MUCHA GENTE.

MUCHA GENTE.

De cabo a rabo, así están las termas del Daymán y la zona de influencia por estas horas, cuando de aquí en más se espera el mayor número de visitantes que colmen las instalaciones de los hoteles y que generen un movimiento importante y necesario para la vigencia del lugar, algo que es lo que vaticinan los operadores turísticos que puede llegar a ocurrir. En tal sentido, se viven momentos de expectativa y mesura, a la vez que muchos otros se aprontan para darle lugar a todo el que llegue.