Médico Investigador en Farmacología Cardíaca de EE. UU. pasó por Salto en su “hobby” de recorrer el mundo

Su espíritu inquieto de investigador lo ha llevado a recorrer los países y lugares más recónditos del planeta, asegurando que la experiencia de más de 29 años de viajes  lo ha llevado a tener una singular postura frente a la vida, a  entender y condenar la existencia de la xenofobia “puesto que todos, independientemente de nuestra cultura, apariencia y forma de vestir somos iguales y tenemos la misma esencia humana”.
Lo encontramos tomando fotos en Plaza Artigas, observando detenidamente el paisaje.
El Dr. Dean F. Rigel (57) es Médico Científico, perteneciente a la Compañía Farmacológica Novartis (Novartis Pharmaceuticals Corporation), una de las de mayor reconocimiento a nivel mundial, con la que tiene contrato desde hace varios años.
Vivió su infancia en Beaver Springs, Pennsylvania y en la actualidad vive en New Jersey
Su rutina laboral en la investigación de medicamentos que tratan las problemáticas cardiovasculares –  es de 15 a 18 horas diarias, “donde se trabaja con mucha concentración y presión”.
Dicha labor lleva mucho tiempo de dedicación y a veces no arroja los resultados esperados.
Dean tiene dos aficiones en su vida, que cultiva en los momentos de vacaciones, que es conocer distintos países y la fotografía, que asegura “lo transportan en el tiempo y mediante esas imágenes puede rememorar cada historia que lleva un lugar en su corazón.
Aferrado a su fe cristiana, reconoce que es un agradecido a Dios por todas las experiencias que ha vivido y se siente protegido donquiera que va.
El tomar contacto con las comunidades de pobreza extrema le ha hecho valorar aún más todo lo que tiene y sentirse en verdad, un privilegiado.
UNA VIDA DEDICADA
A LA INVESTIGACIÓN
El Dr. Dean, en su carácter de profesional ya tiene en su haber varias publicaciones, acerca de  nuevos tratamientos farmacológicos que se han instaurado en el mundo, para abordar las diferentes afecciones cardíacas.
Nos cuenta que los primeros tiempos luego de formarse en la Medicina, se desempeñó como médico para luego volcarse de lleno a investigar, tarea que le ha llevado toda su vida y a la que le ha puesto todo el empeño que surge de su vocación.
Confiesa que desde niño soñó con su profesión y que su dedicación es completa, en el hallazgo de nuevos fármacos para tratar el corazón
Su primer viaje en solitario lo hizo en la década de los 80 y el destino fue México… confiesa que la travesía le dio un poco de miedo, porque el viajar sin compañía requiere de autonomía en las decisiones y aprender a manejarse solo.
Su esencia de trotamundos lo ha llevado a conocer innumerables países del mundo…  Europa, Croacia, Eslovenia, los países de Oriente, América Central y países de Sudamérica tales como Perú y  Norte de Argentina entre tantos otros espacios del orbe.
Una de las estaciones que elige para sus experiencias viajeras es la primavera.
“He viajado prácticamente por todo el mundo, muchas veces al oeste de Europa, Polonia, Croacia,  Cervinia (Italia), Rumania, Hungría y otros… tres veces a Bolivia y otras tantas a Perú, con el ánimo de conocer Machu Pichu, Cuzco y también el Amazonas, Resistencia el Chaco y Santiago de Chile” – comparte.
CON SU MOCHILA Y CÁMARA FOTOGRÁFICA…. A RECORRER EL MUNDO
Por lo visto tiene usted gran experiencia en viajes ¿Cómo surge la decisión de visitar Uruguay?
“Me gusta investigar y conocer distintos lugares. Particularmente Uruguay no es un país que esté en los primeros lugares del ranking turístico mundial.
Mis amigos me  preguntaban por qué vendría aquí, a un lugar lejano, desconocido y tal vez peligroso.
Creo que la idea que tenemos los estadounidenses a priori sobre el país, es diferente.
Muchos que no conocen creen que es un lugar similar al África”.
¿Esta oportunidad que  le ha dado la vida de recorrer muchos países y culturas, le ha generado un cambio a nivel personal?
“El tomar contacto con personas de diferentes naciones, creencias y costumbres nos hace tener otra consideración de la vida.
Me interesa saber más del mundo interior del ser humano… todos tenemos aspiraciones similares, los mismos deseos, sueños y esperanzas.
Vayamos donde vayamos, las personas son intrínsecamente lo mismo”.
Con respecto a su labor científica. ¿Se advierten avances sustanciales con respecto a los fármacos que tratan las afecciones cardíacas?
“Es un trabajo muy complicado, lleva su tiempo probar la efectividad de las medicinas, requiere de una importante inversión… es un proceso que tiene su continuidad.
Novartis es una compañía privada, de las más importantes en el mundo, que tiene sedes en Estados Unidos, China y otros lugares, también en Uruguay.
Si bien su edad cronológica acusa más de cincuenta años, su espíritu joven y óptimo estado físico y de salud le permiten cumplir con la aspiración de seguir con sus proyectos de viaje.
Pone mucho empeño  – como médico y conocedor del tema – en los cuidados de alimentación, a sabiendas de aquellos que pueden perjudicar a la salud cardiovascular.
“Un día decidí tomar en serio el asunto y cambié la forma de alimentarme. Hace veinte años atrás cuando tenía unos 32 años, amaba comer helado y carne y mis niveles de colesterol comenzaron a subir.
Sabía muy bien  lo que debía hacer, entonces decidí un cambio radical, para mantener un buen estado de salud.
Adopté entonces otro estilo de vida, de hacer ejercicios y comer sano.
Por lógica, cuando estoy de vacaciones, me salgo un poco de la regla (simpáticamente hace alusión a los “chivitos”), no obstante al volver, retorno a la misma dieta”.
Hace dos semanas que Dean llegó a nuestras tierras y se ha tomado el tiempo para recorrer – a partir de la capital del país – toda la costa atlántica y los lugares más emblemáticos del norte.
POR CALLES Y PUEBLOS…
No suele planificar sus viajes con anticipación pues su abultada agenda de trabajo no le permite tener demasiado tiempo.
Generalmente en un santiamén elige un destino, se compra una guía sobre el país y simplemente se lanza a la aventura.
Ya a bordo del avión, va planificando lo que va a hacer el primer día de paseo y si las cosas se dan bien, permanece algunos días más en el país para conocer con mayor profundidad.
Le gusta llegar a cada pueblo, sobre todo en la campaña y establecer una charla con los lugareños y pese a que no habla nuestro idioma, se las ingenia con dibujos y señas para comunicarse.
Su primera experiencia de viaje fue en 1984 siendo el destino, la ciudad de México, rentó un auto para perderse en cada ciudad y comenzar una serie de experiencias que supo acuñar a lo largo de su existencia.
Y en cada vídeo que filma y en cada instantánea, rememora paisajes,  personas con las que pudo mantener una charla o un vínculo de amistad.
En la hermosa tarde del lunes último, se hizo un tiempo para visitar el “Bike Park” en la Costanera y pudo obtener algunas imágenes de los jóvenes realizando singulares maniobras con sus bi rodados.
Dean Rigel es un eterno agradecido por haber tenido la gracia de recorrer el mundo y ello lo ha hecho más sensible con la realidad, apreciar más lo que tiene y afianzarse en sus creencias cristianas.
Luego de esta visita tiene pensado ir a Ecuador, conocer las Islas Galápagos.
“He tomado contacto con distintas situaciones de vida; me gusta investigar y explorar cada lugar… afortunadamente la gente siempre se ha mostrado muy solícita conmigo. Pude vivir experiencias increíbles y siento que Dios me ha protegido en todo momento” – afirmó.

Su espíritu inquieto de investigador lo ha llevado a recorrer los países y lugares más recónditos del planeta, asegurando que la experiencia de más de 29 años de viajes  lo ha llevado a tener una singular postura frente a la vida, a  entender y condenar la existencia de la xenofobia “puesto que todos, independientemente de nuestra cultura, apariencia y forma de vestir somos iguales y tenemos la misma esencia humana”.

Lo encontramos tomando fotos en Plaza Artigas, observando detenidamente el paisaje.22 4 13 019

El Dr. Dean F. Rigel (57) es Médico Científico, perteneciente a la Compañía Farmacológica Novartis (Novartis Pharmaceuticals Corporation), una de las de mayor reconocimiento a nivel mundial, con la que tiene contrato desde hace varios años.

Vivió su infancia en Beaver Springs, Pennsylvania y en la actualidad vive en New Jersey

Su rutina laboral en la investigación de medicamentos que tratan las problemáticas cardiovasculares –  es de 15 a 18 horas diarias, “donde se trabaja con mucha concentración y presión”.

Dicha labor lleva mucho tiempo de dedicación y a veces no arroja los resultados esperados.

Dean tiene dos aficiones en su vida, que cultiva en los momentos de vacaciones, que es conocer distintos países y la fotografía, que asegura “lo transportan en el tiempo y mediante esas imágenes puede rememorar cada historia que lleva un lugar en su corazón.

Aferrado a su fe cristiana, reconoce que es un agradecido a Dios por todas las experiencias que ha vivido y se siente protegido donquiera que va.

El tomar contacto con las comunidades de pobreza extrema le ha hecho valorar aún más todo lo que tiene y sentirse en verdad, un privilegiado.

UNA VIDA DEDICADA

A LA INVESTIGACIÓN

El Dr. Dean, en su carácter de profesional ya tiene en su haber varias publicaciones, acerca de  nuevos tratamientos farmacológicos que se han instaurado en el mundo, para abordar las diferentes afecciones cardíacas.

Nos cuenta que los primeros tiempos luego de formarse en la Medicina, se desempeñó como médico para luego volcarse de lleno a investigar, tarea que le ha llevado toda su vida y a la que le ha puesto todo el empeño que surge de su vocación.

Confiesa que desde niño soñó con su profesión y que su dedicación es completa, en el hallazgo de nuevos fármacos para tratar el corazón

Su primer viaje en solitario lo hizo en la década de los 80 y el destino fue México… confiesa que la travesía le dio un poco de miedo, porque el viajar sin compañía requiere de autonomía en las decisiones y aprender a manejarse solo.

Su esencia de trotamundos lo ha llevado a conocer innumerables países del mundo…  Europa, Croacia, Eslovenia, los países de Oriente, América Central y países de Sudamérica tales como Perú y  Norte de Argentina entre tantos otros espacios del orbe.

Una de las estaciones que elige para sus experiencias viajeras es la primavera.

“He viajado prácticamente por todo el mundo, muchas veces al oeste de Europa, Polonia, Croacia,  Cervinia (Italia), Rumania, Hungría y otros… tres veces a Bolivia y otras tantas a Perú, con el ánimo de conocer Machu Pichu, Cuzco y también el Amazonas, Resistencia el Chaco y Santiago de Chile” – comparte.

CON SU MOCHILA Y CÁMARA FOTOGRÁFICA…. A RECORRER EL MUNDO

Por lo visto tiene usted gran experiencia en viajes ¿Cómo surge la decisión de visitar Uruguay?

“Me gusta investigar y conocer distintos lugares. Particularmente Uruguay no es un país que esté en los primeros lugares del ranking turístico mundial.

Mis amigos me  preguntaban por qué vendría aquí, a un lugar lejano, desconocido y tal vez peligroso.

Creo que la idea que tenemos los estadounidenses a priori sobre el país, es diferente.

Muchos que no conocen creen que es un lugar similar al África”.

¿Esta oportunidad que  le ha dado la vida de recorrer muchos países y culturas, le ha generado un cambio a nivel personal?

“El tomar contacto con personas de diferentes naciones, creencias y costumbres nos hace tener otra consideración de la vida.

Me interesa saber más del mundo interior del ser humano… todos tenemos aspiraciones similares, los mismos deseos, sueños y esperanzas.

Vayamos donde vayamos, las personas son intrínsecamente lo mismo”.

Con respecto a su labor científica. ¿Se advierten avances sustanciales con respecto a los fármacos que tratan las afecciones cardíacas?

“Es un trabajo muy complicado, lleva su tiempo probar la efectividad de las medicinas, requiere de una importante inversión… es un proceso que tiene su continuidad.

Novartis es una compañía privada, de las más importantes en el mundo, que tiene sedes en Estados Unidos, China y otros lugares, también en Uruguay.

Si bien su edad cronológica acusa más de cincuenta años, su espíritu joven y óptimo estado físico y de salud le permiten cumplir con la aspiración de seguir con sus proyectos de viaje.

Pone mucho empeño  – como médico y conocedor del tema – en los cuidados de alimentación, a sabiendas de aquellos que pueden perjudicar a la salud cardiovascular.

“Un día decidí tomar en serio el asunto y cambié la forma de alimentarme. Hace veinte años atrás cuando tenía unos 32 años, amaba comer helado y carne y mis niveles de colesterol comenzaron a subir.

Sabía muy bien  lo que debía hacer, entonces decidí un cambio radical, para mantener un buen estado de salud.

Adopté entonces otro estilo de vida, de hacer ejercicios y comer sano.

Por lógica, cuando estoy de vacaciones, me salgo un poco de la regla (simpáticamente hace alusión a los “chivitos”), no obstante al volver, retorno a la misma dieta”.

Hace dos semanas que Dean llegó a nuestras tierras y se ha tomado el tiempo para recorrer – a partir de la capital del país – toda la costa atlántica y los lugares más emblemáticos del norte.

POR CALLES Y PUEBLOS…

No suele planificar sus viajes con anticipación pues su abultada agenda de trabajo no le permite tener demasiado tiempo.

Generalmente en un santiamén elige un destino, se compra una guía sobre el país y simplemente se lanza a la aventura.

Ya a bordo del avión, va planificando lo que va a hacer el primer día de paseo y si las cosas se dan bien, permanece algunos días más en el país para conocer con mayor profundidad.

Le gusta llegar a cada pueblo, sobre todo en la campaña y establecer una charla con los lugareños y pese a que no habla nuestro idioma, se las ingenia con dibujos y señas para comunicarse.

Su primera experiencia de viaje fue en 1984 siendo el destino, la ciudad de México, rentó un auto para perderse en cada ciudad y comenzar una serie de experiencias que supo acuñar a lo largo de su existencia.

Y en cada vídeo que filma y en cada instantánea, rememora paisajes,  personas con las que pudo mantener una charla o un vínculo de amistad.

En la hermosa tarde del lunes último, se hizo un tiempo para visitar el “Bike Park” en la Costanera y pudo obtener algunas imágenes de los jóvenes realizando singulares maniobras con sus bi rodados.

Dean Rigel es un eterno agradecido por haber tenido la gracia de recorrer el mundo y ello lo ha hecho más sensible con la realidad, apreciar más lo que tiene y afianzarse en sus creencias cristianas.

Luego de esta visita tiene pensado ir a Ecuador, conocer las Islas Galápagos.

“He tomado contacto con distintas situaciones de vida; me gusta investigar y explorar cada lugar… afortunadamente la gente siempre se ha mostrado muy solícita conmigo. Pude vivir experiencias increíbles y siento que Dios me ha protegido en todo momento” – afirmó.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...