Muerte de Charly Ferreira sigue sin aclararse: “quiero creer en la Justicia, pero indigna”, dijo su padre

Muerte de Charly Ferreira sigue sin aclararse: “quiero creer en la Justicia, pero indigna”, dijo su padre

Muerte de Charly Ferreira sigue sin aclararse: “quiero creer en la Justicia, pero indigna”, dijo su padre

El pasado lunes 22 se cumplieron 12 años de la muerte de Charly Ferreira, el joven que apareciera muerto al costado de la ruta, en la zona de Tropezón, luego de haber sido retirado por la Policía de un local bailable cercano. Aún el caso no fue aclarado, y en la mañana de ayer llegó a la Redacción de este diario Juan José Barreto, padre del fallecido, con la intención de que el caso no se pierda en el olvido. Hay que recordar que el año pasado, un policía –separado del cargo- que participó de los hechos aquella madrugada del año 2007, decidió hacer declaraciones en las que directamente acusa a la Policía de la muerte y, además, señala que jerarquías policiales “armaron” las declaraciones para eludir responsabilidades.
“Hace doce años y hasta el momento no se ha avanzado mucho, y digo con mucho respeto que estamos indignados con la Justicia en Salto, porque no ha movido nada. Hace dos meses atrás había una fiscal a la que habíamos pedido unos careos con el policía que se ‘quebró’ el año pasado, pero la trasladaron y vino una nueva, no sé por qué hace eso la Justicia…”, comenzó expresando Barreto, quien comentó que los días cercanos a esta fecha son muy difíciles para la familia, “mi señora hace tres días que no se levanta”, dijo.
Respecto a las declaraciones de ese funcionario policial, dice que “se hizo una grabación, él declaró y los culpa a dos comisarios que armaron una estrategia para tapar todo. Nosotros desconfiábamos desde el principio de la Policía, porque todo el mundo lo ve cuando lo llevan detenido, esposado, todos pensaron que estaba en la seccional y a las pocas horas aparece muerto al costado de la ruta y no hay responsables, yo pienso que los responsables eran ellos, si él salió detenido y esposado”.
“El policía me pidió que lo perdonara”
Así narró Barreto a EL PUEBLO la situación vivida el año pasado con el policía que por su propia voluntad dio su versión de los hechos: “El policía le dijo a mi abogado que quería declarar en el caso pero que antes quería hablar con la familia. Hicimos una reunión en el escritorio del abogado, se hizo una grabación con un periodista, y este Policía me dio la mano, me felicitó y me pidió que lo perdonara por no haber hablado antes, entonces yo le dije: yo no te puedo perdonar, que te perdone Dios, ¿por qué no hablaste antes?, hace 11 años y recién ahora te venís a quebrar, a nuestro hijo no lo vamos a tener más pero queremos que se aclare. Y me dijo: yo no hablé antes porque estaba amenazado. Él confesó que en el baile otro policía le pegó un garrotazo a Charly y que para él falleció de ese garrotazo, y que después lo trajeron a la Seccional Segunda y dos comisarios armaron una estrategia para que ellos (los policías) al otro día fueran al juzgado a mentir, armaron lo que tenían que decir”.
“La Policía nunca nos dijo nada”
Consultado acerca de qué les explica la Policía sobre el caso, dice que “a nosotros la Policía nunca nos dijo nada y nunca hubo una investigación de la Policía, las pruebas que hay en el expediente las conseguimos mi abogado y yo. Al año y medio, cuando yo había hecho dos marchas, vino un fiscal y nos tomó declaraciones a mí, a mi señora, a mi otro hijo y a todos los Policías que habían estado. Se fue y a los tres meses vino y nos dijo que en el Ministerio se había investigado el caso y que había culpabilidad de la Policía por la mala actuación y que se iba a seguir aclarando”. Sin embargo, sostiene Barreto que “no hubo ningún avance; yo no entiendo, sé que la Justicia tiene que tener pruebas, pero ya tiene pruebas suficientes”, y agrega finalmente: “El abogado tiene esperanzas y así como yo busco, él también sigue buscando pruebas. Me dijo que con esta declaración (la del Policía que decidió hablar) iba a seguir hasta el final, porque si un Policía que andaba esa noche declara eso, a nosotros no nos queda la menor duda, andamos caminando con los asesinos de nuestro hijo acá en Salto. Yo quiero seguir creyendo en la Justicia, pero indigna”.