«No es venganza, sino la necesidad de que no se cometa una enorme injusticia» consigna la proclama

«No es venganza, sino la necesidad de que no se cometa una enorme injusticia» consigna la proclama

El acto comenzó pasadas las seis de la tarde y convocó a más de cuatrocientas personas, que llegaron hasta el principal centro cultural del departamento, el que ayer se convirtió como pocas veces, en un centro de manifestación pública.

La mayoría de los asistentes llegaron en automóviles, que luego abandonaron para caminar hasta la Plaza Artigas, donde finalizaron la protesta, a través de la cual quieren hacer llegar su voz de repudio a la posible liberación de Pablo Goncálvez, por parte de los ministros de la Suprema Corte de Justicia.

La proclama fue difundida a los medios y rezaba textualmente lo siguiente:

“Nuestro Teatro Larrañaga, ha sido testigo de muchos acontecimientos sociales, políticos, religiosos, festivos, conmemorativos. Es utilizado por muchos sectores de la sociedad como lugar de encuentro. Se han hecho muchos festivales, obras, encuentros, pero quizás esta sea la primera vez en su historia que junta a muchas personas con un fin como el que nos une a todos los acá presentes”.

“Somos un grupo de ciudadanos unidos por un sentimiento en común y con el objetivo compartido de dar a conocer al resto de la sociedad uruguaya nuestra opinión con respecto a un tema concreto”.

“Podríamos definir nuestro sentimiento común, no como de reclamo de justicia, sino como un reclamo de que no se cometa una enorme injusticia”.

“Días pasados, nos enteramos por diferentes medios de comunicación que los abogados del múltiple asesino, Pablo Goncálvez, tendrían la intención de presentar ante la Justicia un pedido de excarcelación de este delincuente, quien hace 19 años está cumpliendo una pena que en su totalidad es de 30 años. En estos días también se informó que luego de dos pericias y una audiencia, la Suprema Corte de Justicia estaría en condiciones de decidir si permanece en prisión o se le otorga la libertad anticipada”.

“Su delito fue haber dado muerte a tres jóvenes mujeres, una de ellas, María Victoria Williams Sanz, perteneciente a una familia de profundas  raíces  salteñas y muy querida no solo en este departamento sino también en Montevideo donde estudiaba y trabajaba cuando fue asesinada”.

“No motiva esta expresión pública ninguna valoración jurídica, ya que no queremos ni nos corresponde entrar en este11 8 12 028aspecto, pero si nos sentimos profundamente consternados al ver como se puede dejar en libertad a una persona que ha coartado la vida de tres jóvenes muchachas, las cuales hoy serían, con toda seguridad, mujeres de trabajo y familia”.

“Consideramos y estamos convencidos que su liberación sería una de las injusticias más grandes que se podrían cometer en nuestro país”.

“Sabemos que la ley uruguaya permite que este múltiple asesino solicite su libertad, pero nosotros, como integrantes de nuestra sociedad uruguaya, valoramos que no debe accederse a este pedido”.

ENGAÑO, FALSEDAD Y TRAMPA

“La capacidad de engaño de Goncálvez, su simulación y falsedad  fue lo que utilizó para que las tres jóvenes cayeran en su trampa. Esto fue apreciado y considerado en la sentencia.- Hoy está utilizando esa misma capacidad de engaño, simulación y falsedad para presentarse como un ser que se puede reinsertar en la sociedad. No caigamos nuevamente en su trampa”.

“El daño que causó a tres familias con su accionar es enorme e irreparable. No hay años de cárcel que puedan devolver la vida de María Victoria Williams, Ana Luisa Miller y Andrea Castro, pero sí pueden servir como ejemplo para que en nuestra sociedad no vuelvan a suceder casos similares”.

“Consideramos que sería muy perjudicial para una sociedad que está enfrentando un momento de profunda inseguridad, que un múltiple asesino quedara libre antes de cumplir su pena.-

“Esta manifestación no es motivada por un sentimiento de venganza, pero si por la necesidad de que no se cometa una enorme injusticia

“Sabemos que además de los que hoy estamos presentes, son miles los uruguayos que piensan igual que nosotros. Sabemos que al igual que hace 19 años atrás, la sociedad uruguaya se sentiría muy afectada si se concreta la liberación de este personaje”.

“Hoy estas tres jóvenes, con toda seguridad serían esposas y madres. Por eso, los crímenes no solo fueron hacia sus víctimas, sino que con sus actos, este personaje, cortó tres familias, impidió que hoy haya hermanos disfrutando de sus hermanas, padres de sus hijas, tíos disfrutando de sus sobrinas, abuelos de sus nietos, amigos de sus amigas  y especialmente estas tres mujeres disfrutando de las familias que habrían formado”.

“Hoy nos acompañan en esta Plaza hermanos y familiares de Ana Luisa Miller, una licenciada en historia y docente de 25 años que vio truncada su vida y proyectos. Agradecemos profundamente su presencia, sintiendo su dolor también como nuestro,  porque hoy todos somos víctimas de esta persona, y todos estamos unidos por la misma causa”.

“Quienes conocimos a  María Victoria sabemos que ella sería hoy, una madre ejemplar y una excelente comunicadora social, carrera que cursaba. Una mujer que día a día construiría una mejor sociedad, con valores cristianos y en paz, los mismos valores que tenía cuando se fue”.

“Todo esto sería así, si no existiera un ser que hoy pretende quedar libre. Todo esto no pudo ser porque una persona se tomó para sí la potestad de cortar la vida de tres mujeres”.

“Los crímenes no fueron hace 19 años…siguen siendo hoy en día. Las ausencias siguen siendo ausencias, los dolores siguen igual que el primer día y los proyectos de vida nunca se van a poder concretar”.

“Por este motivo, es que hoy pedimos y reclamamos que, como hace 19 años se pudo hacer justicia, hoy no se cometa una enorme injusticia liberando a este personaje socialmente despreciable.  La justicia uruguaya no puede dar esa señal a la sociedad”.

“Hoy pedimos con fuerza, seguridad y claridad que no se cometa injusticia y que se mantenga en prisión a este múltiple asesino. Por la memoria de las tres jóvenes mujeres y en especial por nuestra Maria Victoria Williams Sanz, nos oponemos a la liberación de su asesino. El pueblo salteño en particular y el uruguayo en general así lo reclaman”.

El acto comenzó pasadas las seis de la tarde y convocó a más de cuatrocientas personas, que llegaron hasta el principal centro cultural del departamento, el que ayer se convirtió como pocas veces, en un centro de manifestación pública.

La mayoría de los asistentes llegaron en automóviles, que luego abandonaron para caminar hasta la Plaza Artigas, donde finalizaron la protesta, a través de la cual quieren hacer llegar su voz de repudio a la posible liberación de Pablo Goncálvez, por parte de los ministros de la Suprema Corte de Justicia.

La proclama fue difundida a los medios y rezaba textualmente lo siguiente:

“Nuestro Teatro Larrañaga, ha sido testigo de muchos acontecimientos sociales, políticos, religiosos, festivos, conmemorativos. Es utilizado por muchos sectores de la sociedad como lugar de encuentro. Se han hecho muchos festivales, obras, encuentros, pero quizás esta sea la primera vez en su historia que junta a muchas personas con un fin como el que nos une a todos los acá presentes”.

“Somos un grupo de ciudadanos unidos por un sentimiento en común y con el objetivo compartido de dar a conocer al resto de la sociedad uruguaya nuestra opinión con respecto a un tema concreto”.

“Podríamos definir nuestro sentimiento común, no como de reclamo de justicia, sino como un reclamo de que no se cometa una enorme injusticia”.

“Días pasados, nos enteramos por diferentes medios de comunicación que los abogados del múltiple asesino, Pablo Goncálvez, tendrían la intención de presentar ante la Justicia un pedido de excarcelación de este delincuente, quien hace 19 años está cumpliendo una pena que en su totalidad es de 30 años. En estos días también se informó que luego de dos pericias y una audiencia, la Suprema Corte de Justicia estaría en condiciones de decidir si permanece en prisión o se le otorga la libertad anticipada”.

“Su delito fue haber dado muerte a tres jóvenes mujeres, una de ellas, María Victoria Williams Sanz, perteneciente a una familia de profundas  raíces  salteñas y muy querida no solo en este departamento sino también en Montevideo donde estudiaba y trabajaba cuando fue asesinada”.

“No motiva esta expresión pública ninguna valoración jurídica, ya que no queremos ni nos corresponde entrar en este11 8 12 028aspecto, pero si nos sentimos profundamente consternados al ver como se puede dejar en libertad a una persona que ha coartado la vida de tres jóvenes muchachas, las cuales hoy serían, con toda seguridad, mujeres de trabajo y familia”.

“Consideramos y estamos convencidos que su liberación sería una de las injusticias más grandes que se podrían cometer en nuestro país”.

“Sabemos que la ley uruguaya permite que este múltiple asesino solicite su libertad, pero nosotros, como integrantes de nuestra sociedad uruguaya, valoramos que no debe accederse a este pedido”.

ENGAÑO, FALSEDAD Y TRAMPA

“La capacidad de engaño de Goncálvez, su simulación y falsedad  fue lo que utilizó para que las tres jóvenes cayeran en su trampa. Esto fue apreciado y considerado en la sentencia.- Hoy está utilizando esa misma capacidad de engaño, simulación y falsedad para presentarse como un ser que se puede reinsertar en la sociedad. No caigamos nuevamente en su trampa”.

“El daño que causó a tres familias con su accionar es enorme e irreparable. No hay años de cárcel que puedan devolver la vida de María Victoria Williams, Ana Luisa Miller y Andrea Castro, pero sí pueden servir como ejemplo para que en nuestra sociedad no vuelvan a suceder casos similares”.

“Consideramos que sería muy perjudicial para una sociedad que está enfrentando un momento de profunda inseguridad, que un múltiple asesino quedara libre antes de cumplir su pena.-

“Esta manifestación no es motivada por un sentimiento de venganza, pero si por la necesidad de que no se cometa una enorme injusticia

“Sabemos que además de los que hoy estamos presentes, son miles los uruguayos que piensan igual que nosotros. Sabemos que al igual que hace 19 años atrás, la sociedad uruguaya se sentiría muy afectada si se concreta la liberación de este personaje”.

“Hoy estas tres jóvenes, con toda seguridad serían esposas y madres. Por eso, los crímenes no solo fueron hacia sus víctimas, sino que con sus actos, este personaje, cortó tres familias, impidió que hoy haya hermanos disfrutando de sus hermanas, padres de sus hijas, tíos disfrutando de sus sobrinas, abuelos de sus nietos, amigos de sus amigas  y especialmente estas tres mujeres disfrutando de las familias que habrían formado”.

“Hoy nos acompañan en esta Plaza hermanos y familiares de Ana Luisa Miller, una licenciada en historia y docente de 25 años que vio truncada su vida y proyectos. Agradecemos profundamente su presencia, sintiendo su dolor también como nuestro,  porque hoy todos somos víctimas de esta persona, y todos estamos unidos por la misma causa”.

“Quienes conocimos a  María Victoria sabemos que ella sería hoy, una madre ejemplar y una excelente comunicadora social, carrera que cursaba. Una mujer que día a día construiría una mejor sociedad, con valores cristianos y en paz, los mismos valores que tenía cuando se fue”.

“Todo esto sería así, si no existiera un ser que hoy pretende quedar libre. Todo esto no pudo ser porque una persona se tomó para sí la potestad de cortar la vida de tres mujeres”.

“Los crímenes no fueron hace 19 años…siguen siendo hoy en día. Las ausencias siguen siendo ausencias, los dolores siguen igual que el primer día y los proyectos de vida nunca se van a poder concretar”.

“Por este motivo, es que hoy pedimos y reclamamos que, como hace 19 años se pudo hacer justicia, hoy no se cometa una enorme injusticia liberando a este personaje socialmente despreciable.  La justicia uruguaya no puede dar esa señal a la sociedad”.

“Hoy pedimos con fuerza, seguridad y claridad que no se cometa injusticia y que se mantenga en prisión a este múltiple asesino. Por la memoria de las tres jóvenes mujeres y en especial por nuestra Maria Victoria Williams Sanz, nos oponemos a la liberación de su asesino. El pueblo salteño en particular y el uruguayo en general así lo reclaman”.