Los celíacos deben pagar entre 300% y 400% más que el resto por la canasta básica

Por Camila Bello
publicado por Diario El Observador en febrero de 2918
Hay 30.000 uruguayos diagnosticados; piden exoneraciones tributarias pero eso no está en la agenda del gobierno.
¿Qué pasaría en Uruguay si la canasta básica de alimentos aumentara entre 300% y 400% de un día para el otro? ¿Qué pasaría si en la mayoría de los supermercados no se encontraran los productos necesarios para cocinar? ¿Qué pasaría si el Estado no se hiciera cargo de esta situación? Esa es la realidad con la que conviven unos 30 mil uruguayos que padecen celiaquía, una enfermedad genética que produce lesiones en el intestino. El único tratamiento con el que los pacientes pueden mejorar su calidad de vida consiste en retirar el gluten de la dieta, pero ese «medicamento» encarece su presupuesto y no siempre está a su alcance.
Unos pocos supermercados grandes tienen un cuarto de góndola dedicada a los celíacos. Allí están los productos libres de gluten –que suelen tener una espiga de trigo con una cruz– y los precios no bajan de los $/100. En esos espacios hay fideos de arroz, fécula de mandioca, mezclas para bizcochuelos en caja elaboradas con harina de arroz, tortillas de maíz, entre otros alimentos. La mayoría de ellos, a su vez, son importados, lo que ayuda a que los precios sean más altos.
Pero, ¿qué pasa con el resto de los productos que deben consumir quienes padecen esta enfermedad?
Ser celíaco no implica solamente no comer trigo. Estas personas tampoco pueden ingerir centeno, cebada ni avena (de ahí la sigla TACC). También deben cuidarse de la contaminación cruzada, que ocurre cuando pequeñas partículas de gluten se cuelan en alimentos que por naturaleza no contienen esas proteínas, como las carnes o las verduras. Entonces tienen que elegir determinado jamón, cierta marca de mayonesa, tal o cual mermelada, y la lista sigue. Los recién diagnosticados –que todavía no se memorizaron los productos permitidos– pasan horas leyendo las etiquetas y recorriendo las góndolas para encontrarlos.
Si bien es cierto que en la mayoría de los restaurantes no hay opciones para las personas que padecen esta enfermedad, en la Asociación de Celíacos del Uruguay (Acelu) consideran que el principal problema que sufren es el costo de mantener una dieta libre de gluten. Esa realidad explica la desilusión que sufrieron sus integrantes con el proyecto de ley que presentó el Poder Ejecutivo en diciembre de 2016, que busca que los lugares de comida incluyan al menos un menú para celíacos.
Posible solución
La exoneración de impuestos a los alimentos libres de gluten es una de las propuestas que manejan en Acelu para reducir los costos de los pacientes. Los celíacos piden que el Estado reduzca el porcentaje de IVA que tributan esos productos. Sin embargo, el asesor del Ministerio de Economía Martín Vallcorba dijo a El Observador que no está en la agenda de la cartera considerar esa posibilidad. El Observador intentó contactar a autoridades del Ministerio de Salud Pública, para consultarles sobre este punto, pero no obtuvo respuesta.
Mientras tanto, los integrantes de Acelu mantienen reuniones con distintos legisladores para que las autoridades consideren su situación. El senador del Partido Nacional Javier García se reunió con ellos y la semana pasada presentó una propuesta para que bajen los precios de los productos libres de gluten. En el texto propuso subsidios directos, exoneraciones tributarias y créditos fiscales, que los productores de los alimentos podrían utilizar para pagar otras cuentas del Estado.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...