Ministro de la SCJ dijo que el número de personas que pidieron la libertad en Salto fue todo un récord este año

La cantidad de personas que se presentaron ante los ministros de la SCJ para solicitar la libertad por Gracia, fue récord en el departamento de Salto este año y nunca antes hubo tanta gente en esa situación. Se trató de un tercio del total de la población carcelaria local la que se paró ante los altos magistrados a buscar el perdón judicial, lo que llamó la atención de los ministros.
Según explicó a EL PUEBLO el Dr. Jorge Chediak, este año les llamó la atención la aparición de muchos casos de delitos sexuales y sobre todo de personas penadas por la venta de drogas en Salto. En estos casos, el ministro de la Corte explicó que hacen una distinción entre lo que es la penalización por la venta de marihuana y lo que implica la sanción por el tráfico de drogas más duras, como el caso de la pasta base.
Más allá de esto, el magistrado dio a conocer de qué se trata la instancia judicial que vienen a cumplir una vez al año al ser abordado por este diario, durante el receso adoptado en plena instancia judicial ayer en el Centro de Rehabilitación.

ADICIONAL
Consultado sobre la instancia judicial cumplida ayer, Jorge Chediak dijo que se trata de “un mecanismo adicional que se suma a los otros de excarcelación que existen todo el año, los cuales son lo de Libertad Provisional, Condicional y Anticipada. Los mismos están sujetos a diversos requisitos, pero adicionalmente la Corte puede otorgar la libertad por Gracia, que se realiza en Montevideo en el mes de octubre y en el resto de la República en mayo”.
Señaló que el mismo es una oportunidad de poder ver “cara a cara a los reclusos, no a través de los expedientes, sino con una proximidad importante tanto con los abogados como con las propias personas privadas de libertad, y en ese marco tratar de lograr la sintonía fina, más allá de que los delitos sean graves, para ver si la situación amerita darle una segunda oportunidad a quienes han cometido delitos”
“Para esto tenemos en cuenta su conducta, según la opinión del director del establecimiento, su voluntad de trabajar, de redimir la pena, y si está en mejores condiciones para reasumir su vida como ciudadano que aquella con la que entró a la cárcel privado de libertad. Esto es eso, una segunda oportunidad en determinadas situaciones en donde se acorta la privación de libertad a los efectos de facilitar la rehabilitación”, esgrimió el magistrado.

MUCHA GENTE
En referencia a la insólita cantidad de personas que se presentaron para solicitar su libertad, Jorge Chediak dijo que el número “es atípico, es un número récord este año en el departamento de Salto, cuando nos mandaron por primera vez los legajos eran 101, habíamos llegado a las tres cifras y luego por algunas excarcelaciones que se dieron lo bajamos a algo más de 90. Y la realidad es que este año es el departamento con más presos que desfilan en la visita”.
Dijo a su turno que “se constata mucho delito grave en esta visita a Salto, hay delitos sexuales graves y muchos otros vinculados a la ley de estupefacientes, sobre todo por el tráfico de la pasta base de cocaína. El Estado tiene una política de endurecimiento de las penas que proyectadamente debemos agravar los mínimos de sanciones a los efectos de la lucha contra un flagelo muy importante en toda la República, que ha llevado incluso a la modificación del perfil de género de la delincuencia”.
Sostuvo que hace muchos años cuando “yo empecé de juez, la población carcelaria muy mayoritariamente era masculina, había muy pocos privados de libertad que eran mujeres, en general por delitos pasionales, cheques sin fondo, accidentes, alguna estafa. Pero la existencia de las bocas de venta de pasta base ha cambiado ese perfil de género al punto que existe hasta una participación familiar en este tipo de situaciones, eso ha llevado a que sea un drama social y a que el número de personas presas por venta de drogas esté compuesto por un número no deleznable de mujeres y hasta por mujeres mayores que son abuelas, porque se vuelve un negocio familiar ilícito y eso es muy preocupante para todo el Estado uruguayo”.
Chediak reconoció que si bien hay mano dura con la sanción a las drogas, admitió que existe una distinción cuando la droga comercializada es la marihuana.
“Allí se ha tenido una contemplación distinta y se le ha dado una segunda oportunidad a las personas que ingresaron por esa causa, pero no así cuando el delito penaba la venta de pasta base de cocaína porque es una droga que causa un efecto nocivo mucho mayor y peligroso y en eso no tenemos contemplación”, expresó el ministro de la Corte Jorge Chediak.







Recepción de Avisos Clasificados