María Rosa “Teté” Perillo desde Islas Canarias comparte con EL PUEBLO

“Somos todos inmigrantes en el planeta llamado hogar”

gMaría Rosa Perillo – conocida en el ámbito salteño como Teté  y por sus dotes literarias – un día decidió probar suerte en Europa, lugar en el que reside desde hace una década.

“Nací un miércoles 5 de agosto en una madrugada fría a las tres y cuarto; en el hospital de Salto” – recordó al ser contactada por EL PUEBLO y el contacto la instó a transportarse a su tierra natal y recordar.

Es madre de dos hijos varones, Martín Nicolás y Javier, también salteños.

En acuerdo con una amiga, años atrás decidió darle un nuevo rumbo a su vida y se fue a Europa, lugar donde consolidó su nuevo hogar.

Aunque hoy no escribe poesías con la asiduidad de antaño, reconoce que la creación literaria es parte esencial de su existencia.

PRIMEROS “TRAZOS POÉTICOS”

“Cursé Primaria en la Escuela No. 4, ubicada frente a la plaza de mi viejo barrio céntrico: la escuela No. 4… mi educación prosiguió en el Liceo Ipoll… los primeros trazos poéticos comenzaron en el colegio, según mis maestras ya daba atisbos muy creativos…” – rememoró.

Pasaron los años… mientras criaba a mis hijos, leía con avidez y alternaba su vida hogareña, con el comercio familiar que en aquel entonces estaba en pleno auge.

Me fui re encontrando con almas muy amigas de la poesía y de la locución… estrechando una amistad muy fuerte con mi querida amiga Nerea Bacci de Cabot (también poetisa salteña), que en esos tiempos tenia un programa radial en radio cultural llamado Nuestro Tiempo.

La poesía en Teté se fue afianzando, retomando la poesía  el colaborar con dicho programa.

SINTIENDO”… SU PRIMER HIJO DE LA POESÍA

“Mi primer hijo literario fue el más amado y el que más me ha dolido, un parto difícil…pero que conté con la inmensa ayuda del grupo Perfiles de Salto, con la invalorable conducción de la  poetisa Teresa Prinzo de Favianes.

Este hijo, fruto de la poesía se denominó Sintiendo… porque fue así que nació… sintiendo en lo profundo de mi ser…

Tuve la inmensa satisfacción, de que la carátula luciera un dibujo de un arlequín, trazado por Martín, uno de mis hijos” – evocó desde Islas Canarias, la tierra de su actual residencia.

Luego salieron a la luz tres libros más y sus títulos son los siguientes: «Sintiendo soy…el amor»,»Este amor…el nuestro» y «El amor anhelado».

Luego los años fueron pasando en el teatro de su existencia…. las escenas fueron cambiando “Uno va como las piezas de ajedrez saltando y jugando en el juego maravilloso de la vida…”

DECISIÓN DRÁSTICA

Un día despertó con el llamado de una amiga: “Debemos partir hermana, emigrar, buscar otras fronteras…y fue así que emprendimos con mi amiga Daysi Albernaz un viaje sin igual con destino a Islas Canarias…”.

La meta fue Tenerife sur, con su belleza exuberante y un clima por demás agradable… lo hermoso es que contamos con las cuatro estaciones en una misma tierra.

Cuando se quiere frío tenemos al coloso volcán “El Teide”… el otoño en el centro de la isla y más hacia la costa contamos con un clima más cálido hasta el verano más caluroso hacia el sur de dicha isla”.

Hace aproximadamente diez años que Teté formó su hogar  en España… “me casé con un hombre maravilloso que sabe contemplar con una sonrisa mi arte y mis sueños de crecimiento interior” – confesó.

De acuerdo a sus expresiones, lo mágico que atrapa a todo buscador de sueños y de aventuras, es la diversidad de culturas que se mezclan y se amalgaman en estas maravillosas tierras lejanas.

“Aquí en este puzzle se mezclan latinos con marroquíes, europeos con africanos y todos con el guanche que son natos de las islas…. aquel que sueña, que desea un mundo mejor, que cree que es posible la paz de los pueblos, tiene sin lugar a dudas el lugar exacto para aplicar su fe, y es Canarias punto especifico, pasaje de muchas culturas.

Se crece, aunque no se desee es imposible no crecer ante tanta diversidad y ante tantísimas oportunidades que aquí se ofrecen.

Como el mundo es dinámico y porque estancarse es peligroso, continúe siendo la incansable buscadora de la palabra y de la creatividad”.

 - ¿Mantiene usted el mismo estilo en las poesías o ha experimentado un proceso de transformación?

– “No puedo decir a ciencia cierta si mi estilo sigue siendo el mismo de antaño…no puedo ser la crítica justa de mis obras, ni que mis trazos salen de una profundidad que desconozco y que a veces me sorprenden.

Escribir es mi vida, pero al compartirlas con el mundo a través de mi voz, me descubro y me veo como otro ser y otra realidad paralela en la que me puedo desplayar siendo y sintiendo como mi real ser”.

 María Rosa Perillo asevera que “su patria está donde su corazón y que el mismo hoy está dividido entre Islas Canarias y Uruguay….

Todos somos inmigrantes en el planeta llamado hogar” – profundizó.