Luis Bertolini comentó sus impresiones sobre cuál es la realidad que afecta al sector empresarial en la actualidad

Exmédico, expolítico y empresario vitivinícola

El empresario Dr. Luis Bertolini compartió sus conceptos con respecto a la realidad empresarial que hoy por hoy nos toca vivir y al referirse a la industria salteña vitivinícola “prácticamente es nostalgia”.
Desde los años 1870 a 1880 – donde se movía un considerable capital – en la época de Pascual Harriague y otros tantos pioneros de la vitivinicultura salteña – hoy se ha reducido drásticamente.bertolini
Sí se mantiene la esperanza de que el país – que en algún momento se ha desempeñado muy bien desde el punto de vista vitivinícola. A partir del año 1995 en adelante – a partir de la creación de INAVI y luego con la reconversión de los viñedos es de esperar que el país pueda seguir avanzando en esta área, sobre todo en lo relativo a la exportación.
“La calidad ya la ha logrado” – subraya Bertolini.
La realidad del desarrollo industrial hoy por hoy en nuestro departamento no es para nada esperanzadora por lo que se está viviendo. Son muy pocas las industrias que se crean y las que están hacen todo lo que pueden para mantenerse.
Con respecto al capital que se mueve, es bastante escaso si bien existen algunos puestos de trabajo, sobre todo en la zafra en época de deshoje y cuando se lleva a cabo la vendimia.
En ese caso se contrata un número importante de personal.
En el el caso de la bodega Bertolini&Broglio, se maneja un personal estable de seis personas.
Las dificultades para industria vitivinícola que se están dando a nivel nacional fundamentalmente se dan en la producción. Los altos costos derivados de un costo del Estado muy alto, con una imposición fuerte, unido al sistema tarifario donde también se advierte un panorama complejo en lo que respecta a los combustibles. En las exportaciones la competencia con otros países – a causa de los costos que se manejan – se hace muy difícil.
“Un tema de trascendencia que pienso que no se debe dejar pasar, responde a las fuertes campañas que se hacen sobre el consumo de alcohol vinculado a la libreta de conducir. El Uruguay en ese sentido está teniendo casi una posición única porque en los demás países – salvo en los de Europa del Este existe una tolerancia que aquí ha dejado de existir” – reflexionó el empresario Bertolini.
INAVI
Actualmente es el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INAVI) el organismo rector de la política vitivinícola nacional, a partir de su ley de creación la Nº 15.903 de 10 de noviembre de 1987, quien le asignó la naturaleza jurídica de persona de derecho público no estatal y con sede legal en la ciudad de Las Piedras, Departamento de Canelones.
A efectos de realizar una breve reseña de los rasgos característicos de Inavi, cabe consignar: conforme a lo dispuesto en el artículo 146 de la ley 15.903 citada en la redacción dada por la ley 18.462 de 8 de enero de 2009, es dirigido por un Directorio de 8 miembros, integrado por tres delegados del Poder Ejecutivo, designados por el Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca (que lo preside), Ministerio de Industria Energía y Minería y Ministerio de Economía y Finanzas; cinco representantes de los productores del sector viticultor y bodeguero o vitivinicultor.
Esta persona pública ejecuta la política vitivinícola.
Cuenta con una importante herramienta, la posibilidad de asesorar, diagramar y pautar el desenvolvimiento económico del proceso industrial, desde su inicio, la etapa de producción y las subsiguientes.
El régimen jurídico, tiende al control del proceso productivo, regulando volumen y calidad y en lo atinente a la industria, se apunta a su desarrollo.
Asimismo tiene como rol trascendente el aspecto de promoción, desarrollo e investigación de la actividad vitivinícola.
Además de los cometidos asignados por ley al INAVI, se le confirió la función de asesorar al Poder Ejecutivo en forma preceptiva, en determinadas materias y fiscalizar el cumplimiento de las normas que se dicten en materia vitivinícola.