Los restos hallados en el Batallón 13 pertenecen a Eduardo Bleier Horovitz

Recién en la noche de ayer lunes se conoció que los restos hallados el pasado 27 de agosto en el Batallón 13 pertenecen a Eduardo Bleier Horovitz, de acuerdo a lo que informó Subrayado y confirmó a El País Gerardo Bleier, hijo de Eduardo.
Eduardo Bleier Horovitz, alias «Enrique», fue desaparecido el 29 de octubre de 1975, a los 47 años de edad. Odontólogo, padre de cuatro hijos, y miembro del Comité Central y Secretario Departamental del Partido Comunista del Uruguay, Bleier estuvo recluido en dos centros clandestinos de detención de Montevideo, de acuerdo a la investigación oficial de la Secretaría de Derechos Humanos para el Pasado Reciente, actualizada a enero de 2019.
De acuerdo a este trabajo, la detención de Bleier formó parte de la «Operación Morgan», que comenzó en octubre de 1975 con el objetivo de «perseguir y reprimir» a toda la estructura orgánica del Partido Comunista del Uruguay, y a la Unión de Juventudes Comunistas (UJC.), que tuvo un resultado de diez militantes detenidos-desaparecidos.
Varios testigos dieron testimonios de torturas que sufrió Bleier, primero en el centro de reclusión clandestina conocido como «Casa de Punta Gorda», «300 Carlos R» o «Infierno Chico», ubicado en Rambla República de México 5515, «presumiblemente el primer centro clandestino del Servicio de Información de Defensa (SID)».
Además, testigos declararon que Bleier fue sometido a «salvajes torturas» en el centro de detención clandestino conocido como «300 Carlos», «El Infierno Grande» o «La Fábrica», ubicado en la Av. de las Instrucciones 1925, a los fondos del Batallón de Infantería No. 13.
Bleier murió en el «300 Carlos» a causa de «las torturas recibidas entre el 1 y el 5 de julio de 1976», de acuerdo al informe de la Comisión para la Paz, del año 2003, y del Informe de las Fuerzas Armadas al Presidente de la República del año 2005. (En base a EL PAÍS)