“Leishmaniasis llegó para quedarse y debemos evitarla en humanos”, dijo un experto de la OPS que vino ayer a Salto

“Leishmaniasis llegó para quedarse y debemos evitarla en humanos”, dijo un experto de la OPS que vino ayer a Salto

Roberto Salvatella se reunió con los vecinos de las zonas afectadas ayer en la Intendencia.

Está convencido de que la Leishmaniasis llegó a Salto para quedarse y que ahora lo que resta por hacer, es extremar los cuidados con el fin de que no haya contagios hacia las personas, porque en ese caso la situación sí puede llegar a complejizarse.
Se trata del experto en estas enfermedades, el Dr. Roberto Salvatella, actualmente es el representante de Uruguay ante la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y ayer estuvo en Salto donde tuvo una intensa jornada de trabajo junto a las autoridades locales de la salud.
En ese marco visitó la Universidad de la República, donde habló de estos temas, dio una conferencia de prensa en el Centro de Salud, se reunió con el jefe de Policía y terminó en un encuentro con los vecinos de los barrios afectados por este mal, y arengó a los presentes a asociarse para combatir el dengue y la Leishmaniasis.
“Cuando nosotros empezamos a hablar de esta enfermedad, estamos hablando de una enfermedad transmisible, que por la década del 80 estaba en el Nordeste del Brasil, esa era el área endémica de la Leishmanisis Visceral. Este desplazamiento hacia el sur, llevó a una progresión a través de Brasil, hasta que llegó en el año 2000 a Paraguay, que se ancló previamente en las áreas suburbanas de San Pablo y Belo Horizonte, y otras grandes ciudades, que después comenzó a bajar hacia el sur por el río Uruguay y Paraná”, reseñó Salvatella en su alocución en el Palacio Córdoba.
Es una enfermedad “donde su desplazamiento se lo debe al cambio climático y al movimiento acrecentado de personas y mercaderías de la globalización; una consecuencia de múltiples factores macroglobales, que repercuten en este sentido”.
“Aquí en Uruguay, y aquí en esta zona de Salto, y toda el área que va desde Salto hasta Bella Unión, cuando se hicieron las colectas entomológicas previas a la Represa de Salto Grande y posteriores, no existían los flebótomo, no había ningún tipo de flebón”, manifestó el experto.
Entonces, dijo que en Salto “tenemos la llegada de un vector y la llegada de una infección, que ha hecho una gran dispersión desde áreas muy lejanas. Y una característica que les pido que guarden en la memoria, es que a cada lugar que llega este problema, su epidemiología, o sea las características de cómo se transmite, qué lo favorece, qué lo limita, dependiendo de cada lugar, va tomando una epidemiología distinta, características que son locales”, advirtió.
“Lo digo fundamentalmente porque en éste proceso, de prevención y control, donde el éxito está marcado porque la infección no llegó al ser humano, de alguna manera vamos a tener que ir aprendiendo el proceso, sobre las características que tiene el insecto, la infección, la transmisión, los reservorios aquí, en nuestras áreas donde se ha registrado la presencia de Leishmaniasis Visceral”, indicó.
Dijo que “esta enfermedad no la vamos a poder erradicar; es una enfermedad que no la vamos a poder eliminar, porque no se ha eliminado en ningún lugar donde se ha establecido. Lo que podemos hacer son varias cosas: prevenir y evitar la infección en el ser humano, y podemos crear las condiciones para que eso perdure en el tiempo; eso necesita una participación intersectorial, que desborda al sector salud; una participación que tiene que ver con muchas disciplinas del conocimiento, muchas líneas de trabajo profesional, Médicos Laboratoristas, Veterinarios, Sociólogos”.
JUNTOS
En tanto que el director de Salud de la Intendencia de Salto, Juan Pablo Cesio dijo que desde la Intendencia y con todas las autoridades de la salud, vienen “realizando un enfoque muy vinculado a la comunidad; creemos que este tipo de zoonosis como la que hoy nos convoca aquí que es la Leishmaniasis, pero que también no podemos dejar de mencionar hoy todo lo vinculado al Dengue y a otras patologías de éste tipo las podemos combatir si la comunidad se involucra y se siente que es responsable también, más allá de las instituciones públicas que deben cumplir con su misión y su función; pero si la comunidad no se involucra, no se empodera, vamos al fracaso”.
Para Juan Pablo Cesio la “idea de este encuentro es que nos cuenten un montón de experiencias, de información y conocimientos que ellos acumulan, pero a su vez trabajar sobre las inquietudes de ustedes, porque sabemos que en éste caso, la Leishmaniasis tiene un componente afectivo que lo vinculan a nuestras mascotas, que para muchos son un integrante más de la familia, y que por tanto hay que sacar algunos miedos, hay que disminuir ciertas ansiedades y ciertas alarmas, y ver cómo se puede trabajar en conjunto”.
Cesio afirmó que “vemos un importante involucramiento desde la comunidad y desde la gente, en entender que el problema es de cada uno de nosotros; los que generamos la basura, somos nosotros, los que no limpiamos el terreno, somos nosotros y estamos haciendo una apuesta a un cambio de una sociedad egoísta, en donde lo que yo genero como basura y me molesta lo pongo en una bolsa y lo tiro para la casa del vecino, o en mi auto o en mi moto lo llevo y deposito en otro lado; o una sociedad mucho más solidaria donde entre todos podamos hacer lo que tenemos que hacer”.