Más de 50 reclusos estudian en la cárcel de Salto y aspiran a terminar secundaria en un convenio del INR con el CES

En octubre de 2008 empezó secundaria a dar clases en la cárcel de Salto y si bien los reclusos al comienzo mostraron “sorpresa y un poco de desconfianza”, poco a poco los docentes se fueron ganando su lugar e incluso uno de los reclusos que participó de este programa y culminó el liceo, ahora estudia en la Universidad de la República la carrera de Licenciatura en Diseño Integrado. Al cumplirse 15 años del convenio realizado entre el Consejo de Educación Secundaria y la Dirección Nacional de Cárceles para que las personas privadas de libertad puedan continuar sus estudios secundarios en los diferentes Centros de Rehabilitación del país, se cumplió una celebración en la Unidad Nº 20 (ex Cárcel Departamental), donde este programa lleva ya 10 años de su puesta en práctica. Si bien el programa comenzó en el 2002 en Montevideo y Canelones, el éxito de la medida hizo que a partir de ahí se fuera ampliando a otros centros penitenciarios de todo el país y en Salto llegó en el 2008. Por este motivo, se llevó a cabo en la mañana de ayer, en la Unidad Nº 20, con la presencia de la Coordinadora de la Unidad de Gestión de Educación en Contextos de Encierro del CES (Consejo de Educación Secundaria), Profesora Sandra Balbela, una destacada celebración.
CERCA DE 50 RECLUSOS ESTUDIAN EN LA CÁRCEL DE SALTO
A modo de balance la Coordinadora señaló a EL PUEBLO, que estos diez años fueron de “mucho trabajo docente y de la institución educativa dentro de otra institución que no estaba preparada para recibirnos porque no era común que una personas privada de libertad pudiera estudiar”. En Salto en particular se empezó con muy poquitos estudiantes y durante cuatro o cinco años apenas llegaron a los 10 alumnos. Sin embargo esta situación fue cambiando y actualmente son cerca de 50 los reclusos que asisten a las clases.
La matrícula comenzó a superarse paulatinamente y empezaron a darse buenos logros, esto entusiasmó a quienes participan de este proyecto que aspiran a llegar a muchos reclusos más.
Hoy, la cárcel de Salto está con aproximadamente 300 personas y dentro de ella hay una cultura que cuesta ir rompiendo para que los mismos reclusos se empoderen de su capacidad de estudiar y la posibilidad de crecer a nivel educativo.
SORPRESA Y DESCONFIANZA DE LOS RECLUSOS
“Sorpresa y un poco de desconfianza”, fue la respuesta que recibieron de los reclusos en una primera instancia. “No creían que lo que se hiciera ahí fuera lo mismo que se daba en el liceo afuera, si los papeles eran válidos para poder seguir estudiando. Pero poco a poco, bajo la insistencia y la perseverancia de muchos docentes que han elegido año tras año desarrollar su trabajo allí, un importante grupo de reclusos han vuelto a creer en la posibilidad de seguir estudiando como un horizonte diferente para sus vidas”, puntualizó la Coordinadora de la Unidad de Educación en Contextos de Encierro.
“Ahora tenemos varios reclusos que han sido liberados y continuaron sus estudios terciarios o en la universidad”, agregó.
UN EX RECLUSO CONTINUÓ ESTUDIANDO EN LA UdelaR
Alrededor de 10 o 12 reclusos terminaron el liceo en su contexto de encierro y la articulación que se hizo con la UdelaR pudo hacer pensar que se hiciera posible que un recluso continuaran a nivel terciario sus estudios.
“Hoy en día estamos haciendo el acompañamiento a un estudiante que salió en libertad el año pasado” y está estudiando la carrera de Licenciatura en Diseño Integrado en la Sede Salto de la UdelaR “y tiene muy buenas notas”, informó Balbela.
“Cada vez que él salva un examen o le pasa algo se comunica con sus docentes o sea que el espacio educativo que se genera adentro, de contención y superación, es importante”, afirmó la Coordinadora. Este caso, no es el único en el país, por eso este tipo de posibilidades que se dan en Salto y otros departamentos son experiencias importantes, que si bien no son tantas como quisieran los docentes, implican un comienzo y alientan a los docentes en su tarea.
FALTA ESPECIALIZACIÓN PARA DOCENTES EN CONTEXTO DE ENCIERRO
El liceo referente en este programa es el liceo Nº 5, bajo la dirección de José Buslón, que apoya al equipo docente año a año. Se aplican los programas “extra edad del 96” para culminar ciclo básico y el “plan 94” para bachillerato con un total de 15 docentes que cubren los cursos de primero a sexto de liceo.
Más allá de eso, Balbela remarcó el debe en que se encuentra el país en cuanto a la formación y especialización de docentes para trabajar en un contexto de encierro tanto a nivel de primaria como secundaria y UTU. “Lo que hacemos son formaciones permanentes, muchos intercambios con el exterior, jornadas. Salto ha sido sede de tres jornadas sobre este tema y esperamos que en poco tiempo pueda darse algún tipo de especialización”, concluyó.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...