Los peligros de las redes sociales en delitos económicos, contra el honor y en pornografía infantil

Se expuso en Seminario Regional sobre Delitos Informáticos

Durante gran parte del viernes, se llevó a cabo en la sede de la Jefatura de Policía un “seminario regional sobre delitos informáticos”, exclusivamente para funcionarios del Ministerio del Interior y de la que participaron delegaciones de los departamentos de Artigas, Rivera, Tacuarembó, Paysandú y por supuesto, Salto.

En la misma expuso la Jueza Penal del 16º Turno Julia Staricco, junto a ella también participaron una delegación del Crimen Organizado, compuesta por el Comisario Mayor Atilio Rodríguez, Sargento Álvaro San Román y el Cabo Jornadas Delitos Informaticos (1)Richard Terán; la funcionaria de la Unidad de Análisis de Delitos Complejos Comisario PT. (CP) Isabel Ledesma y por la Dirección Nacional de Policía Científica, el Oficial Ayudante Rafael Robaina.
Quien dejó abierta esta instancia de capacitación fue el Jefe de Policía de Salto, el Inspector General ® Oldemar Avero, quien dio la bienvenida a las distintas delegaciones que colmaron el Salón de Actos de la Jefatura. Inmediatamente la Dra. Staricco realizó una introducción al seminario con una exposición dirigida a la “investigación criminal de delitos informáticos”.
DELITOS Y REDES
SOCIALES
“Las víctimas –comenzó diciendo Staricco-, los usuarios de las redes, inconscientemente volcamos a través de las redes como Facebook o Twitter, una cantidad de información” que “una cantidad de gente está esperando captar, como decimos muchas veces, haciendo la vigilancia esperando el descuido. Hay gente u organizaciones especializadas para trabajar justamente en lo que tiene que ver con la parte informática tratando de sacar aquella información que le pueda servir para delinquir y obtener así beneficios económicos”.
Pero “no todos los delitos informáticos tienen que ver con un perjuicio económico. Cuando hablamos de delitos informáticos, generalmente pensamos en las estafas, en las maniobras a los bancos, en las tarjetas de crédito. Sin embargo, hay muchos otros delitos vinculados, por ejemplo, al honor o a la pornografía infantil, que directamente la víctima ve afectado su honor”.
“Imagínense lo que tiene que ver con los delitos de difamación, no hay un perjuicio económico hacia la persona. Me dirán que esto siempre hubo, (y que) el Código Penal prevé estos delitos contra el honor, ¿pero qué es lo que permite el avance de la tecnología (y ese es el peligro)? Que cada vez se difunde la difamación de manera más rápida de lo que era antes. Otro perjuicio del avance de la tecnología permite el anonimato” de quien cause el perjuicio.
“En el mundo estamos todos unidos, ya no hay distancias. Pero además, con un mismo correo se puede mandar a varias personas o destinatarios en distintas partes del mundo. Incluso la persona puede aparecer como que está en un lugar cuando en realidad está en otro. Entonces, para el investigador es importante que sepamos qué podemos pedir a la hora de estar frente a una investigación de estos delitos”, porque “si no entendemos cómo se hizo la maniobra, difícilmente podamos plantearle hoy al juez o mañana al fiscal, los distintos medios para llevar adelante la investigación”.
¿HAY DELITOS
INFORMÁTICOS?
Ante esto se preguntó la Dra. Staricco si hay delitos informáticos. “Lo que sí hay es que la computadora es un medio para cometer un ilícito. Estrictamente en nuestro Derecho no tenemos hoy por hoy una definición de delitos informáticos, pero sí tenemos una cantidad de normas a nivel internacional que regulan y establecen protocolos de actuación. Por suerte fue muy inteligente el legislador en su momento, y la mayoría de las figuras de alguna manera entran dentro de los artículos del Código Penal”.
“Entonces, conductas típicas antijurídicas tiene a un culpable que usa las computadoras como un mecanismo para cometer el delito. El artículo dos de la Convención Iberoamericana de Cooperación sobre Investigación establece que es una acción dolosa realizada en un ámbito privado o público bajo una modalidad individual o colectiva”.
“Estos delitos pueden ser cometidos por una persona o por un grupo organizado. Generalmente y a modo de lo que es la práctica, los delitos cometidos de manera individual, son los delitos vinculados al honor. En cambio los delitos económicos o de pornografía infantil, hay una criminalidad organizada. Entonces, no siempre que estamos hablando de delitos informáticos, estamos frente a un grupo organizado o de delitos estrictamente económicos. Pero en todos los casos, el de criminalidad organizada, hay un manto de una supuesta legalidad que es el uso de las redes. El usar las redes por sí solas, no implica la comisión de un delito, lo que importa es el uso que se le puede dar a la red, a la creación de una casilla de correo o a una página web”.