Las oficinas públicas, la Intendencia y el Hospital cerraron sus puertas ayer por el estado de alerta roja

Luego de que el Sistema Nacional de Emergencia (SINAE) lanzara el pasado miércoles la advertencia meteorológica de nivel rojo para Salto, coordinando acciones con el Comité Departamental, las oficinas públicas y las instituciones estatales de nuestro medio cerraron ayer sus puertas, con la finalidad de evitar aglomeraciones de personas y exponerlas al riesgo de las posibles adversidades climáticas que fueron precedidas, pero que afortunadamente al final, no se cumplieron.
A primera hora de la mañana de ayer, el Comité Departamental de Emergencia difundió un comunicado oficial, extendiendo la advertencia meteorológica de nivel rojo, hasta la hora 21 de ayer jueves.
Así lo hicieron en función de la información aportada por el Sistema Nacional de Emergencia (SINAE), con datos de la Dirección Nacional de Meteorología.
Ante la situación de la actualización de los pronósticos climáticos adversos que podían desatarse por estas predicciones, el Intendente de Salto, Germán Coutinho, decidió determinar el cierre de todas las oficinas de la Intendencia, donde se realizan trámites con atención al público, ateniéndose a un protocolo de seguridad para estos casos.
En ese sentido, el personal municipal que fue especialmente afectado a las posibles tareas de emergencia que se presentaran, se mantuvo en estado de alerta para que en caso de ser necesario, fueran convocados por el comité de emergencia.
Tras esto, también se conoció que la misma actitud fue adoptada por otros organismos como la Dirección General Impositiva, el Poder Judicial, la Dirección de Correos, el Banco de Previsión Social y entre otros el Hospital Regional Salto, que brindó atención en régimen de domingo, sin la atención en policlínicas y administración.
TENSA CALMA
Desde entonces, una tensa calma se vivió en nuestro medio, ya que durante el día, la evolución del clima fue propicia para que en cualquier momento se generaran inconvenientes por una actividad climática amenazante que detuvo por algunas horas, la vida normal en nuestra población.
Las autoridades extremaron los controles en el puerto de Salto, así como también en el aeropuerto de Nueva Hespérides, además del paso de frontera de la represa de Salto Grande, donde según pudo saber EL PUEBLO en la jornada de ayer, había largas filas esperando la tramitación para el cruce hacia la vecina ciudad, debido a que la Dirección de Aduanas lanzó un estricto control en el pasaje de mercaderías, como medida proteccionista del comercio local, ante el advenimiento de las fiestas tradicionales, donde se registra un alza de las ventas al consumo.
Pero en Salto la situación para las autoridades era de mesura. Aunque hasta anoche no se registraron fuertes vientos ni precipitaciones abundantes, tal como estaba previsto en el pronóstico que emitió Meteorología, tomando como referencia el esgrimido desde un sistema de predicciones del clima de Brasil.
RéGIMEN DE
DOMINGO
Por su parte, el director del Hospital local, Juan Pablo Cesio, informó a EL PUEBLO que con las recomendaciones emitidas por el sistema de emergencia acerca de que la gente permaneciera en sus casas para evitar daños por las tormentas previstas, fue que “a partir de las 12 del mediodía pasamos a funcionar en régimen de domingo. Permanecemos trabajando en todo lo relacionado a las urgencias, emergencias, régimen de internaciones y cerramos las áreas de policlínicas y la administrativa, todo lo que podía ser diferible y que entendimos que podía dar lugar a la aglomeración de público”.
Cesio indicó que la medida de clausurar las tareas habituales del Hospital fue para “preservar la integridad física de los usuarios y de los funcionarios”.
El jerarca del Hospital señaló que la decisión también se extendió a los funcionarios que se encontraban fuera del departamento, como el caso del personal que realizó traslados a Montevideo con las ambulancias del Hospital “a quienes les pedimos que permanecieran en capital hasta nuevo aviso para evitar riesgos de cualquier tipo que los pongan en peligro. De alguna manera lo que estamos haciendo como de servicio de salud es ir previniendo”, señaló.
Por otro lado, el director del Hospital, advirtió que si esta mañana “ha cesado la alerta roja, comenzamos a trabajar como siempre, como si fuera un día lunes, pero si por alguna razón volvemos al estado de alerta roja, regresamos al régimen de un día feriado”.
Ayer, los funcionarios municipales, así como los de la Policía, Bomberos, las Fuerzas Armadas y los de la salud pública y privada que se encontraban en las salas de emergencia, mantenían estado de alerta por la posibilidad de ser convocados en caso de que se registrara alguna adversidad climática similar a la ocurrida el pasado domingo.

Luego de que el Sistema Nacional de Emergencia (SINAE) lanzara el pasado miércoles la advertencia meteorológica de nivel rojo para Salto, coordinando acciones con el Comité Departamental, las oficinas públicas y las instituciones estatales de nuestro medio cerraron ayer sus puertas, con la finalidad de evitar aglomeraciones de personas y exponerlas al riesgo de las posibles adversidades climáticas que fueron precedidas, pero que afortunadamente al final, no se cumplieron.

A primera hora de la mañana de ayer, el Comité Departamental de Emergencia difundió un comunicado oficial, extendiendo la advertencia meteorológica de nivel rojo, hasta la hora 21 de ayer jueves.

Así lo hicieron en función de la información aportada por el Sistema Nacional de Emergencia (SINAE), con datos de la Dirección Nacional de Meteorología.

Ante la situación de la actualización de los pronósticos climáticos adversos que podían desatarse por estas predicciones, el Intendente de Salto, Germán Coutinho, decidió determinar el cierre de todas las oficinas de la Intendencia, donde se realizan trámites con atención al público, ateniéndose a un protocolo de seguridad para estos casos.

En ese sentido, el personal municipal que fue especialmente afectado a las posibles tareas de emergencia que se presentaran, se mantuvo en estado de alerta para que en caso de ser necesario, fueran convocados por el comité de emergencia.

Tras esto, también se conoció que la misma actitud fue adoptada por otros organismos como la Dirección General Impositiva, el Poder Judicial, la Dirección de Correos, el Banco de Previsión Social y entre otros el Hospital Regional Salto, que brindó atención en régimen de domingo, sin la atención en policlínicas y administración.

TENSA CALMA

Desde entonces, una tensa calma se vivió en nuestro medio, ya que durante el día, la evolución del clima fue propicia para que en cualquier momento se generaran inconvenientes por una actividad climática amenazante que detuvo por algunas horas, la vida normal en nuestra población.

Las autoridades extremaron los controles en el puerto de Salto, así como también en el aeropuerto de Nueva Hespérides, además del paso de frontera de la represa de Salto Grande, donde según pudo saber EL PUEBLO en la jornada de ayer, había largas filas esperando la tramitación para el cruce hacia la vecina ciudad, debido a que la Dirección de Aduanas lanzó un estricto control en el pasaje de mercaderías, como medida proteccionista del comercio local, ante el advenimiento de las fiestas tradicionales, donde se registra un alza de las ventas al consumo.

Pero en Salto la situación para las autoridades era de mesura. Aunque hasta anoche no se registraron fuertes vientos ni precipitaciones abundantes, tal como estaba previsto en el pronóstico que emitió Meteorología, tomando como referencia el esgrimido desde un sistema de predicciones del clima de Brasil.

RéGIMEN DE

DOMINGO

Por su parte, el director del Hospital local, Juan Pablo Cesio, informó a EL PUEBLO que con las recomendaciones emitidas por el sistema de emergencia acerca de que la gente permaneciera en sus casas para evitar daños por las tormentas previstas, fue que “a partir de las 12 del mediodía pasamos a funcionar en régimen de domingo. Permanecemos trabajando en todo lo relacionado a las urgencias, emergencias, régimen de internaciones y cerramos las áreas de policlínicas y la administrativa, todo lo que podía ser diferible y que entendimos que podía dar lugar a la aglomeración de público”.

Cesio indicó que la medida de clausurar las tareas habituales del Hospital fue para “preservar la integridad física de los usuarios y de los funcionarios”.

El jerarca del Hospital señaló que la decisión también se extendió a los funcionarios que se encontraban fuera del departamento, como el caso del personal que realizó traslados a Montevideo con las ambulancias del Hospital “a quienes les pedimos que permanecieran en capital hasta nuevo aviso para evitar riesgos de cualquier tipo que los pongan en peligro. De alguna manera lo que estamos haciendo como de servicio de salud es ir previniendo”, señaló.

Por otro lado, el director del Hospital, advirtió que si esta mañana “ha cesado la alerta roja, comenzamos a trabajar como siempre, como si fuera un día lunes, pero si por alguna razón volvemos al estado de alerta roja, regresamos al régimen de un día feriado”.

Ayer, los funcionarios municipales, así como los de la Policía, Bomberos, las Fuerzas Armadas y los de la salud pública y privada que se encontraban en las salas de emergencia, mantenían estado de alerta por la posibilidad de ser convocados en caso de que se registrara alguna adversidad climática similar a la ocurrida el pasado domingo.