Los últimos tres intendentes de Salto fueron denunciados ante la justicia penal por casos referidos a sus gestiones

Coutinho fue el más denunciado y Lima hasta fue procesado y absuelto en pocos meses

Los últimos tres intendentes de Salto han sido denunciados ante la justicia penal por sus predecesores y en un solo caso, en el del actual Intendente Andrés Lima, hasta ha recibido una denuncia por difamación de una edila de su propio sector mientras ejerce su mandato, caso por el que finalmente fue absuelto.

En cambio, el exintendente Ramón Fonticiella, primero de una administración frenteamplista en Salto y su sucesor, Germán Coutinho del Partido Colorado, han recibido sendas denuncias por sospechas de maniobras que pueden rayar en lo delictivo.
Sin embargo, en ninguno de estos dos últimos casos la Justicia Penal se ha expedido y hasta en uno de los hechos, en una denuncia presentada contra Coutinho en el Juzgado de Crimen Organizado, la acción fue rechazada por improcedente, lo que no quiere decir que la maniobra denunciada haya existido o no, sino que el juzgado declinó competencias en ese caso.
En los últimos tiempos el diario capitalino El Observador había hecho referencia a este caso peculiar, al hecho de que los tres últimos intendentes que tuvo Salto, entre un espectro político bastante más importante, han sido denunciados ante la justicia penal por sospechas de haber cometido delitos.
Aunque las denuncias entran en el terreno de la “judicialización de la política, y cuando eso pasa, nosotros mismos como jueces, debemos abrir los ojos, no por prejuzgar nada, no digo eso, pero sí agarrar las cosas sabiendo que la denuncia no viene de un ciudadano común sino de un adversario político, que por ahí algo de razón tiene pero lo que denuncia también hay que probarlo”, dijo una vez a EL PUEBLO uno de los jueces penales de Salto que hoy reviste funciones en la capital del país y que en su momento le tocó escuchar en una radio local, las amenazas de la exsecretaria general de la comuna Cecilia Eguiluz, actualmente diputada, anunciando que presentaría denuncias el exintendente Ramón Fonticiella, por lo cual fue consultado por este diario.

TODOS CONTRA TODOS
A pocos meses de haber comenzado su gestión en el año 2010, el gobierno del Partido Colorado denunció por irregularidades a la gestión del Frente Amplio por la compra de una chacra que hizo la administración a un primo del intendente de transición, Carlos Gabrielli.
Si bien Ramón Fonticiella, que gobernó desde el año 2005 al 2010, ya había renunciado en enero para hacer campaña por la reelección y no estaba el día en el que firmaron los papeles para comprar la chacra, Gabrielli admitió que pidió licencia ese mismo día para que se concretara la firma de la compraventa del predio, porque se trataba de un familiar suyo. La chacra iba a tener como destino el realojo de los ladrilleros de Salto, pero al final eso no ocurrió y el predio fue objeto de una denuncia penal por conjunción del interés público y privado, aunque nada se ha demostrado hasta ahora.
Durante la administración de Germán Coutinho hubo más amenazas públicas de parte de los integrantes del gobierno de la época, quienes decían que serían presentadas nuevas denuncias judiciales contra la administración Fonticiella. En ese aspecto, hubo otras acciones más emprendidas contra el departamento de Turismo de la comuna, donde el hijo del entonces Intendente, Marcelo Fonticiella, oficiaba como Director. El mismo fue citado a declarar por una denuncia por facturaciones y contratos que realizaban desde dicha oficina, y tuvo que regresar a Salto desde Montevideo donde fue a residir luego que su padre perdiera la reelección, pero hasta el momento la justicia no se expidió sobre este asunto.

BOOMERANG
Luego le tocó a Germán Coutinho, que gobernó del 2010 al 2015, tras perder la reelección a manos del ahora Intendente Andrés Lima. Al asumir el nuevo gobierno, comenzaron a aparecer una serie de situaciones que al menos aparecían como irregulares aunque hasta ahora ninguna de ellas ha terminado en una resolución judicial desfavorable.
Por esa razón, una andanada de denuncias han sido presentadas, que consisten desde la desaparición de un dinero donado por la Embajada de Japón para la instalación de un Banco de Leche, hasta la venta de maquinaria a la Intendencia de Tacuarembó sin venia de la Junta Departamental y el giro de dinero al Congreso de Intendentes cuando era vicepresidente del mismo, para el pago de asesores que eran integrantes de su sector a nivel departamental.
Coutinho debió enfrentar las más duras críticas desde el ahora gobernante Frente Amplio y fue denunciado por las condiciones económicas y financieras en las que quedó la Intendencia tras el término de su mandato.
DENUNCIANTE Y
DENUNCIADO
En el caso de Andrés Lima, que es el actual Intendente de Salto, el mismo ha presentado una serie de denuncias contra su antecesor Germán Coutinho, hoy senador de la República por el Partido Colorado. Pero tras esto, Lima también debió denunciar a tres ediles de su propio sector político por la posible adulteración de boletas con dineros públicos utilizados para un encuentro de ediles de Rivera.
Tras esto, recibió una denuncia de parte de una de las edilas acusadas por difamación ya que a la misma no se le habría comprobado en primera instancia, su participación en esta maniobra ilícita.
Pero luego que el juzgado de Salto lo procesara con prisión por el delito de difamación, el Tribunal de Apelaciones en Montevideo lo absolvió por entender que actuó en aras de la transparencia y del manejo de los dineros públicos. Aunque hasta ahora, en Salto hay una exacerbación de la judicialización de la política, ya que los últimos res gobernantes han pasado por los juzgados penales y todo hace pensar que la cosa viene para rato.