Los fundadores de Blackberry dimiten tras 20 años al frente de la compañía

GLos inversores de Research In Motion habían exigido un cambio de estrategia

El director de operaciones toma los mandos de la multinacional

La empresa perdió en 2011 alrededor de un 73% en Bolsa.

La firma canadiense que fabrica Blackberry, se ha quedado sin sus dos fundadores y presidentes ejecutivos tras 20 años de trabajo en la compañía. Jim Balsillie y Mike Lazaridis dejarán sus cargos tras la presión de los inversores del grupo, que exigían un cambio de estrategia para mantener su competitividad frente a Apple y Google. Ellos, sin embargo, han negado las presiones. Los ejecutivos serán sustituidos por el que hasta ahora había sido su director de operaciones, Thorsten Heins, que ha descartado el cambio radical en la dirección de la compañía que reclaman los inversores.

“En cualquier negocio de éxito llega un momento en el que se entra en una nueva fase de crecimiento y es la hora de que los fundadores pasen la antorcha a una nueva dirección”, ha explicado Lazaridis a través de un comunicado.

La remodelación llega tras una serie de reveses para el fabricante de BlackBerry, entre ellos una masiva avería que durante varios días dejó los terminales sin servicios de mensajería o correo electrónico, el retraso en el lanzamiento de la BlackBerry 10 y el fracaso comercial de la PlayBook tablet.

Thorsten Heins, de 54 años, y que ha sido uno de los dos directores de operaciones de la empresa de Waterloo, reemplazará a Lazaridis y a Balsillie y la presidencia del Consejo de Administración estará a cargo de Barbara Stymiest, de 55 años y directora de la firma desde 2007. Pero pese a su salida, la empresa seguirá contando con sus dos fundadores como consejeros y accionistas. “Se trabajará en estrecha colaboración con el señor Heins para asegurar una transición sin problemas y seguir promoviendo la BlackBerry en el mundo”, dice el comunicado.

RIM ha perdido alrededor del 73% de su valor a la Bolsa de Nueva York el año pasado, pero Balsillie ha asegurado al Wall Street Journal que su dimisión “no es una respuesta” a los males resultados financieros de la marca. La compañía, por su parte, ha negado que exista “ninguna intención de vender” la firma.

El cambio de mando, de momento, no ha convencido a los inversores de Wall Street. Los títulos del fabricante de la Blackberry han abierto con un descenso del 3,5% tras presentarse su nuevo consejero delegado.