Los surtidores abastecidos por camiones cisternas no dan abasto y se plantean conflictos entre vecinos

Los surtidores abastecidos por camiones cisternas  no dan abasto y se plantean conflictos entre vecinos
Quienes tenemos la posibilidad de abrir una canilla en nuestra casa y obtener todo el agua que necesitemos, sin duda debemos sentirnos privilegiados por esa situación y tal vez no podamos creer que todavía hay gente que no tiene esa misma posibilidad de acceder y hacer uso libremente de un bien vital tan preciado como el agua en estos días en que las altas temperaturas azotan la región.
En Salto, según informaron fuentes cercanas a OSE (Obras Sanitarias del Estado) no hay barrios propiamente sin agua potable, lo que hay son situaciones puntuales de personas que no están conectadas a la red en muchos barrios de la ciudad, así como asentamientos cuyos habitantes acceden al agua potable a través de diferentes tanques o surtidores que alimentan a toda una zona.
Sin embargo el jefe de la Unidad de Recolección de la Intendencia de Salto, Alberto Tripodi (sector encargado de la distribución del agua potable en la ciudad), aseguró que hay muchísimos lugares que no tienen agua y que los surtidores no dan a basto, sobre todo en los asentamientos donde “se crea una guerra interna por el agua”. A la distribución en estos barrios, además deben sumarse los casos puntuales de vecinos que no tienen una conexión a la red por diferentes motivos, así como algunas chacras  cuyos pozos están secos y la Intendencia concurre a llevarles agua potable con una frecuencia semanal.
Un camión cisterna de 7.000 litros para todo Salto
El procedimiento para acceder a este servicio de distribución de agua potable, requiere de una solicitud en el departamento de Desarrollo Social de la Intendencia de Salto, donde se corrobora la situación a los efectos de hacer el traslado de dicha solicitud al área de Recolección, quienes se encargan de distribuir el agua en camiones cisternas por lo menos una vez por semana según un cronograma de planillas previamente establecido.
Esta tarea que en principio correspondería que la realizara OSE, como organismo estatal responsable del abastecimiento de agua potable en toda la República Oriental del Uruguay, actualmente la realiza la Intendencia de Salto a razón de un convenio con dicho organismo y en cumplimiento de un fin social.
La Intendencia cuenta para realizar dicha tarea con un camión cisterna con una capacidad de 7.000 litros, y OSE  a su vez cuenta con otro camión que tiene una capacidad de hasta 3 o 4 veces más, pero es un camión zonal, lo que implica que muchas veces no esté en Salto, ya que debe atender los requerimientos de los departamentos limítrofes, lo que hace que esta tarea sea llevada en forma casi exclusiva por la Intendencia de Salto.
La “guerra” por el agua en diferentes zonas de la ciudad
Entre las zonas de la ciudad que presentan mayores carencias de agua se encuentran algunos asentamientos como el Andresito 2, que día a día se transforma en una de las zonas más populosas de la ciudad con una estructura irregular y desordenada lo que dificulta la distribución de agua, similar situación se da en el barrio Ceibal Sur en las denominadas “viviendas del BPS” y en el Caballero Viejo.
- La situación en Andresito 2
En el primero de dichos casos, el Andresito 2, cuenta con tres tanques de aproximadamente 2.000 litros cada uno que abastecen a todo el asentamiento y que la Intendencia provee diariamente. Allí se da una verdadera “guerra” por el agua según dijo Tripodi, porque la gente va directamente al camión a surtir sus recipientes generándose inconvenientes y dificultades, esto se debe a que  muchas veces se ensucian los tanques por parte de los propios vecinos, “hay gente que abre los tanques, roban las tapas, sacan agua directamente con baldes que están sucios, a veces tiran piedras y otras cosas para adentro y eso deja el agua sucia, los vecinos se quejan de que no llevamos agua potable y eso no es cierto, el agua que nosotros llevamos es potable”.
A esta situación un tanto descontrolada se agregan otros hechos que agravan aún más la problemática “hay gurises que abren la canilla y se bañan ahí mismo, hay gente que se cree dueña de eso”, relató Tripodi.
- Las viviendas del BPS en Ceibal Sur
En las “Viviendas del BPS” ubicadas en el Ceibal Sur se da la particularidad que no cuentan con ninguno de los servicios esenciales como agua potable y energía eléctrica,  ya que son viviendas que no terminaron de construirse y algunas personas las ocupan para vivir; son alrededor de 12 viviendas que reciben agua potable distribuida por la Intendencia los días miércoles de cada semana con una frecuencia de hasta 5 o 6 viajes por día, y allí al no haber tanques surtidores, la distribución se hace a cada uno de los pobladores que concurren al camión cisterna a suministrarse de agua hasta en botellas de 1 y 2 litros para tratar de que les sea suficiente para toda la semana.
- El Barrio Caballero Viejo
El barrio Caballero Viejo si cuenta con un tanque surtidor con una capacidad de aproximadamente 5.000 litros, pero allí se dio un hecho insólito según comentó el jerarca del área consultado, el hecho consistió en que un camión cisterna con una capacidad de 7.000 litros no podía terminar de llenar el tanque de 5.000 litros existente en el lugar debido a que el mismo estaba abierto y tenía una bomba que le llevaba el agua directamente a la casa de un vecino, lo que demuestra hasta que punto llegan algunas personas en esa situación.
- Casos puntuales
El sector de recolección y barrido lleva una serie de planillas  con algunas situaciones puntuales de vecinos que no tienen acceso al agua potable en varios puntos de la ciudad que pueden ir desde zonas como el Hipódromo, Colonia 18 de Julio, Garibaldi,  a barrios como Salto Nuevo, Ceibal o Cerro, e incluso en algunas zonas muy próximas a la OSE como en las calles Saturnino Rivas o Atahualpa.
La Tarifa Social de OSE
OSE tiene a su cargo el abastecimiento de agua potable en todo el territorio nacional, por medio de un servicio que atiende alrededor de 2.996.750 habitantes a través de 756.282 conexiones, lo que significa una cobertura de la población nucleada de más del 98%, según datos que figuran en la página web del organismo.
Asimismo, ofrece una Tarifa Social, más económica, destinada a la población de bajos recursos: personas comprendidas en el Plan de Equidad y aquellas incorporadas a los programas Asistencia a la Vejez y Trabajo por Uruguay; asentamientos con redes de agua potable y saneamiento regularizadas a través del PIAI (Programa de Integración de Asentamientos Irregulares) del MVOTMA (Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente) o directamente por OSE con previo aval de la Dirección Nacional de Ordenamiento Territorial o las Intendencias Departamentales; así como aquellos hogares considerados por la DINAVI, del MVOTMA, en situación de vulnerabilidad socioeconómica, los cuales generalmente corresponden a los realojos de familias en complejos SIAV y Núcleos Básicos Evolutivos.
En estos casos, por un consumo de hasta 15 m3 al mes el cliente abona por el servicio de agua potable 70,92 pesos y el consumo excedente se factura de acuerdo a la tarifa familiar; mientras que en pequeñas localidades del interior del país con gestión participativa cada cliente abona 59,10 pesos por un consumo de hasta 15 m3.

Quienes tenemos la posibilidad de abrir una canilla en nuestra casa y obtener todo el agua que necesitemos, sin duda debemos sentirnos privilegiados por esa situación y tal vez no podamos creer que todavía hay gente que no tiene esa misma posibilidad de acceder y hacer uso libremente de un bien vital tan preciado como el agua en estos días en que las altas temperaturas azotan la región.

En Salto, según informaron fuentes cercanas a OSE (Obras Sanitarias del Estado) no hay barrios propiamente sin agua potable, lo que hay son situaciones puntuales de personas que no están conectadas a la red en muchos barrios de la ciudad, así como asentamientos cuyos habitantes acceden al agua potable a través de diferentes tanques o surtidores que alimentan a toda una zona.

Sin embargo el jefe de la Unidad de Recolección de la Intendencia de Salto, Alberto Tripodi (sector encargado de la distribución del agua potable en la ciudad), aseguró que hay muchísimos lugares que no tienen agua y que los surtidores no dan a basto, sobre todo en los asentamientos donde “se crea una guerra interna por el agua”. A la distribución en estos barrios, además deben sumarse los casos puntuales de vecinos que no tienen una conexión a la red por diferentes motivos, así como algunas chacras  cuyos pozos están secos y la Intendencia concurre a llevarles agua potable con una frecuencia semanal.

Un camión cisterna de 7.000 litros para todo Salto

El procedimiento para acceder a este servicio de distribución de agua potable, requiere de una solicitud en el departamento de Desarrollo Social de la Intendencia de Salto, donde se corrobora la situación a los efectos de hacer el traslado de dicha solicitud al área de Recolección, quienes se encargan de distribuir el agua en camiones cisternas por lo menos una vez por semana según un cronograma de planillas previamente establecido.

Esta tarea que en principio correspondería que la realizara OSE, como organismo estatal responsable del abastecimiento de agua potable en toda la República Oriental del Uruguay, actualmente la realiza la Intendencia de Salto a razón de un convenio con dicho organismo y en cumplimiento de un fin social.

La Intendencia cuenta para realizar dicha tarea con un camión cisterna con una capacidad de 7.000 litros, y OSE  a su vez cuenta con otro camión que tiene una capacidad de hasta 3 o 4 veces más, pero es un camión zonal, lo que implica que muchas veces no esté en Salto, ya que debe atender los requerimientos de los departamentos limítrofes, lo que hace que esta tarea sea llevada en forma casi exclusiva por la Intendencia de Salto.

La “guerra” por el agua en diferentes zonas de la ciudad

Entre las zonas de la ciudad que presentan mayores carencias de agua se encuentran algunos asentamientos como el Andresito 2, que día a día se transforma en una de las zonas más populosas de la ciudad con una estructura irregular y desordenada lo que dificulta la distribución de agua, similar situación se da en el barrio Ceibal Sur en las denominadas “viviendas del BPS” y en el Caballero Viejo.

– La situación en Andresito 2

En el primero de dichos casos, el Andresito 2, cuenta con tres tanques de aproximadamente 2.000 litros cada uno que abastecen a todo el asentamiento y que la Intendencia provee diariamente. Allí se da una verdadera “guerra” por el agua según dijo Tripodi, porque la gente va directamente al camión a surtir sus recipientes generándose inconvenientes y dificultades, esto se debe a que  muchas veces se ensucian los tanques por parte de los propios vecinos, “hay gente que abre los tanques, roban las tapas, sacan agua directamente con baldes que están sucios, a veces tiran piedras y otras cosas para adentro y eso deja el agua sucia, los vecinos se quejan de que no llevamos agua potable y eso no es cierto, el agua que nosotros llevamos es potable”.

A esta situación un tanto descontrolada se agregan otros hechos que agravan aún más la problemática “hay gurises que abren la canilla y se bañan ahí mismo, hay gente que se cree dueña de eso”, relató Tripodi.

– Las viviendas del BPS en Ceibal Sur

En las “Viviendas del BPS” ubicadas en el Ceibal Sur se da la particularidad que no cuentan con ninguno de los servicios esenciales como agua potable y energía eléctrica,  ya que son viviendas que no terminaron de construirse y algunas personas las ocupan para vivir; son alrededor de 12 viviendas que reciben agua potable distribuida por la Intendencia los días miércoles de cada semana con una frecuencia de hasta 5 o 6 viajes por día, y allí al no haber tanques surtidores, la distribución se hace a cada uno de los pobladores que concurren al camión cisterna a suministrarse de agua hasta en botellas de 1 y 2 litros para tratar de que les sea suficiente para toda la semana.

– El Barrio Caballero Viejo

El barrio Caballero Viejo si cuenta con un tanque surtidor con una capacidad de aproximadamente 5.000 litros, pero allí se dio un hecho insólito según comentó el jerarca del área consultado, el hecho consistió en que un camión cisterna con una capacidad de 7.000 litros no podía terminar de llenar el tanque de 5.000 litros existente en el lugar debido a que el mismo estaba abierto y tenía una bomba que le llevaba el agua directamente a la casa de un vecino, lo que demuestra hasta que punto llegan algunas personas en esa situación.

– Casos puntuales

El sector de recolección y barrido lleva una serie de planillas  con algunas situaciones puntuales de vecinos que no tienen acceso al agua potable en varios puntos de la ciudad que pueden ir desde zonas como el Hipódromo, Colonia 18 de Julio, Garibaldi,  a barrios como Salto Nuevo, Ceibal o Cerro, e incluso en algunas zonas muy próximas a la OSE como en las calles Saturnino Rivas o Atahualpa.

La Tarifa Social de OSE

OSE tiene a su cargo el abastecimiento de agua potable en todo el territorio nacional, por medio de un servicio que atiende alrededor de 2.996.750 habitantes a través de 756.282 conexiones, lo que significa una cobertura de la población nucleada de más del 98%, según datos que figuran en la página web del organismo.

Asimismo, ofrece una Tarifa Social, más económica, destinada a la población de bajos recursos: personas comprendidas en el Plan de Equidad y aquellas incorporadas a los programas Asistencia a la Vejez y Trabajo por Uruguay; asentamientos con redes de agua potable y saneamiento regularizadas a través del PIAI (Programa de Integración de Asentamientos Irregulares) del MVOTMA (Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente) o directamente por OSE con previo aval de la Dirección Nacional de Ordenamiento Territorial o las Intendencias Departamentales; así como aquellos hogares considerados por la DINAVI, del MVOTMA, en situación de vulnerabilidad socioeconómica, los cuales generalmente corresponden a los realojos de familias en complejos SIAV y Núcleos Básicos Evolutivos.

En estos casos, por un consumo de hasta 15 m3 al mes el cliente abona por el servicio de agua potable 70,92 pesos y el consumo excedente se factura de acuerdo a la tarifa familiar; mientras que en pequeñas localidades del interior del país con gestión participativa cada cliente abona 59,10 pesos por un consumo de hasta 15 m3.