Mayoría de las víctimas de los menores infractores son jóvenes

En casi la cuarta parte de las rapiñas hubo personas lesionadas.
La mayoría de los jóvenes que pasaron por la Justicia penal juvenil entre 2005 y 2010, no realizan ninguna actividad educativa ni laboral, según un informe de la Fundación Justicia y Derechos titulado Delincuencia juvenil en la ciudad de Montevideo. También se comprobó que las víctimas de los delitos son mayoritariamente hombres jóvenes, que hubo cierto aumento del porcentaje de mujeres asaltadas y que los delincuentes atracan fuera de sus barrios.
El abandono escolar tiene causas variadas, pero la principal es la falta de interés de los adolescentes en el estudio. También el desempleo juvenil duplica las cifras del desempleo global y triplica las del desempleo adulto generando un escenario de vulnerabilidad para los jóvenes. Al momento del relevamiento, en el año 2010, el 20% de los adolescentes que ingresaron al sistema de responsabilidad penal estaban realizando algún curso educativo. Pero muy pocos trabajaban y menor es el porcentaje de los que realizan ambas actividades.
La mayoría (65%) no estudia ni trabaja. Además, entre los que tenían algún vínculo con el sistema educativo, 31% de los adolescentes que por distintos motivos ese año fueron llevados a tribunales penales, alcanzaron el nivel liceal pero no terminaron el ciclo básico.
Se deduce que la mayoría de los adolescentes en conflicto con la ley, al no tener buenos niveles de enseñanza, no accede a empleos de calidad. La mayoría de los delincuentes menores son varones que tienen entre 16 y 17 años, según el estudio al que accedió El Observador.

En casi la cuarta parte de las rapiñas hubo personas lesionadas.

La mayoría de los jóvenes que pasaron por la Justicia penal juvenil entre 2005 y 2010, no realizan ninguna actividad educativa ni laboral, según un informe de la Fundación Justicia y Derechos titulado Delincuencia juvenil en la ciudad de Montevideo. También se comprobó que las víctimas de los delitos son mayoritariamente hombres jóvenes, que hubo cierto aumento del porcentaje de mujeres asaltadas y que los delincuentes atracan fuera de sus barrios.

El abandono escolar tiene causas variadas, pero la principal es la falta de interés de los adolescentes en el estudio. También el desempleo juvenil duplica las cifras del desempleo global y triplica las del desempleo adulto generando un escenario de vulnerabilidad para los jóvenes. Al momento del relevamiento, en el año 2010, el 20% de los adolescentes que ingresaron al sistema de responsabilidad penal estaban realizando algún curso educativo. Pero muy pocos trabajaban y menor es el porcentaje de los que realizan ambas actividades.

La mayoría (65%) no estudia ni trabaja. Además, entre los que tenían algún vínculo con el sistema educativo, 31% de los adolescentes que por distintos motivos ese año fueron llevados a tribunales penales, alcanzaron el nivel liceal pero no terminaron el ciclo básico.

Se deduce que la mayoría de los adolescentes en conflicto con la ley, al no tener buenos niveles de enseñanza, no accede a empleos de calidad. La mayoría de los delincuentes menores son varones que tienen entre 16 y 17 años, según el estudio al que accedió El Observador.