Mujica manifestó en México que “los argentinos tienen una fidelidad tremenda hacia el Uruguay”

México y Brasil son los dos principales colosos de América Latina y deben estar juntos y no alejarse, afirmó hoy el presidente de la República, José Mujica, en Cancún, México.
«México y Brasil son los dos colosos de América Latina y deben estar juntos. Mientras más cercanos estén, mejor; y mientras más alejados, será peor», señaló el mandatario al atestiguar el hermanamiento entre Cancún y Punta del Este como centros turísticos.
En su discurso, el presidente recordó el papel de México durante el siglo pasado como una «tierra de asilo» para los perseguidos en todas partes del planeta.
«Hemos aprendido mucho de México, México es tierra de asilo, donde todo mundo encontró techo, tolerancia y alimento para sobrevivir», explicó Mujica quien entregará la presidencia a Tabaré Vázquez en marzo de 2015.
Mujica recordó el papel que jugó México como refugio para los españoles republicanos de una España «dolorida y sufrida», y además el gran apoyo que significó para Cuba bloqueada por los Gobiernos estadounidenses.
También apuntó que los países y los gobiernos de la región aún mantienen una deuda con los pobres y con «la parte sufrida de nuestra América, con los pobres que habitan en una vivienda humilde» y señaló la necesidad de luchar para que ellos se acerquen a los bienes y la prosperidad «a los que no han podido llegar».
El presidente también rememoró que Uruguay había sido considerado en el pasado un paraíso idílico, «una región privilegiada en agua, en pasto» que se fue convirtiendo «en un país esencialmente productor de alimento».
Sin embargo, advirtió que después de la Segunda Guerra Mundial «nos dimos cuenta que éramos América Latina y teníamos todos los dolores de la región y un país lleno de nostalgia».
Añadió que ahora Uruguay es un pequeño país turístico que se beneficia de Argentina y Brasil.
«Punta del Este es una especie de agencia de viajes, de vacaciones para la Argentina, nosotros jamás hubiésemos podido hacer ese portentoso balneario, pero la realidad es que los argentinos tienen una fidelidad tremenda con Uruguay y vienen», explicó.
Además señaló que Brasil tiene en el sur un sector con mucho poder adquisitivo que le gusta descansar en Uruguay.
Mujica llegó este viernes a México para participar en la XXIV Cumbre Iberoamericana que se desarrollará los próximos lunes y martes en el puerto de Veracruz, Golfo de México.
A su vez, atestiguó hoy la ratificación de un hermanamiento entre Punta del Este y Cancún para intercambiar experiencias en materia turística, estudiantil, de negocios, inversiones, entre otras.
El acuerdo fue firmado por los alcaldes de Cancún y de Punta del Este, Paul Carrillo y Martín Laventure, respectivamente, y ratifica uno que se firmó hace 20 años, pero que nunca fue oficializado

México y Brasil son los dos principales colosos de América Latina y deben estar juntos y no alejarse, afirmó hoy el presidente de la República, José Mujica, en Cancún, México.

«México y Brasil son los dos colosos de América Latina y deben estar juntos. Mientras más cercanos estén, mejor; y mientras más alejados, será peor», señaló el mandatario al atestiguar el hermanamiento entre Cancún y Punta del Este como centros turísticos.

En su discurso, el presidente recordó el papel de México durante el siglo pasado como una «tierra de asilo» para los perseguidos en todas partes del planeta.

«Hemos aprendido mucho de México, México es tierra de asilo, donde todo mundo encontró techo, tolerancia y alimento para sobrevivir», explicó Mujica quien entregará la presidencia a Tabaré Vázquez en marzo de 2015.

Mujica recordó el papel que jugó México como refugio para los españoles republicanos de una España «dolorida y sufrida», y además el gran apoyo que significó para Cuba bloqueada por los Gobiernos estadounidenses.

También apuntó que los países y los gobiernos de la región aún mantienen una deuda con los pobres y con «la parte sufrida de nuestra América, con los pobres que habitan en una vivienda humilde» y señaló la necesidad de luchar para que ellos se acerquen a los bienes y la prosperidad «a los que no han podido llegar».

El presidente también rememoró que Uruguay había sido considerado en el pasado un paraíso idílico, «una región privilegiada en agua, en pasto» que se fue convirtiendo «en un país esencialmente productor de alimento».

Sin embargo, advirtió que después de la Segunda Guerra Mundial «nos dimos cuenta que éramos América Latina y teníamos todos los dolores de la región y un país lleno de nostalgia».

Añadió que ahora Uruguay es un pequeño país turístico que se beneficia de Argentina y Brasil.

«Punta del Este es una especie de agencia de viajes, de vacaciones para la Argentina, nosotros jamás hubiésemos podido hacer ese portentoso balneario, pero la realidad es que los argentinos tienen una fidelidad tremenda con Uruguay y vienen», explicó.

Además señaló que Brasil tiene en el sur un sector con mucho poder adquisitivo que le gusta descansar en Uruguay.

Mujica llegó este viernes a México para participar en la XXIV Cumbre Iberoamericana que se desarrollará los próximos lunes y martes en el puerto de Veracruz, Golfo de México.

A su vez, atestiguó hoy la ratificación de un hermanamiento entre Punta del Este y Cancún para intercambiar experiencias en materia turística, estudiantil, de negocios, inversiones, entre otras.

El acuerdo fue firmado por los alcaldes de Cancún y de Punta del Este, Paul Carrillo y Martín Laventure, respectivamente, y ratifica uno que se firmó hace 20 años, pero que nunca fue oficializado.