“No me puedo imaginar un mundo sin música”

José Antonio Camejo Dondo

Tiene catorce años y concurre al Colegio y Liceo Crandon Salto integra la banda de la academia de Juan Wesley – de la Iglesia Metodista de la Cruz cuyos músicos son Antonella y José Antonio (cantantes), Nacho, Victoria y Florencia guitarristas), Isaac (baterista) y Daniel (bajista).

“Lo que recuerdo de mi infancia es ir a la casa de mi abuela e ir a jugar bingo con algunas de sus amigas. Una vez les gané y no lo podían creer”.
Desde que era un niño, con mi abuela íbamos a los Aprendijuegos, que son actividades que se llevan a cabo con jóvenes”.
-¿Qué tipo de canciones interpretan?
– “Cristianas, pero modernas. También en los ensayos cantamos otro tipos de canciones a parte de la iglesia, ejemplo, Rayando el sol.
-¿Qué actividades están organizando?
“Queremos organizar una actividad con el liceo, un concierto, puesto que hasta el momento solamente nos presentamos en Primaria”.
La movida viene bastante cargada, ya que fuimos a cantar a la iglesia de Concordia, Paysandú y el domingo pasado fuimos a cantar a la iglesia de Bella Unión”.
-¿Cómo es la relación de convivencia entre el grupo?
– “La verdad es que nos llevamos muy bien entre todos”.
-¿Y qué le gustaría lograr más adelante?
– “Si veo que puedo vivir de la música trabajaré para ello… igualmente me encantaría recibirme de abogado, como mi padre”.
– ¿Cómo vive sus creencias?
– “Mi fe es muy fuerte y este año la descubrí gracias a la banda… anteriormente estaba alejado de la iglesia. También gracias a las clases de canto pude entrar a la banda y acercarme más a los cultos.
¿Qué le transmite la música?
– “Es todo… no me puedo imaginar un mundo sin música. Desde los 5 años descubrí que me gusta cantar solo que este año pude demostrar mi talento”.