Normalizar distribución de supergás llevaría diez días

Normalizar distribución de supergás llevaría diez días

- En Salto una empresa tiene mil pedidos anotados en espera

Sigue conflicto del supergás: trabajadores, empresarios y  Ministerio se reúnen hoy para negociar salida y acuerdo

Hoy, en la capital del país, se reúnen trabajadores, empresas y Estado, para seguir negociando la salida del conflicto del sector del gas, que tiene prácticamente desabastecido a todo el país. Los trabajadores expresan que las empresas están presionando y que no distribuyen lo que se envasa en las plantas, pero también reclaman que la reducción de la jornada semanal de labor propuesta por ANCAP incluya a los trabajadores de los call center que forman parte de la producción. En tanto a nivel local, de solucionarse el conflicto la normalización de la distribución no va ser rápida: un trabajador del sector estima que se necesitan 10 días para lograr la normalización, ya que al día de ayer había un lista de pedidos en espera que supera los mil. 

NEGOCIACIÓN TRABADA

El dirigente de la Federación de Empleados de Comercio y Servicio (FUECYS) Raúl Ferrando es uno de los que está negociando la salida al conflicto que desde hace 11 días afecta la realidad salteña. En diálogo con EL PUEBLO expresó que “el sector de actividad que viene más trabado es el grupo 10 subgrupo 21 que refiere al envasado de supergás”. Hay una propuesta del Ministerio en conjunto con ANCAP que la semana pasada fue tratada, que refiere a la reducción de la jornada de trabajo semanal y comprende un aumento salarial más el IPC. Ferrando indicó que “la propuesta se trabó porque las patronales no estarían llevando los términos de esa propuesta a un grupo de trabajadores que para nosotros es esencial que esté, que es el call center”. Para el dirigente dichos trabajadores “son parte de la producción, porque si no se atienden las llamadas las garrafas no salen y creemos que la reducción de la jornada laboral los debe incluir”. Agregó que “se ha demostrado con papeles, que incluyen un estudio realizado por el actual decano de Medicina, Fernando Tomasina, en donde se detalla la carga laboral, sonora y física que tienen los compañeros del call center”.

EL TEMA DEL PESO DE LOS ENVASES ESTÁ SOLUCIONADO

El tema sobre el peso de los envases de gas “la propuesta de ANCAP es que las garrafas van a seguir pesando 13 kilos, pero a medida que se vaya cumpliendo el convenio van a ir ingresando envases de menor peso”. Respecto de este aspecto el grupo de empresarios de gas, nucleados en la Cámara del Gas Licuado (ACODIKE, DUCSA, RIOGÁS, MEGAL y GASUR) están de acuerdo”.

Ferrando expresó que “mañana (por hoy) a las 9 hs comenzamos con las reuniones de la tripartita a la espera de la contestación de las patronales”.

Las propuestas fueron yendo y viniendo “pero seguir por un conflicto por 30 trabajadores (que son los del call center) que son parte de la producción de las garrafas, nos parece un disparate. Veremos como se paran las patronales”.

A nivel de sector de actividad los trabajadores de las distintas empresas de supergás están agremiados en la Coordinadora de Sindicatos del Supergás, que a su vez son afiliados de FUECYS.

LAS PATRONALES PRESIONAN Y NO DISTRIBUYEN

Consultado sobre el tiempo probable en el que se podría volver a la normalidad del suministro de gas, el dirigente consignó que “nosotros estamos produciendo garrafas, ahora la logística de cómo se distribuye es un tema de las empresas”. Ejemplificó expresando que “si mañana (por hoy) se levanta el conflicto y volvemos a tener una producción completa, de nuevo depende de las empresas como la van a distribuir, si primero van a atender Salto o Maldonado”.

Las medidas que tomó la asamblea de trabajadores fue “que para que no hubiera desabastecimiento las empresas grandes (RIOGÁS y ACODIKE) trabajaran 2 horas y que la mas chica (MEGAL), que produce la garrafa de 3 kilos que es la que usa la población con menores recursos, trabajara 6 horas. Por lo tanto hay unas 5 mil garrafas por día en la calle”. Ferrando agregó que “los trabajadores entran a la planta a producir y encuentran colchones de garrafas (unas 200) que no salieron a la calle”.

Es una manera de presionar por parte de las empresas porque “a los distribuidores que les estaban entregando son aquellos que dependen de cargos gerenciales o dueños de las plantas”. Acá “hay claramente toda una presión de las empresas que quieren lograr que ANCAP les revea el precio interno del gas, e incluso se dijo que la propuesta del ente fuera trasladado al público, cosa que por suerte no tuvo andamiento”.

EN SALTO: HAY MIL PEDIDOS AGENDADOS EN UNA EMPRESA

Por su parte Marcos Suárez, trabajador y dirigente local de la distribución del gas, nos indicó que “su sector ha tenido un avance en la negociación bastante bueno, y calculamos que llegaremos a un acuerdo”. Relató que “lo que se está envasando es solo para Montevideo, y lo que está viniendo a Salto es únicamente para servicios esenciales y para los puestos  de recarga que venden más en diferentes puntos de la ciudad, para que envasen de a uno o dos kilos, incluso en la garrafa de 13 kilos”. Indicó que el sábado pasado fue la última vez que vino camión de la capital.

Según Suárez, “para que se normalice la distribución calculamos que trabajando como mínimo 12 horas diarias se precisan como 10 días”. Supone que “podrá venir algo el miércoles pero la normalización para el interior es más complicada”. Comentó que “en la empresa que trabaja (RIOGÁS) hay ya mil pedidos anotados de gente que lo ha solicitado, pero cuando se retome la venida de camiones el que más trae son 800 envases, por lo que va a demorar en normalizarse la situación, y trabajando bastantes horas”.