Maestros de ayer y de hoy, Maestro siempre

Tus niños, los padres, la sociedad toda festeja hoy tu día: el “día del Maestro”, instituido hace más de 100 años. Y es entonces que pensamos en ti, con respeto, confianza y admiración, dignificando cada día la función docente, en la ciudad o el campo.

Hoy como ayer, ya en pleno siglo XXI, a pesar de las de las adversidades, sigues teniendo esperanzas, sueños, horizontes, utopías.

Sabes que debes enseñar a aprender desde las posibilidades del niño, esté donde esté, muchas veces navegando realidades sociales que te hieren, que debes enfrentar, que te desafían.

Pero tu grandeza, la belleza de tu alma, el poder de la razón y del corazón te hacen tomar el tren expreso de la gloria, y continúan trabajando siempre firme, siempre buena, grande siempre, sin redimirte; amando, viviendo, sufriendo, mirando siempre adelante, sin dejar que la impotencia te frene.

Siempre hay una caricia, un beso, una luz una chispa de c onocimiento para tus niños, frutos de un mundo que corre veloz desafiando la historia.

Y es en el inicio de la primavera, con la floración suprema y los perfumes más sutiles con pedazos de sol como fuego en las auroras, que tu día Maestra, Maestro te hace palpitar y estremecer.

Y es dulce néctar de la miel del lírico jardín que vemos en la abejita de tu anillo, que te hace ver tus niñitos diciéndote “gracias”, unos padres tímidos pero agradecidos, una sociedad que apuesta a ti, unos Maestros del ayer que saben de tus luchas en un mundo tecnológico donde se pierden valores importantes.

Hoy escucha la voz unánime, deseándote lo mejor en este día, junto a tu familia.

¡Feliz día a todos los Maestros!

Asociación Amigos de la Escuela Pública.







Recepción de Avisos Clasificados