“Lo primero que pensé es que de esa iba a salir”

Angelita Ferrari de Rattín. Ama de casa

El problema de salud de Angelita comenzó en su mama izquierda.
Fue sorprendida por dos nódulos malignos, hace ya un año y medio, culminando en una cirugía que supo sobrellevar. Con toda una carga de energía positiva y el respaldo incondicional de su familia, amigos y su entorno, que mucho la quieren.
Con un valor increíble, dejó en manos de su médico la decisión más importante: la de quitar o no la mama.
Dialogamos con ella, y en un mensaje muy alentador, esto nos decía:

 Angelita Ferrari de Rattín

Angelita Ferrari de Rattín

“Acostumbraba a realizarme las mamografías cada año.
Luego comenzaron a hacérmelas en un tiempo más reducido, de seis y luego de ocho meses.
¿Coincidió justamente en tu examen de rutina cuando recurriste al médico?
No, porque yo tenía que hacérmelo en febrero al examen y estábamos en diciembre, cuando un día muy tranquila en casa, sentí como que me picó un bichito. Me toqué, sentí que tenía un nódulo y me dolió.
Fue como una señal, porque ese nódulo no era maligno.
Sí, eran los otros, que luego examinaron.
¿Te realizan allí la mamografía?
Sí, y me indican que tengo que hacerme una punción, pero no en el que me había dado la alerta, en los otros, en lo que mandaban estudiar cada ocho meses.
Me realiza la punción el Dr. Andrade, guiado por una ecografía, y luego, me fui de vacaciones a Punta del Este. Al mes más o menos, es que me entero de que era maligno.
¿Cuántos nódulos eran los afectados?
Dos.
Pero de todas formas me propone si quería quitarme la mama o realizar un tratamiento.
Ése fue el momento más difícil para mí, porque ahí entendí que era malo lo que tenía.
¿Cómo fue tu reacción?
Lo primero que pensé, es que de esa, iba a salir.
Pero la gran duda, era acerca de la pregunta que el médico me había realizado de retirar la mama.
Si me inclinaba por esa opción, no tenía que hacer ningún tratamiento. De lo contrario, tenía que sí o sí, comenzarlo.
“Tienes unos días para pensarlo”, me dijo el médico, porque si te decides por la operación, va a ser dentro de quince días recién.
Y un día me siento a conversar con mi hija Fabiana y allí le dije que había decidido, no quitarme la mama.
No estaba preparada. Y como el médico no me lo dijo como una exigencia, cuando quitara los nódulos, lo decidí así.
Cuando se lo comunico, me dice que había sido una buena elección, la de no sacármela.
Pero de todas formas, me animé a decirle en el último momento: “doctor, si usted ve que tiene que sacar, saque todo. No lo haga porque yo haya tomado esa decisión. Usted ve”.
Había tomado incluso la decisión de un implante, si me quitaba la mama y el médico, estaba ya preparando todo.
¿Cómo fue esa experiencia?
Me comunican de mañana el día de la operación y de tarde tenía yo que mantener una reunión con un cirujano plástico, para la restauración.
Estaba muy nerviosa con el tema de la operación y pensar en quitarme la mama y encima la restauración… Dije: “no, la voy a cortar acá”.
Ni me quito la mama, ni me hago restauración.
¿Cómo siguió todo?
Estuvo presente en la operación de los ganglios el Dr. Andrade, porque los analizaron allí, en el momento para saber si eran malignos. Y así fue.
Eso fue lo que más mal me dejó, porque uno queda sabiendo que el problemita es para siempre.
Pero dentro de todo, nada es doloroso, ni complicado.
Es un tratamiento suave. Lo peor es la quimioterapia, pero así mismo, de todo se sale.
¿Cómo tomaste la noticia de cómo iba a ser el tratamiento?
Me lo fueron diciendo todo de a poquito.
Me dijeron primero que me tenía que hacer treinta y seis sesiones de radioterapia y yo pensé que terminaba allí la historia. Porque nunca me habían hablado de la quimioterapia.
Lo que sí sabía era que si no me quitaba el seno, tenía que hacer radioterapia.
Luego de terminadas las radio, el médico me comunica que tenía que hacerme cuatro sesiones de quimio.
Le pregunté si se me iba a caer el pelo y me dijo que sí.
Eso me dejó muy mal. Antes de comenzar, concurrí a la Psicóloga, donde me pregunta, si yo sabía los malestares que me iban a dar y todo lo que encerraba hacer el tratamiento.
Yo le respondí que había oído hablar de todo eso, pero no quería saber nada. “Quiero que me sorprenda”, le dije.
Porque pensaba que si me ponía a averiguar, para mí iba a ser peor aún. Me dijo que estaba bien.
Y me entregué a lo que pasara.
¿Cómo fuiste superando la situación?
Tan bien que a los quince días de la operación, ya estaba haciendo mis labores y mis manualidades. Con el brazo del lado del seno operado, bastante inmóvil, pero me dijeron que era bueno que intentara movilizarlo.
Lo más complicado para mí, fueron las quimio, porque me las hacían cada veintiún días y a los tres, después de hacérmela, me quedaba tirada por la vida. Muy mal.
Pero tengo que reconocer que lo mío, fue tratado muy a tiempo.
Y que las mujeres tienen que concientizarse, de que la mamografía, es muy importante para ello.
¿Cómo fue el apoyo de la familia?
Para mí es más que importante.
Tuve el apoyo incondicional de mi esposo y de mis hijas, que estuvieron en todo momento conmigo, tanto Fabiana que se encuentra acá en Salto, como de las que no.
Incluso Patricia se venía de Montevideo a quedarse conmigo esas cuatro horas de la quimio. Se preocupaban más ellas, siendo que la enferma era yo.
Agradezco también al resto de mis familiares, hermanas, cuñadas y sobrinos, a todos en general, así como a los vecinos.
Estuve y me sentí muy apoyada.
¿Cómo te sientes hoy?
Muy bien. Ya terminé el tratamiento y solamente me queda seguir realizando la fisioterapia. Gracias a Dios me siento perfectamente.
Y para festejar me fui de paseo. ¡Pero ya estoy pronta para otro! (sonríe).
Siempre digo que me parecía en aquel momento, que lo mío era insignificante, comparado con el problema de otras mujeres. Pero no era así.
¿Un mensaje a quien esté pasando por lo que fue tu experiencia?
Que hay que estar muy positiva.
Es difícil, pero de esto se sale. Si uno se entrega, se hace todo mucho más difícil.
Además, la tecnología ha avanzado tanto, que sin dudas cada vez, mejora todo. No siendo los tratamientos agresivos que eran antes.
Y que el apoyo y la contención familiar es fundamental, así como la del entorno, que de mí, mucho se preocuparon rezando y dándome fuerzas.
¡Agradezco mucho a todos!”







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...