico Francisco Alves compartiendo sus esculturas, serán los encargados de la apertura.
El evento se llevará a cabo en el salón de conferencias del edificio de Paso de Frontera (ex Casino) y  como es tradición, es abierto a todo público
Pablo Vierci
De larga trayectoria como escritor y periodista Vierci cuenta entre algunas de sus novelas a “Los tramoyistas”, “Pequeña historia de una mujer”, “ Detrás de los árboles” (segundo Premio Nacional de Literatura de Uruguay),  “99% asesinado” (segundo Premio Nacional de Literatura de Uruguay), “La sociedad de la nieve” (Premio Libro de Oro de la Cámara Uruguaya del Libro) y Artigas – La Redota.
Escribió guiones para telefilms y largometrajes.  Los films “El viñedo” y “Matar a todos” recibieron el premio “Al mejor guión” en los Festivales de Cine de La Habana  y de Lérida, respectivamente. El pasado año se estrenó  Artigas – La Redota una coproducción entre Uruguay, España y Brasil.
Desempeñó puestos de dirección  en el  periodismo gráfico y televisivo. En 2003, obtuvo el Citi Journalistic Excellence Award, en la Universidad de Columbia de Nueva York.
Francisco Alves
Alves, Comisario y artista, salteño por adopción, se ha destacado en distintas actividades. Como integrante del proyecto “Policías por dentro”, del Cuerpo de Policía Comunitaria, promueve y participa en la visita a centros educativos donde se mantienen charlas interactivas sobre la función policial, lectura de textos, recreación y taller de tallado en piedra arenisca. Con estas actividades aspira a incentivar a los niños y adolescentes en la búsqueda de la creación personal dando una alternativa positiva a sus vidas.  Su dedicación  le valió el premio “Victoria 2010” que otorga el grupo “Mujeres en Acción” y que tiene como objetivo destacar acciones y actuaciones comunitarias sobresalientes.
Hombre inquieto, con aptitudes para las artes literarias y plásticas, publicó el libro “De mano en mano” que incluye cuentos y poemas. “Mandinga X0” -cuento inspirado en las computadoras recibidas por los escolares- recibió el “1er. premio en Categoría Infantil “  otorgado por la Asociación de Escritores del Interior.
Hace dos años que incursiona en la escultura en piedra, ha participado en exposiciones colectivas en Salto y su obra trasmite una honda preocupación por la defensa del medio ambiente.
“El desertor”
Desde su novela Vierci nos sitúa en plena guerra de Las Malvinas, la protagonista principal es la historia desgarradora de un padre, el Capitán e Ingeniero Diego Narbona y su hijo Tomás (Narbona se ve obligado a desertar; Tomás, embanderado en la causa por la reconquista del archipiélago, no comprende la actitud de su padre y se siente decepcionado y humillado). La ficción se desarrolla en un entorno histórico muy bien documentado por el autor.
Al recrear los hechos muy cargados de repercusiones y simbolismos, tanto del lado argentino como del británico, el autor nos hace ver cómo las actitudes y conceptos pueden cambiar de significado: traidor, héroe, soldado, desertor son términos, que según las circunstancias, pueden adquirir otro contenido. Las concepciones que no alteran su sentido son las referidas a los lazos existentes entre padre e hijo. Relación que nos emociona a través de cartas imaginarias que Tomás envía a su padre. Cartas que conmueven al lector  por su crudeza: “…. Anoche uno de mis amigos murió en mis brazos. Lo conocía de Río Gallegos, el arquero del equipo. Ernesto Carballo, ¿te acordás? Era un líder para todos nosotros, muy habilidoso, con los pies helados pero el corazón caliente. Como estamos muertos de hambre, organizaba excursiones de noche, o cuando había niebla, para bajar de la colina, con dos o tres, a buscar comida en los tachos de basura de Puerto Argentino. Siguiendo la ruta de los cerdos, había descubierto una cañada maloliente, donde arrojaban las cáscaras de las papas y todo tipo de desperdicios que se preservan gracias al frío. De allí traían bolsas con restos de comida y las repartían en las madrigueras. Hasta frascos rotos con mayonesa o mermelada de los oficiales, que comemos con cuidado, escupiendo los trozos de vidrio. A veces debemos arrastrarnos entre los cagaderos hasta un lugar determinado, para reunirnos y comer las inmundicias deliciosas sin que nos vean los oficiales, que cada día están más escondidos…….”
Una novela cargada de emoción, tristeza y amor. Un llamado a gritos a la sensatez para que estos dramáticos episodios no se vuelvan a repetir.
“Quiebro una lanza
por el Río Uruguay”
La exposición de esculturas en piedras autóctonas de Francisco Alves es una invitación a reflexionar en el compromiso que le debemos a la Naturaleza.
El artista ha encontrado una vía plástica para rendir su tributo, con piedras autóctonas y herramientas solo manuales, ha logrado confeccionar una serie de piezas que representan peces que tal vez existan o no, o tal vez vivieron  y hoy debido a la contaminación de las aguas se extinguieron.
El sentir de Alves explota en su poema “Quiebro una lanza por el Río Uruguay”: “Quisiera ser,/el cuerpo, la piel y la sangre del Río Uruguay.  /Que trae en sus venas,/torrentes, saltos y  cascadas,/las voces peregrinas de América como un cantar./Navegando en rinconadas,/hasta llegar a los brazos del Plata/y de tierra adentro acercarle noticias al mar./Quisiera ser,/sus riberas y barrancas de arcilla,/las arboledas, sus caracoles y sus pájaros pintados./Laberintos de bosques nativos y gritos indígenas./Deltas, lagunas y vasijas de barro quemado./Donde aún caminan Guaraníes, Guenoas y Charrúas./Entre Guayabos y Espinillos, y saltos de Bogas y Dorados./Quisiera ser,/hectáreas y familias de eucaliptos/y tener derecho a vivir muchísimos años./Volverme papel y renacer en papiros./Bañarme en tinta y pintar un libro./Sin redes, como un pez, nadar y nadar. En libertad./De orilla a orilla. Luciendo escamas con banderas de paz./Quisiera ser,/un solo río, sin líneas medias ni represas,/sin manuscritos ni tratados./Con puentes de razón, no de acero y hormigón./Ser el agua dulce y potable, que desborde los vasos,/uniendo en comunión a muchos presidentes,/y a millones de hermanos como una sola nación.”
No dudamos que habrá muchos interesados en concurrir el próximo sábado, a las 19 horas, al salón de conferencias del edificio que el Hotel Horacio Quiroga posee en el Paso de Frontera.
Un evento para pasar un momento agradable y poder reflexionar y compartir opiniones y pareceres con Pablo Vierci y Francisco Alves

El próximo sábado 12, a las 19 horas, el Hotel Horacio Quiroga comienza el sexto año consecutivo de su Ciclo Cultural. En esta oportunidad, el escritor Pablo Vierci presentando su libro “El desertor” y el artista plástico Francisco Alves compartiendo sus esculturas, serán los encargados de la apertura.

El evento se llevará a cabo en el salón de conferencias del edificio de Paso de Frontera (ex Casino) y  como es tradición, es abierto a todo público

Pablo Vierci

De larga trayectoria como escritor y periodista Vierci cuenta entre algunas de sus novelas a “Los tramoyistas”, “Pequeña historia de una mujer”, “ Detrás de los árboles” (segundo Premio Nacional de Literatura de Uruguay),  “99% asesinado” (segundo Premio Nacional de Literatura de Uruguay), “La sociedad de la nieve” (Premio Libro de Oro de la Cámara Uruguaya del Libro) y Artigas – La Redota.

Escribió guiones para telefilms y largometrajes.  Los films “El viñedo” y “Matar a todos” recibieron el premio “Al mejor guión” en los Festivales de Cine de La Habana  y de Lérida, respectivamente. El pasado año se estrenó  Artigas – La Redota una coproducción entre Uruguay, España y Brasil.

Desempeñó puestos de dirección  en el  periodismo gráfico y televisivo. En 2003, obtuvo el Citi Journalistic Excellence Award, en la Universidad de Columbia de Nueva York.

Francisco Alves

Alves, Comisario y artista, salteño por adopción, se ha destacado en distintas actividades. Como integrante del proyecto “Policías por dentro”, del Cuerpo de Policía Comunitaria, promueve y participa en la visita a centros educativos donde se mantienen charlas interactivas sobre la función policial, lectura de textos, recreación y taller de tallado en piedra arenisca. Con estas actividades aspira a incentivar a los niños y adolescentes en la búsqueda de la creación personal dando una alternativa positiva a sus vidas.  Su dedicación  le valió el premio “Victoria 2010” que otorga el grupo “Mujeres en Acción” y que tiene como objetivo destacar acciones y actuaciones comunitarias sobresalientes.

Hombre inquieto, con aptitudes para las artes literarias y plásticas, publicó el libro “De mano en mano” que incluye cuentos y poemas. “Mandinga X0” -cuento inspirado en las computadoras recibidas por los escolares- recibió el “1er. premio en Categoría Infantil “  otorgado por la Asociación de Escritores del Interior.

Hace dos años que incursiona en la escultura en piedra, ha participado en exposiciones colectivas en Salto y su obra trasmite una honda preocupación por la defensa del medio ambiente.

“El desertor”

Desde su novela Vierci nos sitúa en plena guerra de Las Malvinas, la protagonista principal es la historia desgarradora de un padre, el Capitán e Ingeniero Diego Narbona y su hijo Tomás (Narbona se ve obligado a desertar; Tomás, embanderado en la causa por la reconquista del archipiélago, no comprende la actitud de su padre y se siente decepcionado y humillado). La ficción se desarrolla en un entorno histórico muy bien documentado por el autor.

Al recrear los hechos muy cargados de repercusiones y simbolismos, tanto del lado argentino como del británico, el autor nos hace ver cómo las actitudes y conceptos pueden cambiar de significado: traidor, héroe, soldado, desertor son términos, que según las circunstancias, pueden adquirir otro contenido. Las concepciones que no alteran su sentido son las referidas a los lazos existentes entre padre e hijo. Relación que nos emociona a través de cartas imaginarias que Tomás envía a su padre. Cartas que conmueven al lector  por su crudeza: “…. Anoche uno de mis amigos murió en mis brazos. Lo conocía de Río Gallegos, el arquero del equipo. Ernesto Carballo, ¿te acordás? Era un líder para todos nosotros, muy habilidoso, con los pies helados pero el corazón caliente. Como estamos muertos de hambre, organizaba excursiones de noche, o cuando había niebla, para bajar de la colina, con dos o tres, a buscar comida en los tachos de basura de Puerto Argentino. Siguiendo la ruta de los cerdos, había descubierto una cañada maloliente, donde arrojaban las cáscaras de las papas y todo tipo de desperdicios que se preservan gracias al frío. De allí traían bolsas con restos de comida y las repartían en las madrigueras. Hasta frascos rotos con mayonesa o mermelada de los oficiales, que comemos con cuidado, escupiendo los trozos de vidrio. A veces debemos arrastrarnos entre los cagaderos hasta un lugar determinado, para reunirnos y comer las inmundicias deliciosas sin que nos vean los oficiales, que cada día están más escondidos…….”

Una novela cargada de emoción, tristeza y amor. Un llamado a gritos a la sensatez para que estos dramáticos episodios no se vuelvan a repetir.

“Quiebro una lanza

por el Río Uruguay”

La exposición de esculturas en piedras autóctonas de Francisco Alves es una invitación a reflexionar en el compromiso que le debemos a la Naturaleza.

El artista ha encontrado una vía plástica para rendir su tributo, con piedras autóctonas y herramientas solo manuales, ha logrado confeccionar una serie de piezas que representan peces que tal vez existan o no, o tal vez vivieron  y hoy debido a la contaminación de las aguas se extinguieron.

El sentir de Alves explota en su poema “Quiebro una lanza por el Río Uruguay”: “Quisiera ser,/el cuerpo, la piel y la sangre del Río Uruguay.  /Que trae en sus venas,/torrentes, saltos y  cascadas,/las voces peregrinas de América como un cantar./Navegando en rinconadas,/hasta llegar a los brazos del Plata/y de tierra adentro acercarle noticias al mar./Quisiera ser,/sus riberas y barrancas de arcilla,/las arboledas, sus caracoles y sus pájaros pintados./Laberintos de bosques nativos y gritos indígenas./Deltas, lagunas y vasijas de barro quemado./Donde aún caminan Guaraníes, Guenoas y Charrúas./Entre Guayabos y Espinillos, y saltos de Bogas y Dorados./Quisiera ser,/hectáreas y familias de eucaliptos/y tener derecho a vivir muchísimos años./Volverme papel y renacer en papiros./Bañarme en tinta y pintar un libro./Sin redes, como un pez, nadar y nadar. En libertad./De orilla a orilla. Luciendo escamas con banderas de paz./Quisiera ser,/un solo río, sin líneas medias ni represas,/sin manuscritos ni tratados./Con puentes de razón, no de acero y hormigón./Ser el agua dulce y potable, que desborde los vasos,/uniendo en comunión a muchos presidentes,/y a millones de hermanos como una sola nación.”

No dudamos que habrá muchos interesados en concurrir el próximo sábado, a las 19 horas, al salón de conferencias del edificio que el Hotel Horacio Quiroga posee en el Paso de Frontera.

Un evento para pasar un momento agradable y poder reflexionar y compartir opiniones y pareceres con Pablo Vierci y Francisco Alves