Niño retirado a madre sustituta fue llevado a Soriano pero el padre biológico pedirá su restitución a Salto

“Muy molestos con la decisión pero con ganas de seguir peleando por estos niños”, así expresó su pesar, Sergio Rodríguez, el abogado de las familias sustitutas a las que el INAU les entrega un niño para su cuidado mientras dura el proceso de adopción, pero a los que se los quita en el caso de que se genere un vínculo afectivo entre éstas y los niños, al punto que decidan pedir su adopción.

El disparador de estos casos fue el retiro por la fuerza policial y con orden judicial por parte del INAU, del pequeño Walter Emmanuel de 3 años de edad, que le fue quitado a su cuidadora, Miriam Leal el pasado 4 de octubre, en un operativo que generó un hecho de violencia hacia el menor por la modalidad con que fue empleado y que ahora tiene a su madre sustituta en estado de daño moral y psicológico por considerar el retiro del pequeño al que crió desde los 6 meses de vida, como una pérdida para su familia.

Rodríguez, cuya aparición mediática fue notoria a raíz del caso de la bebé de 16 meses de vida, llamada Mía, en la ciudad de Las Piedras, en el departamento de Canelones, sigue litigando por el niño quitado en Salto que ahora denuncia que fue trasladado a la ciudad de Dolores, en el departamento de Soriano, y que hasta el momento no fue adjudicado a ninguna familia adoptiva sino a otra cuidadora.

El abogado afirmó que el padre biológico del menor continuará peleando por sus derechos, ya que aún no perdió la Patria Potestad y él está de acuerdo con que el niño permanezca en el hogar de los cuidadores, y no en otro lado, para no sufrir el desarraigo de una familia que lo cuidó como si fuera la de origen.

Consultado por EL PUEBLO, el abogado Sergio Rodríguez también hizo referencia al caso de la bebé de Canelones, en el que ayer la justicia de ese departamento entregó a la niña a manos de sus padres adoptivos, pero de sus actuaciones se desprendieron varios elementos que el abogado valoró como positivos, como por ejemplo, que estableciera en su dictamen que el INAU actúa con “desprolijidad” en estos casos.

FALLO AMBIGUO

Ayer la Justicia de Las Piedras dio lugar al reclamo de la familia adoptiva y sentó jurisprudencia, sobre estos casos que han dividido a la opinión pública en los últimos tiempos. Mientras tanto, el abogado de las cuidadoras del INAU, el abogado Sergio Rodríguez, se despachó contra la justicia, los magistrados, el INAU y contra las “presiones” que dijo recibir la juez que debía dictar el fallo.

Rodríguez es un abogado que estudió y se recibió en la Regional Norte de la Universidad de la República. Nació en Paysandú, fue adoptado y ahora trabaja en estos casos porque admitió que “le tocan muy de cerca”.

“Ahora vamos a evaluar si corresponde o no apelar. Porque en este momento está en juego las cosas que van a seguir transcurriendo en los próximos días. Anunciamos que vamos a recusar al Tribunal de Apelaciones de Familia de Segundo Turno porque nos parece totalmente improcedente que un ministro de ese Tribunal, como el caso del Dr. Pérez Manrique, salga a la prensa diciendo lo que corresponde o no corresponde hacer como para que la jueza que debía decidir, se tratan de presiones que no las vamos a permitir”, dijo Rodríguez sobre el caso de la bebé Mía, que fue muy similar al caso del niño de Salto, al cuidado de la familia de Miriam Leal desde los 6 meses.

Para el abogado, todas las circunstancias que rodearon el caso de la bebé Mía, fueron “lamentables y penosas porque defienden un sistema que la propia jueza reconoció que era desprolijo y por lo tanto es dañino, porque genera un drama para el menor. Desde la posición que asumieron tanto Salsamendi como Ferrando, que son presidente y vice del INAU, hasta las presiones de los jueces para entregarle a Mía a la familia adoptiva sin tener en cuenta los análisis psicológicos que sin duda habrían cambiado esta historia”.

TERGIVERSARON

Sobre el caso del niño Walter Emmanuel de 3 años de edad, que fue quitado del cuidado de Miriam Leal y su familia el 4 de octubre en un operativo policial sin precedentes y que cauó un acto de violencia para el menor, Rodríguez dijo que seguirán peleando con la familia salteña por su derecho a ser adoptantes de ese menor.

Dijo que el niño fue llevado a la localidad de Dolores en Soriano, para evitar el contacto con sus cuidadores, algo que genera “una contradicción con los postulados de desarraigo del niño que deben evitarse, sin embargo acá lo hicieron sin problema alguno y lo llevaron oculto para no provocar un problema mayor y eso lo vamos a denunciar”.

Pero el abogado dijo que a raíz del caso de ayer en Canelones sobre la bebé Mía, la justicia se mostró proclive para que las familias sustitutas “no pierdan contacto con los menores que cuidaron y tengan un régimen de visitas con los mismos y eso es algo que abre las puertas, porque cuando nos pasó el caso con Miriam Leal en Salto, el juez Hugo Debone nos negó todo”.

Rodríguez criticó al magistrado de quien dijo “se equivocó mucho cuando no hizo lugar a la acción de amparo que solicitamos con Miriam Leal, fue la misma que presenté en Canelones en el caso de Mía y allí sí fue aceptado. Debone tergiversó los plazos y los fundamentos que me dio al respecto, se equivocó mucho este juez”.

Sostuvo que la decisión del magistrado “generó todo el problema, porque no hizo lugar a ninguna acción y ni siquiera siguió los procedimientos legales de escuchar al defensor público.

En ese sentido, dijo que “algo muy positivo en todo esto, es la aparición del padre biológico del niño, que está dispuesto a dejárselo a la madre sustituta y que además no ha perdido la Patria Potestad por eso puede seguir adelante reclamando sus derechos”, dijo Rodríguez.

Anunció el abogado que una vez que se levante la Feria Judicial Mayor, el 1º de febrero, retomarán las acciones legales en Salto para seguir litigando procurando que el niño Walter Emmanuel de 3 años de edad vuelva al hogar de Miriam Leal, la cuidadora del barrio Salto Nuevo, que desea adoptarlo e integrarlo en forma definitiva a su familia.