Levantan Emergencia Sanitaria de Salto pero controles siguen y también la acción penal a los que no cumplan

Levantan Emergencia Sanitaria de Salto pero controles siguen y también la acción penal a los que no cumplan

El MSP dijo que el 84% de los perros infectados con Leishmaniasis en Salto fueron sacrificados.

Salto levantó la Emergencia Sanitaria en salto, pero las autoridades instaron a la población a seguir con las mismas medidas. Adujeron que el comportamiento de la gente no permitió la expansión de la medida y que el éxito fue que no se ha detectado Leishmaniasis en humanos.
En tal sentido, el número 3 del Ministerio de Salud Pública, el Dr. Jorge Quián, Director General de Salud, llegó ayer a Salto y confirmó por un lado que el 84% de los perros infectados en Salto fueron sacrificados, pero que por otro lado, la cantidad de animales positivos actualmente son más de 200.
EMERGENCIA
“Hace un año decretamos la Emergencia Sanitaria en Salto por el brote de Leishmaniasis, que era una enfermedad nueva para el país y como tal tomamos medidas asesorados por expertos como la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la Facultad de Veterinaria y la Asociación de Veterinarios del Uruguay. Esa emergencia tenía como finalidad poner medidas para evitar casos en humanos lo cual fue el objetivo fundamental y lo logramos porque a un año de Leishmaniasis en Salto no hay casos en humanos”, dijo Jorge Quián en conferencia de prensa.
Dijo que el segundo objetivo, por asesoramiento de la OPS, era que en la etapa en que estaba Uruguay, una de las medidas a tomar era el sacrificio de los perros infectados porque los mismos son el reservorio de la enfermedad. “Quiero transmitir que, con el esfuerzo que ha hecho toda la comunidad, se pudo sacrificar al 84% de los perros infectados y hemos decidido que es bueno levantar la Emergencia Sanitaria. Esto quiere decir que se levanta la Emergencia pero se continúa con las medidas para evitar Leishmaniasis a otros perros y en seres humanos”, afirmó el funcionario.
MEDIDAS
“Estamos satisfechos del trabajo realizado y los convocamos a seguir insistiendo en las medidas necesarias para evitar que se extienda la enfermedad, recordando que los tenedores de perros infectados que no tienen síntomas, deben cumplir medidas tales como tener un veterinario de cabecera con controles mensuales; que el animal tenga un chip para su localización; renovar el collar cada 4 meses; tenencia responsable del animal, no puede permanecer suelto ni saliendo del domicilio, castrarlo; domicilio limpio y el Ministerio está dispuesto a poner en marcha mecanismos en la justicia penal, para personas que no cumplan con estas medidas y que no acepten el sacrificio del perro”, dijo el jerarca de la salud.
¿La exigencia de sacrificar a los perros, no estaba establecida ya desde hace varios meses?
Desde que se implementó la Emergencia Sanitaria Departamental, es una de las medidas recomendadas. Lo que sucede ahora es que, se suspende la Emergencia pero se mantienen las medidas decretadas previamente.
¿El sacar el título de Emergencia Sanitaria obedece a alguna estrategia política o turística?
No, porque la emergencia tiene un significado sanitario, es decir, cuando alguien llega a una emergencia, se lo atiende inmediatamente, hasta establecer condiciones básicas que permitan después seguir con las medidas que se habían tomado. En términos médicos, no hay nadie que permanezca en emergencia por muchísimas horas, lo que se hace es: se estabiliza, que es lo que hemos hecho y logrado en este momento y se siguen con las medidas para evitar que aparezca nuevamente en muchos más casos o que haya rebrotes, tal como sucede en enfermedades habitualmente.
¿Cuáles son los números reales; se manejó a nivel nacional 176 perros y a nivel local 226?
Cuando se mencionaron los 176, no se tuvo en cuenta Arenitas Blancas que junto a la capital salteña llegan a los 220 que se menciona.
¿La propagación de la enfermedad al resto de la ciudad, fue porque se actuó tarde?
No creo que se haya actuada ni tarde, creo que se actuó a tiempo y correctamente. El éxito es que no tenemos casos en humanos y que una de las medidas principales es el sacrifico de los animales y los salteños lo han entendido porque el 84% de los perros positivos han sido sacrificados.
¿El factor humano sigue estando en riesgo de cualquier manera?
Sí, claro. Después que se instala la presencia del parásito en el medio, el factor humano siempre tendrá posibilidades de afectarse, fundamentalmente las personas que tienen algún trastorno inmunitario, el cual puede estar simplemente por una edad avanzada o por ser menor de 10 años. Por eso la importancia de seguir manteniendo las medidas.
En cuanto a los perros callejeros, ¿qué políticas se pueden aplicar, si no es que ya se aplican?
Esos perros también se estudian y en caso de que sean positivos, se sacrifican; también hay refugios para esos animales, siendo una tarea conjunta, en la que no sólo interviene el Ministerio de Salud, sino que también lo hace la Intendencia Departamental.
Al principio se habló de zonas infectadas, ¿ahora, continúa demarcado en zonas, o se diseminó por todo el departamento?
La capital de Salto está bastante comprometida, pero hay focos; hoy les leía a los compañeros un informe de la OPS cuyo enfoque es qué hacer con la enfermedad en el lapso 2017-2022, en el que se dice que, la Leishmaniasis pertenece a las enfermedades infecciosas desatendidas, las cuales afectan fundamentalmente a las personas más vulnerables por su condición de pobreza, por su falta de saneamiento y de agua potable, así que ustedes comprenderán que en la ciudad de Salto, los lugares que pueden tener mayores problemas son, aquellos que sufrieron las inundaciones, lo que fue un factor importante en la diseminación, y los lugares con mayor desprotección en cuanto a factores ambientales.