“Necesitamos formar a nuestros niños para convivir con otros”

Una historia que contar… Con la Maestra Cristina Borges

Todos tenemos una historia de vida …cosas para contar. Siempre digo que cada uno de nosotros adultos tenemos una biografía de vida y somos en esencia el resultado de ella” –
Así comienza a rememorar su historia María Cristina Borges Caimi, 62 años. Maestra jubilada desde hace cinco años
“Los recuerdos de mi vida surgen desde los tres años cuando mi padre fallece por suicidio y eso marcó mi vida profundamente.
Mi madre y mi hermana fueron mi sostén, mi ejemplo y mi guía.
Fui a la escuela No. 3 hasta quinto año.
Cuando estaba en primero descubrí que mi maestra tenia caramelos en la biblioteca y resolví ser maestra. Era una niña muy tímida, con muchos miedos”….
-¿Cómo descubre su vocación?cris borges 001
-”Cuando pasé a sexto le pedí a mi madre para cambiarme a la escuela No. 2. y allí encontré un maestro que cambió mi vida. El maestro Juan Villar.
Me enseñó a cultivar la lectura, me a confiar en mis capacidades, a descubrirlas, a ver horizontes, y me dió las herramientas para lograr mis propósitos.
Podría decir que me monitoreó hasta que entré en Magisterio.
Fui al liceo No.3…Y quinto y sexto de medicina en el Ipoll.
Cursé los cuatro años de magisterio sin perder ningún examen. Me caracterizó la responsabilidad y el estudio.
Pero en mi primer año como maestra rural comprendí que era muy escaso mi conocimiento.
En aquellas épocas las escuelas no tenían ni agua ni corriente eléctrica.
No había materiales, ni libros, nuestros sueldos eran muy bajos.
Fueron años muy duros…tenía un alumno en primer año que se llamaba Artigas…concurría descalzo. Las plantas de sus pies eran gruesas, curtidas. Le costaba mucho aprender o yo no le sabía enseñar. Hasta ahora pienso en él con dolor”.
-¿Cómo sigue su curso profesional?
-“Durante seis años fui maestra rural en común. Hasta que un día despues de Dictadura comencé a trabajar en la ciudad en lo que llamábamos Pre escolar
Y descubrí que ese era mi lugar… Recorrí jardines y escuelas trabajando con niños de 3,4 y 5 años. Fui muy feliz con ellos.
Me especialicé en Educación Inicial, concursé. Y seguí dentro del área, fui maestra adscriptora…hice curso de dirección, concursé y finalicé mi carrera en la inspección. Siempre estudiando, concursando y sintiendo un profundo amor por mi profesión.

-¿Cómo visualiza a la realidad educativa?
-“En la educación todo esta proyectado y estudiado en profundidad mucho tiempo antes de concretarse. Todo lo que se esta realizando hoy en primera infancia es una apuesta a mejorar la calidad de la educación.
Se trata de la etapa de la vida más vulnerable, donde el niño se esta formando y donde el impacto es mayor.
Por eso la formación específica del área, la creación de nuevos jardines, la ampliación de la obligatoriedad desde 3 años.
El trabajo conjunto con las familias. Sigo pensando que el niño necesita de su familia, de su presencia, de sus afectos y no de tantos objetos materiales como tienen hoy. Necesita jugar, disfrutar, recibir una educación que respete su diversidad, enfatizando su formación artística, aprender a resolver problemas, educar sus emociones, saber usar su tiempo libre.
Una reflexión….
-“Necesitamos enseñar a nuestros niños a convivir con otros para fortalecer la sociedad. Vivir como una verdadera comunidad.
Donde cada uno pueda aportar su fortaleza y sea respetado por ello. Nada de lo que logramos o producimos a lo largo de nuestra vida lo hacemos solos. Siempre necesitamos de las otras personas para ayudarnos, apoyarnos o mostrarnos nuestros errores
Creo que hoy vivimos en la inmediatez, en lo superfluo, hemos perdido la memoria y nos hace falta pensar en forma consciente. Eso me preocupa mucho. Se enseña a pensar en la escuela, pero hay que darle continuidad en el hogar, dialogando, comunicándose, leyendo. Y entre adultos tambien. Cuestionarnos sobre la preocupación por el cuidado de nuestra morada, por el lugar donde vivimos, por el cuidado del medio ambiente, por cómo nos alimentamos.
O sea pensar,cuestionarnos por la verdadera esencia de las cosas.
Y simplemente una pregunta que ha planteado Galeano: «Si el mundo está, como ahora está, patas arriba, ¿ no habría que darlo vuelta, para que pueda pararse sobre sus pies?”.
Le preguntamos a la Maestra Cristina Borges si se nos enseñá a pensar… a reflexionar y nos comparte también el balance que hace de su actuación docente y cómo está hoy posicionada ante la vida.
“En este momento de mi vida intento no juzgar… ni criticar …
Y mucho menos cuestionar la educación pública…como escucho a diario que hacen la mayoria de las personas. Durante mi carrera docente cometí muchos errores, pero en ese momento creía que era lo correcto. Y hoy no puedo opinar sobre una realidad donde no estoy. Lo que me sucede es que ahora soy dueña de mi tiempo…y puedo mirar, reflexionar, cuestionarme y hacerme mil preguntas.
Ante la realidad que vivimos hoy, algo tenemos que hacer cada uno de nosotros. No ser indiferente ni simplemente criticar. Preguntarnos: ¿Qué estoy haciendo yo para contribuir a los cambios necesarios para vivir mejor?”