Murió el arriero

Andes a los 91 años. Era el arriero chileno que a fines de 1972 localizó a los rugbiers sobrevivientes de la tragedia y luego buscó ayuda para rescatarlos. Sergio Catalán quedará en el recuerdo por haber sido quien vio con vida a Roberto Canessa y Fernando Parrado cuando, sabedores de que ya no los buscaban, decidieron abandonar los restos de la aeronave siniestrada y buscar ayuda por su propia cuenta. Catalán mantenía contacto permanente con los sobrevivientes del avión, quienes los visitaban y recordaban con cariño, especialmente el año pasado cuando celebró sus 90 años.